Skip to content

Cambios en estilos de vida pueden evitar un desastre de enfermedades crónicas en las Américas

Imprimir Correo electrónico
Washington DC, Estados Unidos - 17 de mayo de 2007
Los países de las Américas confrontan una seria crisis de salud porque sus poblaciones están envejeciendo y cada vez más sufren de enfermedades crónicas, dijo hoy la Dra. Cristina Beato, Directora Adjunta de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en un simposio organizado por la entidad Dialogue on Diversity, con sede en Washington.

Las estrategias que se enfocan en prevención deben ser una prioridad sanitaria en toda la región, dijo.

“Hablamos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que están concebidos hacia la mejora de la salud en países en desarrollo. Pero hay algo que le falta a esos objetivos, y son las enfermedades crónicas”, dijo Beato. “En América Latina y el Caribe y entre la población Hispana en los Estados Unidos las enfermedades crónicas van a ser increíblemente importantes”.

La enfermedad cardiovascular y los derrames cerebrales son ya las primeras causas de muerte en la mayoría de los países de las Américas, y las tasas de diabetes están subiendo por todo el hemisferio. Se estima que en las Américas el número de personas con diabetes casi se duplicará, pasando de 35 millones en el 2000 a 64 millones en el 2025. En menos de 20 años, una de cada 10 personas en el hemisferio Oeste tendrá diabetes.

Muchos países no se pueden permitir los actuales costos para el tratamiento de estos pacientes, particularmente de aquellos que requieren diálisis y transplantes de órganos, explicó la Dra. Beato. Sólo en los Estados Unidos, más de 85.000 personas permanecen en listas de espera de transplantes de órganos, y muchos países en el resto de la región no pueden costear el servicio de diálisis para todos los pacientes que ahora lo necesitan.

Mientras crece el número de casos, el desafío de atender a estas personas será significativo en países en desarrollo de la Región. “La diabetes es una de las amenazas que acechan a nuestras poblaciones”, dijo la Dra. Beato.

Una tendencia particularmente preocupante en las Américas es la aparición de la diabetes Tipo 2 en edades más tempranas.

“Hace 15 años, yo nunca veía a un niño con diabetes Tipo 2 en mi oficina”, dijo la Dra. Beato. “Hoy, entre el 8 y el 10 por ciento de los casos de diabetes Tipo 2 se dan en niños menores de 18 años”.

Aunque las enfermedades crónicas son resultado de factores tanto genéticos como ambientales, su creciente incidencia en décadas recientes está claramente relacionada con cambios en los estilos de vida, dijo la Directora Adjunta de la OPS.

“Esto no es consecuencia de cambios genéticos en la población. Lo que estamos presenciando es el resultado de cambios en los estilos de vida, con personas alejándose de dietas tradicionales y realizando menos actividad física”.

Pero hay mucho que se puede hacer -y a un costo relativamente bajo- para prevenir el crecimiento de las enfermedades crónicas.

“La clave está en la prevención y en crear conciencia; en simples cambios para mejorar la nutrición e incrementar la actividad física. Hemos de llegar especialmente a comunidades vulnerables, incluidos los trabajadores inmigrantes y las familias que han dejado atrás en América Central y del Sur. Debemos empezar con que trabajen en prevención, en no subir de peso, en no fumar, en empezar a moverse. Si la gente puede acostumbrarse a caminar de 30 a 45 minutos cada día por ejemplo, quizás suene que es algo muy simple, pero debemos animar a los pacientes a que lo hagan”.

También son importantes los nuevos medicamentos ya disponibles para tratar la insuficiencia de insulina, así como otras drogas genéricas no tan caras que, junto con tecnologías de vigilancia y monitoreo, pueden ayudar al control de la diabetes una vez que esta se manifiesta.

Pero la prevención continúa siendo clave, afirmó la Dra. Beato. “Todos tenemos que poner atención a la nutrición, a cómo nos movemos, a qué activos son nuestros niños. Debemos aumentar nuestra apreciación de estos asuntos en las familias, en nuestras escuelas, en todos los sitios que seamos capaces. Este es un llamado para despertarnos. Estas enfermedades acarrean una increíble carga humana y económica”.

La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Es la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud y trabaja con los países para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.




Calle 18 de Calacoto Nro. 8022, Edificio Parque 18, pisos 2 y 3, Zona Sur, La Paz - Bolivia
Casillas Postales 9790 y 2504
Country/City Code: 011-591-2 Tel: (+591 2)2-979730 Fax: (+591 2)2-971146
http://www.paho.org/bol/  contacto@bol.ops-oms.org