Skip to content

Promover la autonomía de la mujer en América Latina y el Caribe es clave para cumplir los derechos de la infancia

Panama, Panama - 11 de diciembre de 2006
La igualdad de género produce un "doble dividendo" que beneficia tanto a la mujer como a la infancia, nos informa UNICEF.

Eliminar la discriminación entre los géneros, promover la autonomía de la mujer y su participación en la toma de decisiones en América Latina y el Caribe tendrá consecuencias profundas y positivas sobre la supervivencia y el bienestar de la infancia, según un nuevo informe de UNICEF publicado en el año del 60º aniversario de la organización.

El círculo de la discriminación comienza en la niñez así que alcanzar la igualdad de género implica asegurar que los niños y las niñas reciban una educación de calidad libre de estereotipos y desarrollen las mismas capacidades para luchar por sus derechos y participar en los procesos de toma de decisión.

La igualdad de género produce un "doble dividendo" que beneficia tanto a la mujer como a la infancia, y es decisiva para la salud y el desarrollo de las familias, las comunidades y los países, según el Estado Mundial de la Infancia 2007.

"UNICEF afirma que cumpliendo con los derechos de la mujer y su autonomía hacemos realidad los derechos humanos de la infancia en la región. Alcanzar la igualdad de género implica, entre otros, poner fin a la división de roles, a las prácticas discriminatorias y a la violencia en las escuelas y en los hogares", dice Nils Kastberg, Director Regional de la Oficina de UNICEF para América Latina y el Caribe.

A pesar de los progresos en la situación de la mujer que en las últimas décadas se han logrado en América Latina y el Caribe, la discriminación, la falta de autonomía y la pobreza ensombrecen las vidas de millones de niñas y de mujeres en los hogares, el empleo y en la política.

En muchos de los hogares de esta región, las mujeres siguen teniendo menor poder de decisión y esto puede afectar a la infancia ya que las mujeres suelen priorizar la nutrición, la salud y la educación de los niños. La desigualdad en el hogar está también vinculada a la violencia doméstica que, en América Latina y el Caribe, afecta a entre un 10 y un 36% de mujeres y es la causa de la muerte de unos 80,000 niños cada año.

En América Latina y el Caribe, la mujer cuenta con condiciones laborales discriminatorias: reciben sólo el 69% del ingreso que ganan los hombres y están empleadas en puestos de trabajo con seguridad y beneficios sociales mucho más precarios. Progresar en este ámbito implica que se rompan los patrones discriminatorios y la división de roles desde la infancia y niños y niñas crezcan en un entorno de igualdad de educación y oportunidades.

La participación en la política y en el gobierno tanto de las mujeres como de los hombres es esencial para alcanzar una democracia para todos los ciudadanos, incluidos los niños. Aunque todavía existen barreras, la participación política de las mujeres ha aumentado en la última década en América Latina y el Caribe: en muchos países se han establecido sistemas de cuotas para puestos electivos parlamentarios y varias mujeres se han consolidado como líderes políticos en la región convirtiéndose en presidentes o en primeras ministras como es el caso de Bolivia, Haití, Jamaica, Nicaragua, Panamá o Chile.

Una de estas líderes, Casimira Rodríguez Romero, Ministra de Justicia de Bolivia, traslada, en el informe de UNICEF, su propio testimonio de vida y su lucha para hacer oír su voz: "Desperté mi conciencia de lucha fundando con otras compañeras el Sindicato de Trabajadoras del Hogar de Cochabamaba en 1987. Al ver las desigualdades de la ley, solo teníamos la mitad de nuestros derechos. (.) Durante seis años trabajamos la propuesta de ley, aunque muchas comas y acentos fueron borrados. El primer borrador era muy proteccionista pero en el proceso tomó un enfoque de derechos. (.) Cambiamos nuestros propios miedos por coraje para que las autoridades nos escucharan."

Alcanzar la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer, englobados en el Objetivo de Desarrollo del Milenio número 3, no sólo repercute en el bienestar y supervivencia de la infancia. De acuerdo al informe presentado por UNICEF, la igualdad de género también impulsará todos los demás objetivos del Milenio, desde reducir la pobreza y el hambre hasta salvar las vidas infantiles, desde mejorar la salud de las madres hasta asegurar la educación universal, combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades, y asegurar la sostenibilidad del medio ambiente.




Campus Virtual de Salud Publica Expertise Locator Health in the Américas 2007

Calle 18 de Calacoto Nro. 8022, Edificio Parque 18, pisos 2 y 3, Zona Sur, La Paz - Bolivia
Casillas Postales 9790 y 2504
Country/City Code: 011-591-2 Tel: (+591 2)2-979730 Fax: (+591 2)2-971146
http://www.paho.org/bol/  contacto@bol.ops-oms.org