Inicio

La OMS pide una acción internacional urgente y concertada para evitar que los peligros ambientales provoquen cada año la muerte de cinco millones de n

Ginebra, Suiza - 08 de abril de 2003
Día Mundial de la Salud 2003 en favor de los «Ambientes Saludables para los Niños»

7 de abril de 2003 ûû Más de cinco millones de niños mueren cada año por causa de enfermedades, infecciones y accidentes relacionados con el ambiente que los rodea. Sin embargo, con unas sencillas medidas que mejoraran su entorno se podría prevenir la muerte de niños por infecciones respiratorias agudas, enfermedades de transmisión vectorial tales como la malaria y la diarrea, y accidentes de tráfico en las proximidades de sus hogares.

Hoy, Día Mundial de la Salud 2003, la Organización Mundial de la Salud exhorta a los Estados Miembros, el sistema de las Naciones Unidas, las organizaciones no gubernamentales y cuantos pueden determinar el bienestar futuro de nuestros niños a que adopten medidas más eficaces, más visibles y más concertadas para reducir el número de vidas infantiles que se cobran los peligros ambientales.

«Las mayores amenazas a la salud de los niños acechan precisamente en los lugares donde deberían estar más a salvo: el hogar, la escuela y la comunidad. Un hecho poco conocido, pero desolador, es que cada año mueren más de cinco millones de niños de 0 a 14 años de edad, la mayoría en el mundo en desarrollo, por causa de enfermedades relacionadas con su entorno: los lugares donde viven, aprenden y juegan», ha dicho la Directora General de la OMS, Dra. Gro Harlem Brundtland, durante el lanzamiento del Día Mundial de la Salud en Nueva Delhi (India).

En conjunto, la diarrea, las infecciones respiratorias agudas y la malaria, todas ellas asociadas a factores de riesgo ambientales, matan en todo el mundo más niños que cualquier otra nfermedad.

«Esas muertes se pueden prevenir; sabemos lo que hay que hacer; se han trazado estrategias para combatir esas amenazas a la salud de los niños, pero aún no se ha hecho lo suficiente para asegurar que se apliquen de forma generalizada a escala mundial, nacional y local», ha dicho la Dra. Brundtland.

Se olvida fácilmente que los niños, particularmente vulnerables mientras crecen y se desarrollan, están especialmente amenazados por la calidad de su entorno. Hasta un tercio de la carga mundial total de morbilidad podría deberse a factores ambientales. Los niños menores de cinco años, que representan sólo el 10% de la población del mundo, soportan actualmente el 40% de la carga mundial de morbilidad.

Unos dos millones de niños menores de cinco años mueren cada año de infecciones respiratorias agudas, la principal causa de defunción de niños pequeños. La contaminación del aire en espacios interiores debida a la utilización de combustibles domésticos sucios para cocinar y calentar los pone gravemente en riesgo.

La diarrea, la segunda causa de muerte infantil, que está relacionada con deficiencias en el suministro de agua y el saneamiento, provoca cada año 1,3 millones de muertes de niños.

La malaria, una enfermedad de transmisión vectorial propagada por mosquitos que crían en el agua, mata aproximadamente un millón de niños cada año, la mayoría en el África subsahariana.

Los accidentes de tráfico y los ahogamientos son las principales causas de muerte infantil por traumatismos no intencionados a escala mundial.

Con el propósito de poner de relieve las amenazas ambientales a la salud de los niños y las sencillas medidas que pueden prevenirlas, la OMS dedica el Día Mundial de la Salud del 7 de abril de 2003 a promover los ambientes saludables para los niños.

«Todos los niños tienen derecho a crecer en hogares, escuelas y comunidades saludables. El desarrollo futuro de nuestros niños (y de su mundo) depende de que gocen de buena salud ahora. Su futuro está en nuestras manos, y ahora tenemos que trabajar juntos de forma más eficaz para reducir los riesgos ambientales a que se hallan expuestos nuestros niños», dijo la Dra. Brundtland.

La Dra. Brundtland exhortó a todos los que pueden hacer que los ambientes que rodean a los niños sean saludables a que participen en la Alianza en favor de los Ambientes Saludables para los Niños y adopten su innovador marco para hacer frente a los riesgos ambientales: el enfoque basado en los entornos.

