Skip to content

Más de 220 mil chicos serán inmunizados para evitar enfermedades prevenibles

 En el marco de la Semana de Vacunación en las Américas, buscan inmunizar en Argentina a los 223 mil niños y niñas de hasta seis años que no se vacunaron para prevenir el tétanos, la poliomielitis, el sarampión, la difteria y la rubéola, entre otras patologías evitables.

Buenos Aires, abril de 2009 (OPS).- Un total de 223 mil dosis de vacunas contra el tétanos, la poliomielitis, el sarampión, la difteria y la rubéola, entre otras enfermedades prevenibles, serán aplicadas a bebés menores de un año y niños de 6 años en los 7 mil vacunatorios existentes en todo el país. La iniciativa tiene lugar en el marco de la Semana de Vacunación en las Américas, una campaña impulsada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Ministerio de Salud de la Nación.

“Hay vacunas para todos. Pedimos a las familias que sean responsables de sus miembros y lleven a sus niños y mayores a inmunizar. Es necesario hacer esta Semana para llegar a aquellos que no se vacunaron y rara vez son vistos o escuchados”, señaló la directora de la OPS, Mirta Roses, en Tartagal, Salta, lugar elegido para lanzar la iniciativa en el país.

Por su parte, Nils Kastberg, director regional de Unicef, llamó a todos los países de la región a trabajar por la “generación bicentenaria”, en alusión a los niños por nacer al cumplirse en los próximos años los 200 años de independencia de muchos de los Estados de las Américas. “Hay que vacunar a todos los chicos y chicas, registrarlos, darles las mismas oportunidades”, sentenció. Ocurre que durante los primeros 28 días de vida es cuando más niños fallecen, por lo que Kastberg propuso “que se establezca un piso y no un precipicio” para mejorar su salud.
 
A su turno, la ministra de Salud, Graciela Ocaña, manifestó que “la meta es llegar al 95 por ciento de vacunación en todo el territorio con las vacunas incluidas en el calendario oficial”. Ocaña informó que los niveles de vacunación en el país son altos (un 90 por ciento en promedio), pero reconoció que existen inequidades hacia el interior” argentino. La ministra afirmó que “las vacunas salvan vidas“ y recordó que de esa manera se terminó con la polio y el sarampión en Argentina. 

En un esfuerzo por darle prioridad a las vacunas entre la gente y en los medios de comunicación, la titular de la cartera sanitaria rememoró que durante la epidemia de bronquiolitis de 2007, “Argentina perdió 1100 pibes, muchos de los cuales se habrían salvado si hubieran completado el esquema de vacunación”. Quienes se acerquen a los hospitales y vacunatorios también podrán inmunizarse contra la hepatitis b y la gripe.

Argentina invierte por año 50 millones de dólares en vacunas para grandes y chicos. Según datos oficiales, 132 mil bebés de hasta 12 meses y 91 mil niños de 6 años no se vacunaron o no completaron el esquema para estar protegidos frente a la meningitis tuberculosa (BCG); paperas, rubéola y sarampión (Triple Viral); difteria, tos convulsa, tétanos e infección por haemophilus influenzae (Cuádruple), y la poliomielitis (Sabin).

Siete días por la vida

La Semana de Vacunación en las Américas fue puesta en marcha en forma conjunta en 40 países de la región y planifica alcanzar los 50 millones de personas. Por primera vez, Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico se suman al llamamiento que transita su séptima edición.

Las ciudades de Mariscal Estigarribia, en Paraguay; Yacuiba, en Bolivia; y Tartagal, en Argentina, lindantes entre si en el Chaco Sudamericano, fueron las elegidas este año para lanzar la campaña el 26 y 27 de abril últimos. El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, los ministros de salud de los tres países y autoridades de las agencias de la ONU participaron de los festejos. La zona fue seleccionada por Naciones Unidas para “hacer visible un área que atraviesa una situación vulnerable, ser fronteriza y extensa”, explicó Roses, quien destacó el gesto de unión entre los Estados  por “llegar a quienes pocas veces se llega”.
 
En Paraguay, Lugo aseveró que la inmunización “es una obligación que el Estado debe garantizar como derecho a la población” y detalló que su país lleva 23 años sin polio, once sin sarampión y tres sin rubéola. El primer mandatario destacó la importancia de que entre vecinos se ataque un “enemigo común: los males que se llevan vidas, sobre todo las más débiles e inocentes”.
 
Por su parte, la ministra de Salud paraguaya, Esperanza Martínez, sostuvo que casi 1,3 millones de niños serán vacunados en su país y consideró que los límites dividen artificialmente los países pero los problemas de salud “no conocen fronteras”.

Su par de boliviano, Ramiro Tapia, subrayó a su turno que “los pueblos no deben ser más relegados de la salud” y contó que Bolivia lanzó hace algunas semanas un programa para prevenir la mortalidad infantil, la segunda más alta de las Américas detrás de Haití, con 60 fallecimientos cada mil nacidos vivos. La iniciativa boliviana prevé la universalización de las inmunizaciones (para luchar contra la rubéola congénita, el rotavirus y otras patologías prevenibles con vacunas) además de aportes económicos a las madres que concurran a realizarse al menos cuatro controles prenatales durante el embarazo, en un país donde sólo el 55 por ciento de los partos se llevan a cabo en hospitales.

La Semana busca alcanzar a grupos de población con escaso acceso a los servicios rutinarios de inmunización, como las comunidades indígenas y personas que habitan en zonas geográficamente aisladas. En ese camino, se distribuyeron pósters, adhesivos y anuncios en varios idiomas, incluidas las lenguas originarias.

Los desafíos regionales

En la mayoría de los países de América latina los niveles de cobertura por vacunas en la población superan el 80 por ciento. Sin embargo, existen grandes disparidades dentro de ellos. El 44 por ciento de los municipios de la región no alcanza el objetivo del 95 por ciento de tres dosis de vacunación contra la difteria, pertussis y el tétanos.
 
Por otro lado, para 2010 todos los Estados se comprometieron a eliminar la rubéola. Otra meta a alcanzar es la introducción de nuevas vacunas en los calendarios de vacunación.

En octubre de 2008, Panamá se convirtió en el primer país de la región en inmunizar contra el virus del papiloma humano (HPV), principal causa de cáncer cervical, a niñas de 10 y 11 años. En América latina se diagnostican más de 86 mil casos de HPV por año. El neumococo es otra enfermedad a combatir.

 

 

Última actualización el Miércoles 29 de Abril de 2009 13:35

 
Comunidades OPS

      

Marcelo T. de Alvear 684, 4to. piso, (C1058AAH) Buenos Aires, Argentina
Tel: +54 11-4319-4200 | Fax: +54 11-4319-4201
www.paho.org/arg | info@arg.ops-oms.org