Skip to content

Un informe histórico podría influir el futuro de los medicamentos en Europa y el mundo

Ginebra, Suiza - 18 de noviembre de 2004
Las carencias de la investigación y la innovación farmacéuticas tienen remedio, se afirma en un informe de la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hace público hoy un original informe en el que emite recomendaciones para que las investigaciones e innovaciones farmacéuticas respondan de forma idónea a las necesidades de salud y las nuevas amenazas sanitarias que empiezan a cernirse sobre Europa y el mundo.

En Priority Medicines for Europe and the World [Medicamentos prioritarios para Europa y el mundo], fruto de un encargo del Gobierno neerlandés como Presidente de turno de la Unión Europea (UE), se relacionan una serie de medicamentos prioritarios para Europa y el resto del mundo a la luz del progresivo envejecimiento de la población europea, la creciente carga de morbilidad por enfermedades no transmisibles en los países en desarrollo y la persistencia de ciertas afecciones pese a que existen tratamientos eficaces contra ellas. En el informe se estudian las carencias de la investigación e innovación sobre los medicamentos prioritarios y se formulan recomendaciones concretas para crear incentivos y subsanar esas carencias.

En la actualidad, las labores de investigación y desarrollo farmacéuticos dependen de un sistema de incentivos que se rige por el mercado y se financia básicamente gracias a las patentes y los precios protegidos. Como consecuencia, hay una serie de necesidades sanitarias que quedan desatendidas.

En el informe se señalan las carencias en relación con enfermedades para las que no hay tratamiento o bien, cuando lo hay, es defectuoso o no llega a sus destinatarios. Urge también actuar inmediatamente para responder a amenazas para la salud pública como la resistencia a los antibacterianos o la gripe pandémica para las que ahora hay tratamientos o medidas preventivas que seguramente irán perdiendo eficacia con el tiempo.

«Este informe, que pone de relieve carencias en el terreno de la salud y propone soluciones, llega en un momento especialmente oportuno para un continente cuya población envejece y sufre cada vez más problemas de salud y para un mundo en que las amenazas sanitarias, sean viejas o nuevas, ya no respetan las fronteras nacionales», declaró el Dr. LEE Jong-wook, Director General de la OMS, desde México, donde tiene lugar esta semana la Cumbre Ministerial sobre Investigación en Salud.

En el informe, además, se estudian los factores que en ciertos casos dificultan la correcta administración de medicamentos eficaces al paciente, se recalca el interés de seguir investigando y elaborando combinaciones de dosis fijas de medicamentos (esto es, medicamentos que encierran más de un principio activo en un comprimido) y, por último, se trata el caso de determinados colectivos (niños, mujeres y personas de edad) a los que suele prestarse poca atención en los procesos científicos o de elaboración de medicamentos.

Las 17 dolencias prioritarias que en él se distinguen son las siguientes:

  • Futuras amenazas para la salud pública: infecciones debidas a la resistencia a los antibacterianos; gripe pandémica.

  • Enfermedades cuyo tratamiento requiere mejores formulaciones: enfermedades cardiovasculares (prevención secundaria); diabetes; hemorragia puerperal; VIH/SIDA infantil; depresión en ancianos y adolescentes.

  • Enfermedades para las que no existe marcador biológico: enfermedad de Alzheimer; osteo - artritis.

  • Enfermedades que exigen investigación fundamental y aplicada: cáncer; fase aguda de los accidentes cerebrovasculares.

  • Enfermedades o temas desatendidos: tuberculosis; malaria y otras enfermedades infecciosas tropicales como la tripanosomiasis, la leishmaniasis o la úlcera de Buruli; vacuna contra el VIH.

  • Enfermedades en que la prevención resulta especialmente eficaz: enfermedad pulmonar obstructiva crónica (la prevención incluye dejar de fumar); trastornos ligados al consumo de alcohol: enfermedades hepáticas debidas al alcoholismo y dependencia del alcohol.

En el informe se afirma que Europa puede y debe asumir una función de liderazgo mundial en el terreno de la salud pública, acorde con su trayectoria en la prestación de servicios sociales y la creación de sistemas de protección social para todos los ciudadanos. En numerosos países en desarrollo, los pobres vienen sufriendo un nivel creciente de enfermedades crónicas muy extendidas en Europa, entre otras las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, las dolencias ligadas al tabaquismo o trastornos mentales como la depresión. Los diez países que se adhirieron a la UE en 2004 tienen por su parte otros problemas de salud pública, además de los mencionados.

