Argentina busca reducir la transmisión vertical del VIH y de la sífilis congénita

El Ministerio de Salud de la Nación, con apoyo de la OPS/OMS y Unicef, realizó un estudio para conocer el estado de situación de ambas infecciones en puérperas, en el marco de la Iniciativa Regional de Eliminación de la Transmisión Vertical del VIH y de la Sífilis Congénita en América Latina y el Caribe. 

Buenos Aires, 17 de noviembre de 2011 (OPS/OMS).- En el marco de la Iniciativa Regional de Eliminación de la Transmisión Vertical del VIH y de la Sífilis Congénita en América Latina y el Caribe, el Ministerio de Salud de la Nación, con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OMS/OPS) y Unicef, realizaron un estudio con el fin de conocer la situación de ambas infecciones en puérperas en el país y establecer acciones para disminuir a menos del 2 por ciento la tasa de transmisión vertical del VIH y a menos del 0,5 por mil los casos de sífilis congénita para 2015 en el país, según la meta regional.

Ambas infecciones comparten formas de transmisión, presentan métodos diagnósticos simples y efectivos y tratamientos con un impacto muy significativo sobre la transmisión materno-infantil, por lo que la iniciativa tiene por objetivo armonizar los indicadores epidemiológicos para el monitoreo de esas metas.

La muestra argentina se conformó con 6711 mujeres, estudiadas entre junio de 2010 y mayo de 2011, provenientes de 24 maternidades y de 15 jurisdicciones, seleccionadas en base a un criterio que incluyó establecimientos públicos con más de mil partos de bebés nacidos vivos al año.

"Esta investigación constituye un primer paso en las estrategias definidas para la disminución de la transmisión perinatal del VIH y de la sífilis congénita, estableciendo la línea de base de sero prevalencia en puérperas desde un enfoque integrado y en el marco de un plan estratégico a nivel nacional", indicó Carlos Falistocco, director de Sida y Enfermedades de Transmisión Sexual del Ministerio de Salud nacional.

La prevalencia de sífilis

Para la estimación de prevalencia de sífilis - una infección curable causada por una bacteria que se transmite por vía sexual y también, durante el embarazo, de la madre al feto- en puérperas a nivel nacional y regional, se ponderó el dato en función a la representatividad poblacional de cada maternidad participante. Ese proceso definió una prevalencia nacional de 1,32 por ciento.

Según el estudio, el 33 por ciento de las mujeres que tuvo diagnóstico de sífilis en el puerperio había comenzado su embarazo sin sífilis, lo que demuestra la importancia de ofrecer el testeo a las parejas y fortalecer el asesoramiento en la prevención de las infecciones de transmisión sexual durante el embarazo.

Por otro lado, el 22 de las mujeres con sífilis en el embarazo no recibió tratamiento con penicilina. Falistocco señaló que si bien los resultados del estudio muestran un "alto nivel de control y diagnóstico prenatal", el porcentaje de mujeres sin tratamiento para sífilis “demuestra algunas dificultades en el circuito de atención, en lo que a partir de ahora podremos poner el acento en mejorar".

Según la OPS/OMS, América Latina y el Caribe constituye la región con mayor tasa de sífilis a nivel mundial, concentrando tres millones de infecciones de las 12 millones de nuevas infecciones que ocurren por año.

Transmisión vertical del VIH

En Argentina, se estima en alrededor del 5 por ciento la tasa de transmisión del VIH/sida durante el embarazo y el puerperio, a pesar de los logros obtenidos en el país con la extensión del diagnóstico prenatal, la profilaxis con antirretrovirales y la sustitución de la lactancia.

Sobre las coberturas de test de VIH durante el embarazo, el estudio arrojó que el 85 por ciento (5271) de las puérperas con nacidos vivos, realizaron el test para el diagnóstico de VIH durante el embarazo, el 9 por ciento (574) no lo hicieron y en el 6 por ciento (334) se desconoce el dato. "Esto demuestra el impacto de la universalización de la oferta de testeo en este contexto y la necesidad de ampliar esta oferta a otras poblaciones, especialmente a las parejas masculinas y a mujeres fuera del embarazo", señaló Falistocco.

