Skip to content

Las mujeres proveen el 80% del cuidado de salud

Imprimir Correo electrónico

De la izquierda: Elsa Gómez, Rubén Suarez, Félix Rigoli y Pat Armstrong (cliquee en la foto para alta resolución)

Washington D.C., Estados Unidos - 08 de marzo de 2004
La Organización Panamericana de la Salud (OPS) celebró el Día Internacional de la Mujer con un panel sobre el "trabajo invisible" que realizan las mujeres cuando cuidan a personas enfermas o incapacitadas en el hogar.

Este trabajo no remunerado representa el 80% de los cuidados que se brindan puertas adentro de las casas. Y significa un obstáculo para el desarrollo profesional de las mujeres y una enorme presión sobre las relaciones familiares y los presupuestos domésticos.

"Qué ocurriría si todas las mujeres del mundo hicieran huelga y suspendieran tan sólo por un día sus tareas comunitarias en salud?", se preguntó la Dra. Mirta Roses Periago, directora de la OPS, quien abrió el panel a través de una teleconferencia desde Nicaragua. "Tendría implicancias catastróficas para el bienestar mundial. Por eso es necesario destacar al trabajo no remunerado en salud, hacerlo visible, para que forme parte de las políticas de salud".

Por su parte, Pat Armstrong, profesora del Departamento de Sociología de la Universidad York de Canadá, remarcó que el cuidado en salud es un trabajo netamente femenino. "Remunerado o no, en las casas o en los centros de salud, como parte de la fuerza laboral, la mayoría de estos trabajos son realizados por mujeres. Y este trabajo invisible pocas veces es reconocido como una habilidad".

En la mayoría de los países de Latinoamérica y el Caribe, entre el 50% y el 75% de los trabajadores de salud son mujeres.

Rubén Suarez, experto en salud y desarrollo económico de la OPS, dijo que este trabajo no remunerado debe medirse. "Todos los indicadores económicos se refieren a los hogares como consumidores, pero hay que pensar en los hogares como productores de bienestar y desarrollo humano de las familias", explicó.

Según los participantes, hay muchos pasos a seguir para aliviar de esta carga a muchas mujeres. Entre otros: aumentar el apoyo a los programas de atención comunitaria y a los centros de salud locales para que puedan asumir más de la carga de atención; que los gobiernos consideren la posibilidad de descuentos tributarios para las familias o individuos que tienen responsabilidades de atención en salud significativas; y analizar el impacto de las medidas de reforma en el sector salud sobre el cuidado de salud doméstico.

También se deberían establecer normas nacionales de control de calidad de atención domiciliaria, ya que muchas veces las necesidades del paciente exceden las capacidades de la mujer que lo atiende.

Del panel participaron también el ministro de Salud de Nicaragua, el Dr. José Antonio Alvarado; María Rosa Renzi, de UNIFEM/Nicaragua, y Félix Rigoli, de la Unidad de Desarrollo de Recursos Humanos de la OPS. La moderadora fue la Dra. Elsa Gómez, jefa de la Unidad de Género y Salud de la OPS.

La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Es la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud y trabaja con los países para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.




Calle 18 de Calacoto Nro. 8022, Edificio Parque 18, pisos 2 y 3, Zona Sur, La Paz - Bolivia
Casillas Postales 9790 y 2504
Country/City Code: 011-591-2 Tel: (+591 2)2-979730 Fax: (+591 2)2-971146
http://www.paho.org/bol/  contacto@bol.ops-oms.org