Los riesgos

En lugar de abordar los distintos riesgos por separado, y a menudo de forma incompleta y desorganizada, el enfoque de la Alianza basado en los entornos aborda las amenazas ambientales de forma integral, haciendo que los lugares donde los niños pasan los años formativos (el hogar, la escuela y la comunidad) sean más seguros respecto de las seis clases principales de riesgos ambientales:

acceso inadecuado a agua no apta para el consumo û se estima que en el año 2000, 1100 millones de personas carecían de acceso a una fuente mejorada de agua;

higiene y saneamiento deficientes û en el mundo, unos 2400 millones de personas carecen de todo tipo de acceso a instalaciones mejoradas de saneamiento;

vectores de enfermedades û la presencia de mosquitos y helmintos a menudo es consecuencia de una mala gestión de los recursos hídricos;

contaminación del aire û ya sea en espacios cerrados (por la utilización de combustibles o por el humo del tabaco) o en el exterior (por el tráfico y la contaminación industrial), se trata de un importante factor de riesgo de enfermedades respiratorias que contribuye de forma importante a la mala salud de los niños en todo el mundo;

peligros de origen químico û los contaminantes procedentes de emisiones industriales al margen de la reglamentación, el tráfico denso y los vertederos de desechos tóxicos son peligros químicos a los que están expuestos los niños. Se ha asociado la exposición crónica a determinados productos químicos con lesiones del sistema nervioso y con posibles trastornos de la función reproductora y del desarrollo infantil;

traumatismos no intencionados (accidentes) û los traumatismos causados por accidentes de tráfico, intoxicaciones, caídas, quemaduras y ahogamientos suponen graves riesgos para los niños.

Las soluciones

Las estrategias para combatir esos peligros a menudo no son caras y pueden rendir muchos beneficios a los niños que viven, juegan y crecen en esos entornos.

Por ejemplo:

Lavarse las manos con jabón o ceniza antes de preparar alimentos, antes de comer y después de defecar reduce considerablemente el riesgo de diarrea, incluso aunque la cantidad de agua disponible sea limitada.

Contar con instalaciones sanitarias salubres y con letrinas separadas para niñas y para niños incentiva su uso y reduce la transmisión de enfermedades. La gestión correcta de los desechos y la reubicación de los vertederos lejos de los asentamientos humanos impide que los niños urgen en la basura y se expongan a peligros.

Almacenar el agua salubre en el hogar y tratar el agua cuando su calidad es dudosa beneficia a la salud, como se ha demostrado.

Mantener una buena ventilación en los hogares, utilizar calentadores de cocina mejorados y combustibles domésticos limpios reduce la contaminación del aire en los espacios interiores y la incidencia de infecciones respiratorias agudas.

Poner mallas en la puertas, ventanas y aleros, además de utilizar mosquiteros impregnados con insecticidas, es una manera muy eficaz de protegerse contra la malaria.

Mejorar la seguridad de las carreteras regulando el tráfico y rebajando los límites de velocidad reduce el riesgo de traumatismos y de muerte al que se hallan expuestos los niños como consecuencia de los accidentes de tráfico.

La Alianza a favor de los Ambientes Saludables para los Niños

Lanzada en 2002 en la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible celebrada en Johannesburgo (Sudáfrica), la Alianza se propone facilitar conocimientos, aumentar la voluntad política, movilizar recursos y catalizar la acción a favor de los ambientes saludables para los niños. Ahora, con ocasión del Día Mundial de la Salud (y más adelante), la Alianza encabeza los esfuerzos que se despliegan para centrar la atención del mundo en las amenazas a la salud de los niños, y en las maneras de reducirlas.

Reuniendo a distintos sectores gubernamentales, grupos de la sociedad civil, ONG, el sector privado, la familia de las Naciones Unidas, fundaciones, grupos de investigación y académicos, así como a los niños y sus familias, la Alianza promueve una acción intersectorial a escala internacional, nacional y local. El éxito de la Alianza depende en gran medida de los países y las comunidades, que son elementos cruciales para hacer frente a las amenazas ambientales a la salud de los niños.




 
Campus Virtual de Salud Publica Expertise Locator Health in the Américas 2007

Otros enlaces


null



Suscríbete a nuestros boletines
 - Nuevas Publicaciones
 - Boletin de Noticias
Seleccione una lista
Nuevas Publicaciones
Boletín de Noticias
Ingrese su Email *
SubscribeRemove

Dia Mundial de la Salud

Semana de Vacunación

en las americas

SITIOS DE INTERES

null

null

null

null

null

null

null

null

null

null

Scielo Bolivia

Revistas Bolivianas

Entrada de usuarios



Calle 18 de Calacoto Nro. 8022, Edificio Parque 18, pisos 2 y 3, Zona Sur, La Paz - Bolivia
Casillas Postales 9790 y 2504
Country/City Code: 011-591-2 Tel: (+591 2)2-979730 Fax: (+591 2)2-971146
http://www.paho.org/bol/  contacto@bol.ops-oms.org