Skip to content

Las colisiones en las vías de tránsito, principal causa de defunción entre los jóvenes de 10 a 24 años, según un informe de la OMS

Imprimir Correo electrónico
Ginebra, Suiza - 19 de abril de 2007
Con el nuevo informe se conmemora la primera Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial

Las colisiones en las vías de tránsito son la principal causa de defunción entre los jóvenes de 10 a 24 años, según un nuevo informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En dicho informe, titulado "Los jóvenes y la seguridad vial" , se señala que cada año mueren casi 400 000 jóvenes de menos de 25 años como consecuencia de colisiones en vías de tránsito, y varios millones más sufren heridas o quedan discapacitados.

La gran mayoría de esas defunciones y traumatismos se producen en los países de ingresos bajos y medianos. Las tasas más elevadas se dan en África y Oriente Medio. Los jóvenes de ambientes económicamente desfavorecidos son los que más riesgo corren en todos los países. Los hombres jóvenes tienen más probabilidades que las mujeres de ser víctimas mortales en accidentes de tránsito en todos los grupos de edad por debajo de los 25 años.

A menos que se tomen medidas mundiales más integrales, el número de defunciones y traumatismos probablemente aumentará de forma considerable. Las colisiones en las vías de tránsito cuestan US$ 518 000 millones a nivel mundial en material, salud y otros conceptos. En muchos países de ingresos bajos y medianos, el costo de las colisiones representa un 1%-1,5% del PNB, y en algunos casos supera la cantidad total recibida en concepto de ayuda al desarrollo internacional.

En Los jóvenes y la seguridad vial se resalta que la mayoría de esas colisiones son predecibles, y prevenibles. En muchas de ellas se ven implicados niños que juegan en la calle, peatones jóvenes, ciclistas, motociclistas, conductores noveles y pasajeros del transporte público.

En el informe se señala que los niños no son sólo adultos pequeños. Debido a su estatura, su nivel de madurez, sus intereses y su necesidad de jugar y de desplazarse sin peligro a la escuela, requieren medidas de seguridad especiales. Además, advierte el informe, para proteger a los jóvenes de más edad se requiere otro tipo de medidas, como por ejemplo una reducción de los límites de alcoholemia para los conductores jóvenes y programas de permisos progresivos.

Como parte de la primera Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial (23-29 de abril de 2007), la OMS lanza el citado informe para señalar a la atención las elevadas tasas mundiales de defunción, traumatismos y discapacidad causadas entre los jóvenes por las colisiones en las vías de tránsito. Los jóvenes y la seguridad vial resalta diversos ejemplos de países donde las mejoras introducidas, como la reducción de los límites de velocidad, la adopción de medidas enérgicas contra la ebriedad al volante, la promoción del uso del cinturón de seguridad y la vigilancia del cumplimiento de esa obligación, los sistemas de retención para niños, y el uso del casco entre los motociclistas, así como las mejoras de la infraestructura viaria y la creación de zonas de recreo infantil seguras, han reducido considerablemente el número de defunciones y traumatismos.

"La falta de seguridad en las carreteras se ha convertido en un importante obstáculo para la salud y el desarrollo", dijo la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS. "Nuestros niños y los adultos jóvenes figuran entre las personas más vulnerables. Las colisiones en las vías de tránsito no son "accidentes". Tenemos que cuestionar la idea de que son inevitables, y adoptar una perspectiva proactiva, preventiva".

Los jóvenes y la seguridad vial se acompaña de un segundo documento más personal, Rostros tras las cifras: testimonios de las víctimas de accidentes de tránsito y de sus familiares. Elaborado conjuntamente por la OMS y por la Association for Safe International Road Travel, este libro presenta relatos de primera mano de las experiencias de las víctimas, sus familiares y sus amigos tras los accidentes. Todas las historias narradas, que añaden un rostro humano muy emotivo a las estadísticas proporcionadas en numerosos informes de todo el mundo sobre la seguridad vial, revelan las secuelas físicas, psicológicas, emocionales y económicas que acarrean las defunciones y los traumatismos por accidentes de tránsito. En particular, esos relatos nos hacen profundizar en el enorme sufrimiento que conlleva cada muerte y lesión todos los años. Por añadidura, se destacan así algunas de las iniciativas emprendidas por grupos e individuos para mejorar la seguridad vial compartiendo sus temores, su frustración y su descontento para impedir que esos hechos vuelvan a producirse.