De las 574 mujeres a las que no se les hizo la prueba de VIH durante el embarazo, el 42 por ciento tuvo al menos un control y el 23 por ciento tuvo cinco o más controles.

En relación a la prevalencia de las infecciones por VIH en el puerperio, el estudio confirmó infección por VIH en 24 de las 6711 puérperas. La prevalencia nacional ponderada fue de 0,44 por ciento. De los 24 diagnósticos confirmados, once fueron previos al embarazo actual, doce2 se diagnosticaron en el embarazo y uno en el peri-parto o puerperio. El 95,6 por ciento de las mujeres con diagnóstico de VIH prenatal, recibieron profilaxis con antirretrovirales.

En la presentación del estudio participaron también la subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos del Ministerio de Salud de la Nación, Marina Kosacoff, el subsecretario de Salud Comunitaria de la cartera sanitaria, Guillermos Gonzalez Prieto, además de los doctores Luis Gutierrez Alberoni y Marcelo Vila, de la OPS/OMS, Zulma Ortiz, de Unicef, y Suzanne Serruya, del Centro Latinoamericano de Perinatología (OPS/CLAP).

“En la Argentina existe una buena cobertura de testo de VIH en embarazadas que controlan su embarazo y el tratamiento consecuente. El desafío es mejorar para cubrir al 15 por ciento de las que aún no se realizan el test”, señaló Vila.

Para el coordinador subregional en VIH/ITS para el Cono Sur de la OPS/OMS, es necesario “mejorar la calidad de la consulta prenatal referida al consejo y prevención de las ITS e instalar en los médicos de los servicios la necesidad de realizar el test y tratar adecuadamente a las mujeres embarazadas”. Y agregó: “debemos aumentar la oferta y realización del test de VIH y sífilis a las parejas de las embarazadas para disminuir la infección intraembarazo.”

Panorama regional

Iniciativa Regional para la Eliminación de la Transmisión Maternoinfantil del VIH y Sífilis Congénita en América Latina y el Caribe tiene como objetivo disminuir a menos del 2 por ciento la tasa de transmisión vertical y a menos del 0,5 por mil los casos de sífilis congénita para 2015 en la región.

La infección por VIH y la sífilis son importantes problemas de salud pública que afectan a las mujeres y sus recién nacidos de manera directa y por extensión al conjunto de la comunidad en América Latina y el Caribe. La infección del niño por el VIH supone la adquisición de un padecimiento crónico que potencialmente acorta la esperanza de vida y que supone un enorme costo humano, social y económico.

Por otra parte son conocidas las consecuencias que la sífilis gestacional puede ocasionar. Sin tratamiento, de un 50 por ciento a un 80 por ciento de las gestaciones con infección por sífilis acabarán de forma  adversa, pudiendo producirse aborto, muerte fetal, muerte neonatal, parto prematuro, bajo peso al nacer e infección congénita con diversos grados de afectación.

Se estima que en América Latina y el Caribe en 2007, alrededor de 6.400 niños se infectaron por el VIH, la mayoría a través de la transmisión madre a hijo y más de 164.000 niños nacieron con sífilis congénita. La mediana de seroprevalencia de sífilis en embarazadas de la región es de 3,9 por ciento con un rango de 0,7 por ciento al 7,2 por ciento.

La transmisión materno-infantil del VIH puede ocurrir durante el embarazo o durante el parto y se produce en el 15- 30 por ciento de los niños que nacen de mujeres con infección por VIH sin tratamiento antirretroviral; un 5- 20 por ciento adicional se infecta a través de la leche materna. La utilización de la mediación antirretroviral disminuye significativamente la transmisión maternoinfantil, sin embargo en el año 2007 se estimó en América Latina y el Caribe 36 mil mujeres embarazadas infectadas con VIH de las cuales solamente 13 mil reportaron haber recibido tratamiento, y 6.400 de niños con infección por VIH.
 
FOTO: Jorge Bosch/IMS

Última actualización el Jueves 17 de Noviembre de 2011 08:56