Organización Panamericana de la Salud. Bolivia

Skip to content



Highlights

LATEST NEWS

Nuevas normas comerciales ¿en beneficio de los países en desarrollo?
Roma, Italia - 11 de abril de 2007
La FAO pide flexibilidad hacia las necesidades de los países pobres

La reforma multilateral de la política comercial agrícola deberá estimular el comercio y el crecimiento económico, pero todas las nuevas normas comerciales tienen que ser compatibles con el Objetivo de Desarrollo del Milenio número 1, que busca la reducción a la mitad para el año 2015 de la proporción de personas víctimas del hambre y la pobreza extrema. Así lo advierte la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en la presentación hoy en el Palacio de la Naciones en Ginebra de su informe anual El estado de los mercados de productos básicos agrícolas 2006 (SOCO 2006, por sus siglas en inglés).

“Algunos países en desarrollo, con el apoyo de estructuras económicas adecuadas, dotados de recursos naturales y correcta orientación comercial, son ya altamente competitivos y tienen éxito exportando sus productos agrícolas. Este grupo de países exportadores están bien situados para recoger los beneficios de la liberalización del comercio mundial”, aseguró David Hallam, Jefe del Servicio de políticas comerciales de la FAO, en el curso de una conferencia de prensa.

Según el informe de la Organización de la ONU, “muchos países de bajos ingresos, en especial en África subsahariana, están peor situados para beneficiarse a corto y medio plazo de la liberalización comercial, que incluye un mejor acceso a los mercados de exportación, o de una mayor apertura de sus propios mercados. La forma en que estos países pobres se beneficien de la liberalización depende de sus estructuras económicas, su competitividad y su capacidad para responder a los nuevos incentivos del mercado”.

Beneficio para los países en desarrollo

Con la reactivación de la Ronda de Doha, el nuevo informe de la FAO examina en profundidad los principales elementos que se necesitan para superar el temor de los países en desarrollo sobre el papel del comercio en la mejora de la competitividad de sus sectores agrícolas.

“No solo algunos países en desarrollo no ganarán con la liberalización comercial, en algunos casos se verán afectados negativamente, por lo que consideran que se trata de una amenaza a su producción interna y su seguridad alimentaria”, subrayó Hallam. Reducir los aranceles significa una mayor competencia de los alimentos importados con los productos locales. Por ello los sistemas internos de producción, que contribuyen de forma significativa al suministro de alimentos, los ingresos y el empleo rurales, pueden no estar preparados para resistir este desafío.

Dar prioridad a la seguridad alimentaria

Según el informe, muchos países están de acuerdo en la importancia de alcanzar un acuerdo que lleve a un contexto de comercio agrícola menos distorsionado. Este acuerdo es vital sobre todo para los países en desarrollo que dependen de las exportaciones de sus productos básicos agrícolas para sus estrategias de desarrollo y de reducción de la pobreza. Pero al mismo tiempo, existe también “un amplio acuerdo sobre que las normas del comercio internacional deben incluir las necesidades de seguridad alimentaria y de desarrollo, así como las prioridades de todos los países en desarrollo”.

La seguridad alimentaria sostenible depende de una mayor productividad de alimentos a nivel local, y muchos países en desarrollo necesitarán tener la flexibilidad y determinación para crear un entorno favorable de políticas que facilite este resultado.

Algunos países necesitarán ser más flexibles

“Está claro que muchos países necesitarán cierta flexibilidad en la aplicación de nuevas normas comerciales, y también que se les brinde asistencia, al menos a corto plazo, mientras se adaptan a las nuevas condiciones del mercado derivadas de la liberalización”, advirtió Hallam, quien añadió “en el lenguaje de la Organización Mundial del Comercio, estos países necesitan un trato muy especial y diferenciado”.

El informe de la FAO pide que se actúe para garantizar que los beneficios potenciales de la reforma comercial sean compartidos de la manera más equitativa posible. “La FAO esta comprometida a ayudar a los países a mejorar su productividad y la competitividad de sus productos agrícolas”, aseguró Hallam. La FAO ofrece a los países en desarrollo asesoramiento y programas de formación que les permiten defender mejor sus intereses en las negociaciones comerciales.

La nueva edición de El estado de los mercados de productos básicos agrícolas 2006 pretende aumentar la concienciación sobre los intereses de los países en desarrollo en el seno de la Ronda de Doha. Por ello se centra en las cuestiones de acceso a los mercados y las medidas necesarias para garantizar que la reforma de las políticas comerciales contribuya eficazmente a la reducción de la pobreza y la inseguridad alimentaria.

“Al final, la medida real del éxito en las negociaciones multilaterales comerciales de la OMC será su contribución a la reducción del hambre y la pobreza en el mundo.”




 

Campus virtual de salud pública

Campañas OPS

Campañas OPS

Calle 18 de Calacoto Nro. 8022, Edificio Parque 18, pisos 2 y 3, Zona Sur, La Paz - Bolivia
Casillas Postales 9790 y 2504
Country/City Code: 011-591-2 Tel: (+591 2)2-979730 Fax: (+591 2)2-971146
http://www.paho.org/bol/  contacto@bol.ops-oms.org