Para algunas de las enfermedades presentes en todos los Estados miembros de la UE no existe todavía un remedio farmacéutico eficaz y seguro (por ejemplo la enfermedad de Alzheimer y varios cánceres). Otras dolencias (como el cáncer de mama) ofrecen un vasto mercado para eventuales medicamentos, lo que permite augurar, en relación con esas enfermedades, una intensa labor de investigación sobre ciertas categorías terapéuticas. Determinadas clases de medicamentos sufren las consecuencias del escaso número de pacientes (como ocurre con la fibrosis quística) o de la lógica estrictamente mercantilista de la industria farmacéutica, que en ciertos casos opta por dejar de lado las labores de investigación y desarrollo (buen ejemplo en este sentido son los nuevos medicamentos contra la tuberculosis).

Soluciones novedosas

Según reza el informe, abreviar el proceso de desarrollo de un medicamento (sin poner en peligro por ello la seguridad del paciente) resultaría de gran ayuda para impulsar la innovación farmacéutica. La UE, por ejemplo, podría elaborar y apoyar un amplio programa de investigación gracias al cual la Agencia Europea para la Evaluación de Medicamentos (EMEA), los organismos nacionales de reglamentación, los científicos, los fabricantes y el gran público pudieran analizar con espíritu crítico la utilidad, los costos y el valor predictivo de los requisitos reglamentarios que se aplican al proceso de desarrollo de un medicamento.

Las autoridades sanitarias tienen la responsabilidad de tomar decisiones sobre el reembolso de los medicamentos que garanticen a todos los pacientes un tratamiento seguro y eficaz, velando al mismo tiempo por el equilibrio presupuestario. Las autoridades sanitarias, los organismos responsables de los reembolsos y los fabricantes deben definir concertadamente principios generales para la evaluación de medicamentos en el futuro. La Comisión Europea y las autoridades nacionales, por ejemplo, podrían respaldar un programa de investigación sobre métodos varios para recompensar los buenos resultados clínicos o vincular los precios al nivel de renta de cada país. Los autores del informe piensan que tales medidas servirían de acicate para que los fabricantes invirtieran en el descubrimiento de medicamentos novedosos que dieran respuesta a necesidades prioritarias en materia de atención de salud.

Según el informe, cuando el mercado es fuerte y el problema reside en el escaso conocimiento de la biología básica de una enfermedad, se precisan inversiones en investigación fundamental y en facilitar la innovación por parte de la industria farmacéutica. Cuando se entienden los mecanismos biológicos de una dolencia pero el mercado es débil, la solución preferible es que el sector público preste su apoyo para tender puentes entre la investigación fundamental y la práctica clínica (lo que en general pasa por alianzas publicoprivadas u otras iniciativas de obtención de productos con fines no lucrativos). Cuando concurren la debilidad del mercado y un escaso conocimiento de la biología de la enfermedad, cabe apoyar la investigación fundamental a la vez que se crean incentivos de mercado para la industria farmacéutica reduciendo los obstáculos a la innovación y mejorando los baremos de reembolso.

En el informe se destaca que hasta la fecha se han ido remediando importantes carencias en materia farmacéutica. Antes de 1975, por ejemplo, los enfermos graves de úlcera péptica (una dolencia frecuente) pasaban por el quirófano. Tras un largo periodo de investigación centrada en los mecanismos biológicos de ese tipo de enfermedades, se encontraron tratamientos médicos eficaces. Ello supuso un hito que acabó por hacer innecesaria la cirugía, gracias también al descubrimiento de que buena parte de las ulceraciones tenían su origen en una bacteria que podía combatirse con antibióticos.

Las recomendaciones que figuran en el informe podrían, con el apoyo de los dirigentes europeos, ejercer una considerable influencia en la innovación y las políticas de investigación. Su contenido será objeto de estudio en una reunión de alto nivel programada el 18 de noviembre de 2004 en La Haya.




Campus Virtual de Salud Publica Expertise Locator Health in the Américas 2007

Calle 18 de Calacoto Nro. 8022, Edificio Parque 18, pisos 2 y 3, Zona Sur, La Paz - Bolivia
Casillas Postales 9790 y 2504
Country/City Code: 011-591-2 Tel: (+591 2)2-979730 Fax: (+591 2)2-971146
http://www.paho.org/bol/  contacto@bol.ops-oms.org