Organización Panamericana de la Salud. Bolivia

Skip to content



Destacados

Las noticias más recientes

Resistencia a los antibióticos: Amenaza no tan silenciosa
La Paz, Bolivia - 07 de julio de 2005
Sir Alexander Fleming, descubridor de la penicilina nos advirtió hace ya mas de 60 años, que las bacterias dañinas de una persona infectada podían hacerse inmunes o resistentes a la penicilina, de modo que si las dosis de antibiótico no mataban suficientes bacterias, las generaciones sucesivas de tales microbios serían resistentes al medicamento y se multiplicarían. Por consiguiente, la enfermedad resurgiría, pero entonces la penicilina no podría curarla.

El libro The Antibiotic Paradox (La paradoja de los antibióticos) de Stuart B. Levy comenta: “Las predicciones de Fleming se cumplieron de un modo mucho más devastador del que jamás imaginó”. ¿Cómo ha podido suceder? Pues bien, en algunas cepas de bacterias, los genes —los planos en miniatura contenidos en el ADN— producen enzimas que anulan la penicilina. Por tal razón, a menudo es inútil incluso la administración prolongada de este medicamento, lo cual ha supuesto, sin duda, un duro golpe. Al creer que las infecciones habían sido derrotadas, se generalizó un exceso de confianza. En efecto, algunos pensaron que tales afecciones podrían eliminarse de una vez por todas. Una enfermera familiarizada con la grave amenaza que constituían los microbios antes de la aparición de los antibióticos observó que algunas colegas jóvenes habían descuidado las normas básicas de higiene. Cuando les recordó que se lavaran las manos, le contestaron: “No se preocupe, ahora tenemos antibióticos”.

Aunque la mayoría de los antibióticos todavía suelen funcionar, ¿lo harán en el futuro? El libro The Antibiotic Paradox señala: “Ya no podemos esperar que una infección se cure con el primer antibiótico que tomamos”. Y añade: “En algunas partes del mundo, el que haya un número limitado de antibióticos equivale a que no haya ninguno que sea eficaz. [...] La gente sufre y muere a causa de enfermedades que, según las predicciones de hace cincuenta años, iban a ser eliminadas de la faz de la Tierra”.

Entonces, ¿qué puede hacerse? ¿Es posible eliminar, o al menos contener, la farmacorresistencia de los microbios? ¿Cómo pueden los antibióticos y otros antimicrobianos seguir combatiendo con éxito los gérmenes en un mundo cada vez más acuciado por las enfermedades infecciosas?

Sin embargo, la dependencia y el abuso de los antibióticos han tenido consecuencias desastrosas. Las enfermedades infecciosas han persistido y, peor aún, se han convertido en la principal causa de muerte del mundo.

El abuso y sobre todo el uso inadecuado de los antibióticos está llevando a la aparición de un problema muy grave para la humanidad: una gran cantidad de resistencias que están presentando muchos gérmenes a estos medicamentos. Esto quiere decir que los gérmenes se hacen insensibles a determinados antibióticos; bacterias que antes eran sensibles y que ahora presentan defensas eficaces contra los antibióticos y por lo tanto su uso no sirve para atacar una infección.

Muchas personas mueren por infecciones que los antibióticos existentes actualmente, no son capaces de controlar. Las defensas de estas bacterias son tales que nuestras armas no sirven para erradicarlas y lograr salvar la vida de estas personas.

Es decir, se está dando mal uso a los antibióticos y son demasiado los antibióticos que se formulan en las consultas médicas y lo cierto es que los responsables máximos del abuso de estos medicamentos son los mismos médicos, pero los pacientes y, en el caso de pediatría, los padres, han de evitar tomar ellos las decisiones de comprar el tratamiento o forzar al médico a que les formule un antibiótico para la infección. La mayoría de las enfermedades de las áreas de oído, nariz y garganta y las del aparato respiratorio son causadas por virus y, por tanto, no necesitan ANTIBIOTICOS pues son ineficaces e incluso causan efectos innecesarios a los niños.

Las enfermedades infecciosas no conocen fronteras – al igual que las cepas resistentes de los patógenos que las causan. Los conocimientos actuales resultan insuficientes para predecir o prevenir la aparición y expansión de la resistencia a los antibióticos que está surgiendo en todo el mundo. La solución o al menos la mitigación pasa por cada uno de los habitantes de este planeta: los médicos que los recetan, los enfermos que los consumen, los distribuidores, quienes los comercializan y aun quienes los fabrican.

La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Es la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud y trabaja con los países para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.




 

Campus virtual de salud pública

Campañas OPS

Campañas OPS

Calle 18 de Calacoto Nro. 8022, Edificio Parque 18, pisos 2 y 3, Zona Sur, La Paz - Bolivia
Casillas Postales 9790 y 2504
Country/City Code: 011-591-2 Tel: (+591 2)2-979730 Fax: (+591 2)2-971146
http://www.paho.org/bol/  contacto@bol.ops-oms.org