Skip to content

Incrementarán notablemente los trastornos mentales en América Latina y el Caribe

Imprimir Correo electrónico
Washington DC, Estados Unidos - 09 de diciembre de 2005
En un trabajo que esta semana publica la OPS en la Revista Panamericana de la Salud, y al que precede un editorial de la directora de la organización hemisférica de salud, Dra. Mirta Roses Periago, expertos en el área de la salud mental expresan su temor de que se acentúe más la brecha en la atención de salud mental caso que no se formulen nuevas políticas o se actualicen las existentes, incluyendo en ellas la extensión de programas y servicios.

Se estima que el número de personas con trastornos mentales en la Región de las Américas aumentará de 114 millones en 1990 a 176 millones en el 2010. Así lo indica la Directora de la Organización Panamericana de la Salud, Dra. Mirta Roses Periago, en un editorial de presentación al último número de la Revista Panamericana de la Salud Pública, dedicado íntegramente a la salud mental y al abuso de sustancias psicoactivas.

"Ya en el año 2000, este tipo de trastornos representaba un 24% de la carga de enfermedades en la Región, siendo la depresión el principal componente de esa carga", escribe la Dra. Roses.

En la investigación, sus autores recuerdan que "las psicosis no afectivas (entre ellas la esquizofrenia) tuvieron una prevalencia media de 1,0%; la depresión mayor, de 4,9%, y el abuso o la dependencia del alcohol, de 5,7%. Más de la tercera parte de las personas afectadas por psicosis no afectivas, más de la mitad de las afectadas por trastornos de ansiedad, y cerca de tres cuartas partes de las que abusaban o dependían del alcohol, no habían recibido tratamiento psiquiátrico alguno, sea en un servicio generalizado o en uno de tipo general".

Estos son algunos de los principales resultados que se destacan de la investigación Los trastornos mentales en América Latina y el Caribe: asunto prioritario para la salud pública que este mes publica la Revista Panamericana de la Salud Pública, de la OPS.

El trabajo es un proyecto conjunto de expertos y líderes en el campo de la salud mental, entre los que se cuentan Robert Kohn (Brown University), Itzhak Levav (Ministerio de Salud de Israel y actualmente en la OPS), José Miguel Caldas de Almeida (OPS), Benjamín Vicente (Universidad de Concepción, Chile), Laura Andrade (Universidad de Sao Paulo, Brasil), Jorge J. Caraveo-Anduaga (Instituto Mexicano de Psiquiatría), así como Shekhar Saxena y Benedetto Saraceno, ambos de la Organización Mundial de la Salud, con sede en Ginebra, Suiza.

Según estos autores, la actual brecha en el tratamiento de los trastornos mentales en América Latina y el Caribe sigue siendo abrumadora, y las tasas actuales probablemente subestiman el número de personas sin atención.

"La transición epidemiológica y los cambios en la composición poblacional acentuarán aun más la brecha en la atención en América Latina y el Caribe, a no ser que se formulen nuevas políticas de salud mental o que se actualicen las existentes, procurando incluir en ellas la extensión de los programas y servicios", concluyen los autores de la investigación. El trabajo se basa en datos obtenidos de estudios comunitarios que fueron publicados en América Latina y el Caribe entre 1980 y 2004.

Para la Dra. Roses, se debe tener en cuenta que los problemas de salud mental afectan tanto a los adultos como a los niños. "Cerca del 20% de los niños y adolescentes sufren de trastornos que exigen el apoyo o la intervención de los servicios de salud mental, y sufren el estigma social y la discriminación que acompañan a este tipo de padecimiento".

La directora de la OPS señala que gracias a los progresos en el campo de la ciencia, hoy se comprenden mucho mejor las causas de los trastornos mentales, pero -como se afirma en la investigación que publica la Revista- la mayoría de las poblaciones aún no tienen acceso a muchas de las nuevas intervenciones de probada eficacia para tratarlas.

Los autores proponen que para poder hacer frente a la creciente carga sanitaria que representan las enfermedades mentales en América Latina y el Caribe "es menester entender su prevalencia y la brecha o hiato que existe en la provisión de atención, es decir, el porcentaje de personas que padecen de una afección determinada pero que no reciben ninguna atención".

Entre los resultados de la investigación se detalla que, en cuanto a la depresión mayor, la frecuencia de la enfermedad fue casi el doble en mujeres que en hombres, no siendo este el caso respecto a trastorno bipolar, sin diferencias de prevalencia en función del sexo. Las mujeres también mostraron índices y frecuencias más altos de ansiedad generalizada que en varones. Por otra parte, las tasas de alcoholismo son extremadamente altas en los hombres.

Un desafío a la atención

Tras analizar los datos de un sinnúmero de estudios, y basados en promedios debido a la multiplicidad de metodologías y diferentes aspectos empleados en los mismos, los autores de la investigación son explícitos cuando afirman que en América Latina y el Caribe es "grande" la brecha existente en cuanto al tratamiento de las personas afectadas por enfermedades y trastornos de índole mental.

"A juzgar por nuestros resultados, la situación de la salud mental en América Latina y el Caribe constituye un reto de grandes proporciones para la salud pública que se acentúa a medida que va cambiando la estructura poblacional", se indica al final del trabajo publicado.

Lo autores invitan a la comunidad de expertos y responsables de los programas de salud pública a reevaluar la estructura y ámbito de su competencia para dar cabida a nuevos desafíos.

"El sector de la salud mental siempre se ha dedicado exclusivamente a los trastornos psiquiátricos y a los que caen bajo la categoría más amplia de los trastornos neuro-psiquiátricos, tales como la epilepsia. (Pero) una visión tan estrecha de lo que constituye la salud mental podría ser insuficiente hoy en día", afirman los autores. "Del campo de la salud mental se espera que desempeñe un papel cada vez más importante en la prevención y el tratamiento de las enfermedades crónicas y emergentes. (…) ".

Para los autores, la incipiente alianza en pro de la salud mental, dentro y fuera del sector sanitario, que la OMS recomienda continuar y fortalecer, permitirá hacer frente a las necesidades actuales y futuras de una manera más eficaz.

Conmemoración especial

Precisamente es la salud mental y, concretamente, los esfuerzos por eliminar las violaciones a los derechos humanos sobre los individuos que las sufren, los focos temáticos a los que este año dedicará la Organización Mundial de la Salud durante el Día Internacional de los Derechos Humanos, que se celebra este 10 de diciembre.

"Todavía existen demasiadas violaciones sobre los derechos humanos de personas con desórdenes mentales", dijo el director general de la OMS, Dr. LEE Jong-wook. "Tenemos las soluciones para revertir la situación, tanto en países ricos como en pobres. Y les pido a los países, a las organizaciones internacionales, a la academia, a los sectores del cuidado de la salud y legal, y a otros, que profundicen sobre las condiciones de las personas con desórdenes mentales y actúen para promover y proteger sus derechos".

La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Es la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud y trabaja con los países para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.


Especial de la OMS: salud mental, foco del Día Internacional de los Derechos Humanos (en inglés) HTM
Página de salud mental de la OMS HTM
Atlas de la Salud Mental 2005 on-line HTM

Calle 18 de Calacoto Nro. 8022, Edificio Parque 18, pisos 2 y 3, Zona Sur, La Paz - Bolivia
Casillas Postales 9790 y 2504
Country/City Code: 011-591-2 Tel: (+591 2)2-979730 Fax: (+591 2)2-971146
http://www.paho.org/bol/  contacto@bol.ops-oms.org