Conectate

Inicio

La OMS intensifica sus esfuerzos por mejorar la disponibilidad de sangre segura para las madres

Imprimir Correo electrónico
Ginebra, Suiza - 12 de junio de 2007
Nueva encuesta de la OMS sobre seguridad de la sangre y las donaciones

La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene previsto poner en marcha con ocasión del Día Mundial del Donante de Sangre, celebrado este año bajo el lema «Sangre segura para una maternidad sin riesgos», una nueva iniciativa destinada a mejorar la disponibilidad y el uso de sangre segura para salvar la vida de muchas mujeres durante y después del parto. Esta iniciativa no es sino el primer paso dentro de un programa más amplio de seguridad de la sangre redefinido esta semana en Ottawa, cuya finalidad es avanzar hacia el acceso universal a las transfusiones seguras, en apoyo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El 14 de junio, la OMS publicará asimismo un conjunto de datos recabados de 172 países sobre las tendencias actuales en materia de donación de sangre, acceso a las transfusiones y realización de pruebas.

Cada año mueren en el planeta más de 500 000 mujeres durante el embarazo, el parto o el puerperio, el 99% de ellas en el mundo en desarrollo. Se estima que un 25% de estas defunciones se deben a hemorragias intensas durante el parto, que vienen a constituir la causa más común de mortalidad materna.

Los casos de hemorragia intensa durante o después del parto representan, dentro de la mortalidad materna, alrededor de un 34% en África, un 31% en Asia y un 21% en América Latina y el Caribe.

Las embarazadas, que en el mundo en desarrollo constituyen, junto con los niños, uno de los principales grupos de pacientes que precisan transfusiones de sangre, son particularmente vulnerables a las situaciones de escasez de sangre, así como a las infecciones por el VIH y los virus de la hepatitis B y C causadas por la transfusión de sangre contaminada.

«Si siguen las tendencias actuales, el mundo no logrará alcanzar la meta 5 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que prevé la reducción de la mortalidad materna», ha declarado la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS. «Debemos hacer todo lo que está en nuestras manos por mejorar las tasas de supervivencia de las mujeres durante y después del parto.»

Las transfusiones sanguíneas han sido identificadas como una de las ocho intervenciones clave capaces de salvar vidas en los centros asistenciales que ofrecen servicios de atención obstétrica de emergencia. La realización de una transfusión de sangre segura en condiciones apropiadas y en el momento preciso durante el trabajo de parto y el parto propiamente dicho puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte para muchas mujeres y sus recién nacidos.

La iniciativa mundial «Sangre segura para una maternidad sin riesgos» tiene por objeto mejorar el acceso a las transfusiones de sangre no contaminada a fin de atender las complicaciones obstétricas, dentro de un enfoque integral de atención materna. Ello incluye una buena atención prenatal, la prevención y el tratamiento temprano de la anemia, la evaluación de la necesidad de efectuar transfusiones y la realización de estas últimas con sangre segura y sólo en los casos en que realmente sea preciso.

La OMS reforzará la capacidad de los bancos de sangre y hospitales distritales para mejorar la salud materna, mediante la prestación de apoyo técnico en las esferas de la donación voluntaria de sangre, la extracción de sangre en condiciones seguras, la realización de pruebas de calidad garantizada y la adopción de prácticas clínicas óptimas. Asimismo, ofrecerá, a través de sus redes regionales presentes en el mundo entero, formación a nivel distrital para médicos prácticos, enfermeros, técnicos sanitarios y otros profesionales clave de la salud.

La falta de acceso de la mujer a transfusiones de sangre seguras es un problema muy generalizado en los países en desarrollo. Aunque en estos últimos se concentra más del 80% de la población mundial, actualmente sólo les corresponde un 45% de los suministros mundiales de sangre.

De los 80 países con tasas de donación inferiores al 1% de la población (es decir, menos de 10 donaciones por cada 1000 habitantes), 79 pertenecen a regiones en desarrollo; generalmente, se recomienda que entre un 1% y un 3% de la población done sangre para atender las necesidades de un país.

La última encuesta de la OMS, realizada en 172 países, con una cobertura del 95% de la población mundial y basada en datos correspondientes a 2004, revela que desde el inicio del milenio se han realizado algunos progresos hacia la meta de asegurar un suministro de sangre más seguro y adecuado.

