Organización Panamericana de la Salud. Bolivia

Skip to content



Destacados

Las noticias más recientes

Los microorganismos son un ejército invisible difícil de derrotar
Washington, D.C., Estados Unidos - 16 de enero de 2003

Washington, DC, 26 de diciembre de 2002 û Los virus y las bacterias que se vuelven cada día más resistentes son soldados de un ejército invisible difícil de derrotar. Hoy en día, la salud pública se enfrenta a viejas y nuevas enfermedades (la malaria, el sida) y a otras que se creían erradicadas pero que han vuelto con fuerza renovada como el dengue. En este escenario, los países deben redoblar las tareas de control, vigilancia y prevención.

Según explican los expertos, básicamente estas enfermedades se dividen en tres categorías: nuevas, es decir aquellas que son descriptas por primera vez como es el caso del sida; emergentes, que son las que en los últimos años adquirieron carácter epidémico como la influenza, y reemergentes, las que se creían erradicadas o controladas pero que, por distintas causas, reaparecieron, como el dengue o la fiebre amarilla.

Para la OPS, la magnitud del problema de las enfermedades infecciosas emergentes y reemergentes se manifiesta en varios ámbitos de la salud pública: la habilidad de los sistemas nacionales de vigilancia epidemiológica para detectar e investigar la aparición de agentes patógenos nuevos; la eficiencia de los laboratorios para determinar la etiología de estos agentes; la capacidad de notificación, y la rapidez de los Estados Miembros para responder con intervenciones eficaces ante la amenaza de brotes.

ôLa aparición de casos de enfermedades graves causadas por hantavirus, E. coli O157 o el virus del Nilo son ejemplos recientes del riesgo que representan estas enfermedades. Microorganismos mutantes han llevado a la resistencia antimicrobiana, muchas veces múltiple, de cepas de Mycobacterium tuberculosis, Streptococcus pneumoniae y Plasmodium falciparum, lo que representa un obstáculo para el control de las infecciones causadas por ellosö, expresa el texto de la OPS Promoción de la salud en las Américas.

George Alleyne, director de la OPS, enfatiza en su informe que la Organización aborda el problema de las enfermedades infecciosas emergentes y reemergentes desde una perspectiva regional y multisectorial, dado que estos trastornos ya no afectan a los países de manera aislada; algunos tienen una distribución geográfica focal, mientras que otros están ampliamente diseminados en la Región.

Por ejemplo, como resultado del aumento de la frecuencia y la rapidez de los viajes internacionales, las personas que se infectan cuando están de viaje en el extranjero pueden, en cuestión de horas, introducir una enfermedad nueva en una región. Además de los movimientos migratorios, otros factores que influyen en la aparición o expansión de un virus son: el aumento de la población (a principios del siglo pasado había en el mundo 1.500 millones de personas y ahora hay 6.000 millones), los cambios ecológicos que provocan, por ejemplo, la tala de árboles (y que ayudan a que un mosquito transmisor de una enfermedad migre) y las mutaciones que sufren los microorganismos, que son cambios en sus estructuras genéticas que los hacen más escurridizos y fuertes ante la medicación.

Tanto la OPS, como otras entidades de las Américas participan regularmente en las redes mundiales especializadas para responder a las amenazas de la globalización relacionadas con los viajes internacionales y el comercio de alimentos. Entre otras redes están las de verificación de rumores sobre brotes, vigilancia de influenza y resistencia a los antimicrobianos, todas en Internet. En estos esfuerzos, el Reglamento Sanitario Internacional es un instrumento útil en la vigilancia internacional al que adhieren todos los países. Entre las actividades realizadas en la Región, se destaca la creación de dos redes de vigilancia de las enfermedades emergentes, una del Cono Sur y otra de la región amazónica.

El propósito de ambas redes es intercambiar información oportunamente; vincular las investigaciones epidemiológicas con resultados de laboratorio confiables; realizar transferencia rápida de tecnología y poner en práctica protocolos comunes de vigilancia de enfermedades específicas empleando los mismos procedimientos de laboratorio y de control de calidad.

En Bolivia y en Chile se elaboraron protocolos y se realizaron talleres de capacitación en la vigilancia y diagnóstico de laboratorio de la influenza, el síndrome urémico hemolítico y el síndrome pulmonar por hantavirus. La cooperación de la OPS incluye la provisión de reactivos estandarizados para esos agentes patógenos. En el año 2000 se inició el proceso para establecer en Centroamérica una red con los mismos propósitos, que incluye, además, el fortalecimiento de los recursos humanos para la investigación de brotes; la revisión y ajuste de los sistemas de vigilancia; el mejoramiento de la infraestructura de los laboratorios y la participación comunitaria en el control de las enfermedades.

En el caso del hantavirus, las guías elaboradas destacan las medidas necesarias para reducir el riesgo ocupacional en la transmisión del virus y la necesidad de contar con la participación comunitaria para el control del roedor que es reservorio del virus. Como ejemplo, de acuerdo a una recomendación técnica, en febrero de 2000 la población de Panamá aceptó cancelar la fiesta popular más importante del país, lo que contribuyó a reducir el riesgo de diseminación de un brote del síndrome pulmonar por hantavirus.

La OPS fue establecida oficialmente en 1902 y es la organización de salud más antigua del mundo. Funciona como la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud y trabaja con todos los países de las Américas para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.

Para mayor información por favor comunicarse con Paula Andaló, tel (202) 974û3699, fax (202) 974û3143, Oficina de Información Pública, eûmail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .

Información relacionada:

LIBROS DE LA OPS:

Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud (CIF)

La Salud en las Américas, edición de 2002




 

Campus virtual de salud pública

Campañas OPS

Campañas OPS

Calle 18 de Calacoto Nro. 8022, Edificio Parque 18, pisos 2 y 3, Zona Sur, La Paz - Bolivia
Casillas Postales 9790 y 2504
Country/City Code: 011-591-2 Tel: (+591 2)2-979730 Fax: (+591 2)2-971146
http://www.paho.org/bol/  contacto@bol.ops-oms.org