En los Rostros tras las cifras hallamos los siguientes casos:

  • El 16 de septiembre de 2002, Jane Njawe, de 42 años, emprendió junto con otras dos personas un viaje desde Yaundé, capital del Camerún, a Douala, en el norte del país. Al cabo de una hora de viaje, un autobús que circulaba en dirección contraria intentó adelantar a un camión en una curva a gran velocidad. Sin posibilidad de ver si alguien se aproximaba, el conductor del camión no pudo evitar el choque con el automóvil, cuyos ocupantes resultaron todos heridos. Mientras que los acompañantes de Jane fueron conducidos a un hospital cercano, ella acabó en un dispensario apenas equipado y con malos profesionales. Madre de cuatro niños, incluido uno de tres años, Jane murió cinco horas más tarde por falta de sangre. El marido de Jane, Pius Njawe, creó una organización llamada Justicia y Jane para mantener viva su memoria y promover la seguridad vial.
  • El 29 de agosto de 2003, Balazs Geszti, un carnicero húngaro de 24 años, volvía a casa con su hermanastro, Peter, a primeras horas de la mañana, después de asistir a una boda. Habían estado bebiendo mucho. Poco después de llegar a casa, Balazs recibió una llamada telefónica de su novia, que quería que fuese a otra fiesta. De nuevo en su coche a toda velocidad, Balazs se estrelló contra una barrera de hormigón a 140 km por hora en una zona de velocidad limitada a 50, y murió del impacto. Peter es ahora coordinador de voluntarios para Hábitat para la Humanidad, y piensa que, si no hubiera bebido, o conducido a tal velocidad, Balazs estaría hoy vivo.
  • En mayo de 2002, Sateni Luangpitak, un mototaxista de Tailandia, chocó con otro vehículo. Sateni, que tiene hoy 28 años, conducía a 80 km por hora. La colisión lo lanzó a la calzada, donde se golpeó la cabeza y el hombro izquierdo. A pesar de llevar casco, Sateni perdió la conciencia. Cuando Prayoon Muangme, un amigo suyo, se dio cuenta de que los servicios de emergencia tardarían demasiado en llegar, decidió traladar a Sateni a un hospital cercano. Una vez allí, sin embargo, le dijeron que no había servicio de traumatología, y tuvo que llevar a su amigo a otro consultorio. Sateni tuvo la fortuna de que el casco le protegió la cabeza, por lo que sólo sufrió traumatismos leves. No obstante, como consecuencia del choque se quedó sin trabajo y vio mermada su capacidad para ganarse la vida.

La OMS, las Comisiones Regionales de las Naciones Unidas y otros asociados están organizando la primera Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial con miras a fomentar la toma de conciencia sobre el problema y a dar voz a los jóvenes. Para encabezar la campaña mundial, los días 23 y 24 de abril de 2007 se celebrará en Ginebra, Suiza, una Asamblea Mundial de la Juventud donde jóvenes delegados de más de cien países compartirán sus experiencias y planificarán actividades conjuntas para mejorar la seguridad vial. Diversos líderes mundiales, entre ellos el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el Primer Ministro británico Tony Blair y estrellas como Moby intervendrán en la inauguración de la Asamblea Mundial de la Juventud.

"La Asamblea Mundial de la Juventud representa nuestra oportunidad para avanzar y asumir responsabilidades. Ha llegado la hora de hacer oír nuestra voz. La Declaración de los Jóvenes sobre Seguridad Vial es sólo el primer paso en un largo camino hacia la seguridad del transporte de los jóvenes de todo el mundo", dijo la libanesa Nelly Ghossaini, de 21 años, presidenta de la Asamblea Mundial de la Juventud.

Países y comunidades conmemorarán el evento en todo el mundo. Está previsto que los gobiernos, las Naciones Unidas y otros organismos internacionales, así como empresas del sector privado, fundaciones y grupos implicados en la mejora de la seguridad vial, organicen cientos de iniciativas locales, nacionales e internacionales.


Declaratión de los jóvenes sobre seguridad vial PDF 2.21MB
Asamblea Mundial de la Juventud por la Seguridad Vial - en inglés HTM
Primera Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial HTM

Calle 18 de Calacoto Nro. 8022, Edificio Parque 18, pisos 2 y 3, Zona Sur, La Paz - Bolivia
Casillas Postales 9790 y 2504
Country/City Code: 011-591-2 Tel: (+591 2)2-979730 Fax: (+591 2)2-971146
http://www.paho.org/bol/  contacto@bol.ops-oms.org