Uno de los indicadores de la encuesta es el nivel de implantación de la donación de sangre voluntaria y no remunerada, que sigue constituyendo uno de los pilares de las recomendaciones de la OMS para asegurar la disponibilidad de sangre no contaminada y en cantidades suficientes.

En 2004, 50 países alcanzaron niveles de donación de sangre voluntaria y no remunerada del 100%, lo que supone un aumento importante con respecto a los 39 países que lo lograron en 2002. Tres de los 11 nuevos países que han alcanzado esta meta pertenecen a la categoría de países menos adelantados. Cada vez son más los países que avanzan hacia la donación voluntaria de sangre. En 2002, el número de países en los que menos del 25% de la sangre se obtiene de donantes voluntarios y no remunerados ascendía a 63. Para 2004, esa cifra disminuyó a 46.

La práctica de analizar la sangre para detectar infecciones importantes como el VIH/SIDA, la hepatitis B o la hepatitis C también se está extendiendo, aunque en muchos países existen pocos indicadores que muestren si las pruebas pertinentes se llevan a cabo con arreglo a procedimientos de calidad garantizada. De los 40 países que conforman el África subsahariana, 28 aún no han establecido sistemas nacionales de control de la calidad.

De los 148 países que facilitaron datos sobre la realización de pruebas para la detección de infecciones transmisibles por transfusión, 41 (un 28%) carecían de la capacidad necesaria para de someter la sangre donada a pruebas de detección para uno o más de los marcadores.

Entre los días 9 y 11 de junio, se celebró en Ottawa una reunión consultiva mundial organizada por la OMS con la colaboración y el apoyo del Gobierno del Canadá y los servicios de transfusión del Canadá y Francia. Alrededor de un centenar de expertos en la materia hicieron un llamamiento a los gobiernos, los organismos internacionales y las organizaciones no gubernamentales para que colaboren para lograr, de aquí a 2015, el acceso universal a transfusiones de sangre seguras, en apoyo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio relativos a la reducción de la mortalidad materna y en la niñez y la prevención de la transmisión, a través de transfusiones de sangre y productos sanguíneos contaminados, del VIH, la hepatitis y otras infecciones potencialmente mortíferas.

Nota para los editores/periodistas

Aunque el Día Mundial del Donante de Sangre se celebra el 14 de junio en la mayoría de los países, este año el evento principal será patrocinado por el Gobierno del Canadá. Las festividades tendrán lugar en Ottawa, en presencia del Ministro de Salud del Canadá y diversos invitados de la OMS y otros asociados internacionales.

La OMS se esfuerza por promover con sus asociados en el plano internacional y en los países mejores prácticas de extracción sanguínea, políticas que aseguren que las donaciones de sangre sean no remuneradas y voluntarias al cien por cien, la realización de pruebas para asegurar la calidad de la sangre y el uso racional de la misma.

La OMS, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, la Sociedad Internacional de Transfusión de Sangre y la Federación Internacional de Organizaciones de Donantes de Sangre aunaron sus fuerzas en 2004 para celebrar por primera vez el Día Mundial del Donante de Sangre, que rinde tributo a los donantes de sangre voluntarios y no remunerados y su contribución altruista, que permite mejorar la salud y salvar vidas. En 2005, la Asamblea Mundial de la Salud adoptó una resolución por la que se implantaba la celebración anual del Día Mundial del Donante de Sangre. Desde entonces, este evento se ha convertido en un instrumento para poner en marcha campañas nacionales y regionales de sensibilización y promoción destinadas a fomentar las donaciones de sangre y la aplicación de prácticas de transfusión más seguras.

Para la recogida de datos sobre seguridad de la sangre, la OMS realiza cada dos años una encuesta de amplio alcance dirigida a los gobiernos nacionales.


Sitio del Día Mundial del Donante de Sangre - en inglés HTM
Nota informativa: Sangre, seguridad y donaciones HTM

 

Calle 18 de Calacoto Nro. 8022, Edificio Parque 18, pisos 2 y 3, Zona Sur, La Paz - Bolivia
Casillas Postales 9790 y 2504
Country/City Code: 011-591-2 Tel: (+591 2)2-979730 Fax: (+591 2)2-971146
http://www.paho.org/bol/  contacto@bol.ops-oms.org