Conectate

Inicio

"Américas libre de grasas trans", urgen en la OPS expertos en nutrición

Imprimir Correo electrónico
Washington DC, Bolivia - 27 de abril de 2007
Expertos nutricionistas y de salud pública hicieron hoy un llamado para que se eliminen las grasas trans de los suministros alimenticios de todo el hemisferio americano en una reunión especial de un grupo de trabajo en la sede regional de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en Washington, D.C.

"Sencillamente, las grasas trans son una sustancia tóxica en nuestras dietas", dijo el Dr. Enrique Jacoby, Asesor Regional de la OPS en Nutrición y Estilos de Vida Saludables. "Hay mucha evidencia en este sentido. También hay consenso entre los expertos de nuestro grupo de trabajo respecto a que la progresiva eliminación de las grasas trans en los suministros de alimentos en las Américas es un objetivo no sólo deseable sino posible".

"Esto es algo que los grandes productores de alimentos pueden hacer en cuestión de meses o como máximo en un par de años, y en lo que ya están trabajando varias empresas de alimentación", dijo el Dr. Ricardo Uauy, presidente de la Unión Internacional de Ciencias Nutricionales y profesor de Nutrición en Salud Pública por la London School de Higiene y Medicina Tropical.

Uauy y Jacoby se contaban entre un más de 20 expertos de América del Norte, del Sur y Central, y del Caribe, que participaron en el grupo especial de trabajo constituido para considerar la propuesta de la OPS "Américas libre de grasas trans". Un borrador de las conclusiones del grupo será circulado en los próximos meses para obtener comentarios de los países miembros de la OPS, académicos y otros expertos, así como representantes de la industria alimentaria.

Estudios científicos han mostrado que los ácidos de las grasas trans contribuyen a enfermedades del corazón incrementando los niveles del así llamado "colesterol malo", reduciendo los niveles de "colesterol bueno", y dañando las células de las paredes de los conductos sanguíneos, contribuyendo a inflamación y bloqueos, y que conducen a ataques al corazón.

Una reducción de apenas un 2-4 por ciento (de calorías) en el consumo de grasas trans en América Latina y el Caribe podría prevenir entre 50.000 y 230.000 infartos al corazón al año, dijo Dariush Mozaffarian, un investigador e profesor asistente en la Escuela de Salud Pública de la Harvard.

Las grasas trans están principalmente en productos que contienen aceites parcialmente hidrogenados que los hacen especialmente atractivos para operadores de restaurantes y procesadores de alimentos por su durabilidad y textura pero que tienen efectos negativos sobre la salud humana. El hidrogenado parcial no sólo crea grasas trans sino que también "destruye grasas saludables Omega-3 que en forma natural contienen aceites vegetales", dijo el Dr. Walter Willett, Catedrático en Nutrición y Epidemiología de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Harvard.

Ya están en marcha esfuerzos de regulación para eliminar las grasas trans de los suministradores de alimentos en Dinamarca y en ciudades como Nueva York o Filadelfia, en Estados Unidos. Al mismo tiempo, varios productores de alimentos han empezado a eliminar voluntariamente grasas trans de sus productos. Tal es el caso de Kraft Foods y Wendy’s, en Estados Unidos, y Unilever, en Europa. "Esto se ha sido bueno para el comercio", dijo el Dr. Uauy.

En la región de América Latina, oficiales de salud de Costa Rica, y más recientemente de Argentina, han estado trabajando con productores de alimentos para reducir drásticamente las grasas trans. Brasil está implementando requerimientos de etiquetaje, avisos de salud al consumidor y restricciones publicitarias. Se anunció en la reunión que McDonald’s ya no utilizará las grasas trans en sus restaurantes en Brasil y Argentina.

Expertos en la reunión de la OPS urgieron que oficiales de salud y productores privados cooperen para acelerar la eliminación de las grasas trans en la Región.

"Esta es un área en la que necesitamos trabajar junto con la industria para el desarrollo de un calendario de eliminación progresiva de las grasas trans de los alimentos que consumimos y para ayudar a la industria a que las reemplace por alternativas más saludables", dijo el Dr. Jacoby. "Afortunadamente, la industria de la alimentación es receptiva a este tipo de esfuerzos, especialmente cuando los consumidores expresan sus preocupaciones".

Miembros del grupo de trabajo enfatizaron que no todas las grasas son malas. "No sólo estamos hablando de reducir las grasas trans sino de incrementar las grasas saludables en la dieta. Este es un mensaje positivo", dijo Uauy.

La reunión del grupo de la trabajo hace parte de los esfuerzos más amplios de la OPS para reducir la creciente carga de enfermedades crónicas, incluidas las enfermedades cardiovasculares, que representan una causa principal de muerte prematura en las Américas como los accidentes cerebrovasculares y la diabetes, que están creciendo a una alarmante velocidad en la región.

Los esfuerzos de la OPS en este área también incluyen la campaña "A comer sano, a vivir bien y a moverse América" para asistir a los países de la Región a que promuevan mejores hábitos de alimentación y se incremente el índice de la actividad física entre sus poblaciones. Estas iniciativas se enmarcan también dentro de la Estrategia Regional para la Prevención y el Control de las Enfermedades Crónicas de la OPS así como en la Estrategia de Nutrición en Salud y Desarrollo.




 

Calle 18 de Calacoto Nro. 8022, Edificio Parque 18, pisos 2 y 3, Zona Sur, La Paz - Bolivia
Casillas Postales 9790 y 2504
Country/City Code: 011-591-2 Tel: (+591 2)2-979730 Fax: (+591 2)2-971146
http://www.paho.org/bol/  contacto@bol.ops-oms.org