Conectate

Inicio

Presidentes de las Américas enfatizan en Montevideo su determinación de priorizar la respuesta regional contra la TB

Imprimir Correo electrónico
Washington DC, Estados Unidos - 14 de noviembre de 2006
Jefes de Estado y de Gobierno de 22 países se declararon comprometidos y reafirmaron su apoyo para contribuir decididamente a hacerle frente al flagelo de la tuberculosis en América Latina y el Caribe.

Conscientes de la seriedad que la enfermedad suscita en la Región de las Américas, numerosos Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y el Caribe reafirmaron durante la XVI Cumbre Iberoamericana que les convocó a principios de Noviembre en Montevideo, Uruguay, su determinación de priorizar la respuesta de sus países contra el desafío planteado por la tuberculosis, un padecimiento que mundialmente se cobra la vida de 5.000 personas por día.

Tema central

"Compartimos la preocupación expresada en la VIII Conferencia Iberoamericana de Ministras y Ministros de Salud relativa al número de víctimas que sigue ocasionando al mundo una dolencia curable como la tuberculosis", afirmaron los presidentes mediante una declaración conjunta. "En el marco de dicha preocupación, igualmente hacemos nuestra la propuesta de que la salud sea considerada tema central de una próxima Cumbre, y que se contemple la posibilidad de la aplicación de un Plan Global Iberoamericano de Acción para detener aquella dolencia, en el ámbito de la iniciativa de Naciones Unidas para el período 2006-2015".

Los mandatarios latinoamericanos enfatizaron la necesidad de impulsar acciones e iniciativas en una diversidad de campos como el empresarial, el laboral y otros a fin de, afirmaron en la citada declaración, "contribuir a hacerle frente a este flagelo que afecta a nuestras sociedades".

Este compromiso enfático de los presidentes latinoamericanos y caribeños que suscribieron la Declaración de Montevideo y muy puntualmente su epígrafe 17 relativo a la tuberculosis ha sido valorado de extraordinariamente positivo por parte de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Tanto la Dra. Mirta Roses Periago, directora de la OPS, como funcionarios adscritos al Programa Regional Contra la Tuberculosis que lidera la Dra. Mirtha Del Granado, destacaron la importancia y el valor intrínsecos que representa este apoyo político al más alto nivel expresado este mes en Montevideo.

Compromisos financieros y políticos

"A pesar de que es una enfermedad prevenible y curable, la tuberculosis continúa siendo un importante problema de salud pública en todo el mundo", señaló la Dra. Roses. "En la Región de las Américas cada año se diagnostican 230.000 casos nuevos, y más de 53.000 personas mueren a causa de esta enfermedad".

Con motivo del Día Mundial de la Tuberculosis de este año, la directora de la OPS destacó que una respuesta satisfactoria al control de la enfermedad depende de claros compromisos financieros y políticos, del mayor acceso posible a servicios de laboratorio de calidad, del suministro ininterrumpido de medicamentos, de la adherencia del paciente al tratamiento y del establecimiento de eficaces sistemas de notificación y seguimiento.

"Los nuevos retos para el control de la tuberculosis fundamentalmente representados por la asociación de la tuberculosis con la infección del virus de la inmunodeficiencia humana, la resistencia del Mycobacterium tuberculosis a los medicamentos antituberculosos, el incremento de inequidades producidas por el empobrecimiento de los pueblos con inaccesibilidad a la atención oportuna y de calidad, y a la presencia en muchos países de sistemas sanitarios débiles, ha generado grandes diferencias en la situación epidemiológica y de control de la tuberculosis entre los países de la Región" señala la Dra. Roses en su presentación al Plan Regional de Tuberculosis 2006-2015.

Un esfuerzo regional coordinado

El éxito muchos de los programas nacionales contra la TB ha sido fruto de esfuerzos regionales sin precedentes que revelan la certeza de los compromisos gubernamentales y de las agencias internacionales contra esta enfermedad. También responden a la efectividad de la coordinación regional y asistencia técnica facilitada por la OPS a sus países miembros. Estas tareas de coordinación y asistencia de la OPS en respuesta al desafío regional planteado por la TB están siendo ejecutadas por el Programa Regional Contra la Tuberculosis que dirige un equipo de expertos y asesores liderado por la Dra. Del Granado.

Del Granado estimó de altamente favorable la declaración de Montevideo en materia de tuberculosis ya que, como ha declarado la Asesora Regional, la seguridad en la remisión de la enfermedad en la Región de las Américas dependerá mucho del compromiso político de los países miembros de la OPS y de la concesión de recursos tanto de los gobiernos como de los socios en esta lucha.

"Todos los ministros de Salud de las Américas han aprobado la resolución y el contenido de la Estrategia de Control de la Tuberculosis 2006-2015, asumiendo el compromiso de priorizar el control de la TB dentro de las políticas de salud de sus países. En este momento, con su rúbrica a esta Declaración de Montevideo, no sólo los ministros y ministras de Salud primero, sino ahora a un nivel máximo de poder político e institucional, son los Presidentes y Jefes de Estado de América Latina y el Caribe los que han constatado esta determinación a no cruzarse de brazos para hacer todo lo que demanda este desafío de salud pública".

Enlaces y recursos





 

Calle 18 de Calacoto Nro. 8022, Edificio Parque 18, pisos 2 y 3, Zona Sur, La Paz - Bolivia
Casillas Postales 9790 y 2504
Country/City Code: 011-591-2 Tel: (+591 2)2-979730 Fax: (+591 2)2-971146
http://www.paho.org/bol/  contacto@bol.ops-oms.org