La OPS llama a renovar el compromiso de brindar apoyo a la lactancia materna en las Américas

En la mayoría de los países de la región, menos de la mitad de los bebés comienzan la lactancia materna en la primera hora de vida. Este año, la Semana Mundial de la Lactancia Materna celebra los diez años de la Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño de la OMS/UNICEF.

Washington, D.C./Buenos Aires, 1 de agosto de 2012 (OPS/OMS)— En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebra del 1 al 7 de agosto en más de 170 países del mundo, la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) hace un llamado a renovar el compromiso de todos los sectores de la sociedad de mejorar la ejecución de la Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño de la OMS/UNICEF, que este año celebra diez años.

La OPS/OMS ha preparado una sinopsis de política en la cual se resume la ejecución de la Estrategia Mundial en la Región de las Américas y su relación con las tendencias de la lactancia materna. La OPS/OMS también ha elaborado un póster titulado “Para ti es leche. Para tu bebé, vida”. Estos materiales están disponibles en la sede de la OPS, las oficinas en cada país y en el siguiente enlace: www.paho.org/alimentacioninfantil.

Aunque la práctica de la lactancia materna ha aumentado en muchos países de las Américas, queda mucho por hacer para optimizarla. En la mayoría de los países de las Américas, menos de la mitad de los bebés comienzan la lactancia materna en la primera hora de vida, como lo recomienda la OPS/OMS. La lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses —que también se recomienda— es escasa y solo la reciben de 8 a 68% de los bebés en diferentes países de la región.

Además, la gran mayoría de los bebés y los niños pequeños no se beneficia de una alimentación complementaria óptima. A partir de los 6 meses de edad, las necesidades de energía y nutrientes del lactante comienzan a exceder lo aportado por la leche materna; entonces, la alimentación complementaria se vuelve necesaria para llenar las brechas de energía y de nutrientes. Casi 20% no reciben alimentos sólidos, semisólidos o blandos entre los 6 y los 9 meses de edad, como lo recomienda la OPS/OMS. Solo 28% de los niños pequeños en Haití y 81% en el Perú tienen una diversidad alimentaria mínima. Solo 46% de los niños pequeños en Haití y 78% en el Perú tienen una frecuencia mínima de comidas.  

“Tenemos que mejorar las prácticas de lactancia materna y de alimentación complementaria mediante la creación de políticas y programas de salud pública fuertes y propicios”, afirmó la doctora Mirta Roses, directora de la OPS/OMS.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna de este año, cuyo tema es “Comprensión del pasado - Planificación del futuro: Celebrando los diez años de la Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño de la OMS/UNICEF”, destaca el progreso alcanzado hacia la ejecución de la estrategia en países de todo el mundo. En el año 2002 la Asamblea Mundial de la Salud y UNICEF adoptaron la Estrategia con el propósito de revitalizar la atención mundial hacia el impacto que tienen las prácticas de alimentación en el estado nutricional, crecimiento y desarrollo, salud y sobrevivencia de los lactantes y niños pequeños.

La leche materna contiene todos los nutrientes que necesita un lactante durante los primeros seis meses de vida, incluyendo grasa, carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales y agua. La lactancia materna es la intervención más eficaz para evitar las defunciones de los menores de 5 años. La investigación indica que cerca de 20% de las defunciones neonatales (de menores de 1 de edad) podrían evitarse si se empezara a amamantar a todos los recién nacidos durante la primera hora de vida.

Además, los niños amamantados por siete a nueve meses tienen por término medio un cociente de inteligencia seis puntos mayor que los niños amamantados por menos de un mes. La lactancia materna también ayuda a las madres a adelgazar y reduce su riesgo de cáncer mamario y ovárico, así como de diabetes de tipo 2.

Recomendaciones de la OPS/OMS para la lactancia

Beneficios de la lactancia para el niño

Beneficios de la lactancia para la madre

Leche materna

La leche materna contiene todos los nutrientes que necesita un lactante durante los primeros seis meses de vida, incluyendo grasa, carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales y agua. La leche materna, que está compuesta por un 88% de agua, es suficiente para satisfacer la sed del lactante. La leche materna también contiene factores bioactivos que fortalecen el sistema inmunológico inmaduro del lactante, brindándole protección contra la infección; además posee otros factores que favorecen la digestión y absorción de los nutrientes.

Leche animal y leche artificial comercial para lactantes

La leche animal es muy diferente de la leche humana, tanto en la cantidad como en la calidad de los nutrientes. En el caso de lactantes menores de 6 meses, en situaciones excepcionalmente difíciles, la leche animal puede ser modificada mediante la adición de agua, azúcar y micronutrientes, con la finalidad de que pueda ser utilizada como sustitución a corto plazo de la leche materna. Sin embargo, la leche modificada nunca será equivalente ni tendrá las propiedades anti-infecciosas de la leche humana.

Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño

La Estrategia Mundial, adoptada por la Asamblea Mundial de la Salud y el Consejo Ejecutivo del UNICEF en el 2002, reconoció que “la malnutrición ha sido la causa, directa o indirectamente, del 60% de los 10,9 millones de defunciones registradas cada año entre los niños menores de cinco años. Más de dos tercios de esas muertes, a menudo relacionadas con unas prácticas inadecuadas de alimentación, ocurren durante el primer año de vida. Tan sólo un 35% de los lactantes de todo el mundo son alimentados exclusivamente con leche materna durante los primeros cuatro meses de vida; la alimentación complementaria suele comenzar demasiado pronto o demasiado tarde, y con frecuencia los alimentos son nutricionalmente inadecuados e insalubres. Los niños malnutridos que sobreviven caen enfermos más a menudo y sufren durante toda su vida las consecuencias del retraso de su desarrollo. Puesto que las prácticas inadecuadas de alimentación constituyen una gran amenaza para el desarrollo social y económico, son uno de los obstáculos más graves a los que se enfrenta este grupo de edad para alcanzar y mantener la salud.”

Más información:

Nutrición Materno-Infantil OPS

Lactancia materna OMS

Pósters 2012 Para ti es leche. Para tu bebé, vida

Sitio web de la Semana Mundial de la Lactancia Materna (inglés)

 

Última actualización el Miércoles 01 de Agosto de 2012 08:23