Skip to content

El programa de investigaciones sobre enfermedades tropicales radicado en la OMS (TDR) pondrá en práctica una nueva estrategia centrada en las enfermed

Ginebra, Suiza - 22 de junio de 2007
El Programa Especial de Investigaciones y Enseñanzas sobre Enfermedades Tropicales (TDR), radicado en la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha adoptado una nueva estrategia para fortalecer y ampliar las investigaciones destinadas a prevenir y controlar las "enfermedades infecciosas de la pobreza".

La estrategia aprovecha los 30 años de trabajo del programa en el desarrollo de nuevos fármacos, la elaboración de estrategias y la mejora de la capacidad de investigación en países donde las enfermedades parasitarias tropicales son endémicas. El nuevo plan aborda algunas de las enfermedades emergentes a las que tienen que hacer frente los países en desarrollo, tales como la coinfección por VIH y tuberculosis.

En la próxima década, el TDR se centrará en la eliminación de los principales obstáculos a la prestación de asistencia terapéutica a las poblaciones pobres y remotas, y en el fomento del liderazgo en materia de investigación y políticas en países donde estas enfermedades crean importantes problemas de salud.

«Si queremos que la mejora de la salud funcione como una estrategia de reducción de la pobreza, tenemos que llegar a los pobres. Esa es la prueba decisiva, y ahí es donde estamos fallando», ha dicho la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS en su discurso del jueves en la sesión inaugural de la Junta Coordinadora Común del TDR. «Me complace observar que el TDR se adentra en este nuevo territorio.»

El jueves, la Junta aprobó la nueva estrategia y visión para el próximo decenio. La Junta la integran los cuatro copatrocinadores del TDR (el Banco Mundial, la OMS, el PNUD y el UNICEF) y 30 representantes de los gobiernos de los países desarrollados y en desarrollo.

En la visión se pide al TDR, uno de los principales programas de las Naciones Unidas dedicados a la investigación sanitaria en el mundo en desarrollo, que «fomente un esfuerzo mundial eficaz de investigación sobre las enfermedades infecciosas de la pobreza en el que los países endémicos desempeñen un papel crucial.»

A lo largo de los tres últimos decenios, el TDR ha patrocinado investigaciones que han allanado el camino hacia el control de la lepra, oncocercosis, enfermedad de Chagas, filariasis linfática y leishmaniasis visceral. Estas cinco enfermedades tropicales desatendidas, que mataban o incapacitaban a millones de personas cada año, están ahora en vías de ser eliminadas a nivel mundial o regional, «en gran medida gracias a las estrategias e instrumentos desarrollados a través de actividades coordinadas por el TDR», ha observado la Dra. Chan.

El TDR también inició y patrocinó a mediados de la década de los noventa los primeros estudios de campo a gran escala sobre los mosquiteros impregnados de insecticida, que demostraron su valor en el control del paludismo.

Con la nueva estrategia se aprovecharán las redes del TDR y su experiencia en investigación de campo para hacer frente a uno de los principales retos que tiene ante sí la comunidad sanitaria mundial: el acceso de los pobres a la atención primaria.

Las investigaciones sobre ejecución (esto es, las destinadas a determinar la mejor forma de utilizar los medicamentos e instrumentos sanitarios en las comunidades y los sistemas de salud) han sido tradicionalmente un elemento clave de la labor del TDR.

Así, por ejemplo, a mediados de los años noventa, el TDR creó un modelo de tratamiento de la oncocercosis con ivermectina dirigido por la comunidad. Este sistema se ha convertido en la columna vertebral de las estrategias de control en comunidades africanas rurales remotas donde no hay médicos ni centros de atención sanitaria. Los sistemas de tratamiento dirigidos por la comunidad cubren en la actualidad a 60 millones de africanos, y en 2010 cubrirán a unos 100 millones, es decir, aproximadamente un sexto de la población del África subsahariana. Las medidas de control de la oncocercosis se han considerado «una de las campañas de salud pública más exitosas llevadas a cabo en el mundo en desarrollo» (UNESCO, 2005).

El TDR está apoyando a los científicos africanos en sus investigaciones sobre cómo utilizar los sistemas dirigidos por la comunidad para llevar a cabo otras intervenciones esenciales de atención primaria que siguen estando infrautilizadas, tales como los mosquiteros tratados con insecticidas, el tratamiento domiciliario del paludismo, el diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis, y los suplementos de vitamina A.

Nota de la Redacción

«La investigación apoyada por el TDR ha marcado un hito porque ha supuesto un compromiso a largo plazo de los países y de los donantes con la investigación como factor esencial para el control de las enfermedades», ha dicho el Dr. Robert Ridley, Director del TDR. «En colaboración con expertos de todo el mundo, y en particular de los países endémicos, identificamos problemas o lagunas fundamentales que hay que investigar en materia de control de las enfermedades. Patrocinamos alianzas en materia de investigación que proporcionan soluciones basadas en pruebas científicas que pueden ser emprendidas por los ministerios de salud, los organismos sanitarios mundiales y los funcionarios encargados del control de las enfermedades.»

Las investigaciones sobre la ejecución son fundamentales para lograr el objetivo más general de la OMS de mejorar el acceso a medicaciones e instrumentos esenciales para el mantenimiento de la salud. «En la experiencia del TDR se cuentan algunos de los mejores modelos para lograr ese objetivo, y la inversión en ese tipo de investigación ahorra tiempo y dinero a largo plazo», ha dicho el Dr. Rolf Korte, el nuevo presidente de la Junta Coordinadora Común del TDR.

Yendo más allá de los ámbitos exclusivos de los expertos, la nueva estrategia fomentará la participación de amplios grupos de interesados que evaluarán y propondrán nuevas orientaciones para la investigación sobre determinadas enfermedades y temas. Con la colaboración de varios asociados, se está creando una nueva plataforma de gestión del conocimiento en internet (TropIKA.net), y está prevista una nueva serie de publicaciones sobre las tendencias y avances en materia de enfermedades tropicales.

Entre otras nuevas actividades se pueden citar, por ejemplo, las investigaciones para definir cuándo y cómo iniciar el tratamiento en pacientes con coinfección por VIH y tuberculosis, o la creación e identificación de pruebas diagnósticas rápidas para enfermedades como la tuberculosis y la sífilis que se puedan utilizar especialmente en comunidades remotas.

En colaboración con asociados del sector público y privado, el TDR también está creando y extendiendo amplias redes para acelerar la selección e identificación de potenciales fármacos nuevos e innovadores para enfermedades tales como el paludismo, actividad que recibe una atención insuficiente por parte de la investigación y desarrollo del sector privado.

El Dr. Halfdan Mahler, ex Director General de la OMS que ayudó a dirigir la creación del programa en los años setenta, dijo: «Ahora que la OMS se prepara para escribir la historia de sus primeros 60 años, cualquier capítulo sobre enfermedades tropicales debería destacar la inmensa contribución del TDR a las estrategias de control de la OMS.»


Programa Especial de Investigaciones y Enseñanzas sobre Enfermedades Tropicales (TDR) HTM

Campus Virtual de Salud Publica Expertise Locator Health in the Américas 2007

Calle 18 de Calacoto Nro. 8022, Edificio Parque 18, pisos 2 y 3, Zona Sur, La Paz - Bolivia
Casillas Postales 9790 y 2504
Country/City Code: 011-591-2 Tel: (+591 2)2-979730 Fax: (+591 2)2-971146
http://www.paho.org/bol/  contacto@bol.ops-oms.org