OPS: Prevengamos el cáncer promoviendo hoy una infancia activa

Imprimir Correo electrónico
Washington, Estados Unidos - 06 de febrero de 2008
Washington, D.C., 4 de febrero de 2009 (OPS) — Establecer y mantener hábitos saludables en las edades tempranas de la vida, particularmente comiendo en forma saludable y haciendo ejercicio, es crítico para lograr disminuir los casos de cáncer a futuro, dijeron hoy expertos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) con motivo del Día Mundial del Cáncer 2009.

Al comprometerse con su apoyo a la campaña del Día Mundial del Cáncer "Nos encanta movernos y comer sano", la directora de la OPS, Dra. Mirta Roses Periago, hizo un llamado a los padres, profesores, trabajadores de la salud y tomadores de decisión para que promuevan en la infancia hábitos saludables en la alimentación y de práctica de ejercicio físico.

"Entre 3 y 4 millones de nuevos casos de cáncer se podrían prevenir evitando un exceso de peso corporal", dijo la Dra. Roses. "Lamentablemente, en casi todos los países de las Américas la actual tendencia entre niños y niñas es hacia más sobrepeso y obesidad. Con casi toda seguridad, esto se traducirá en mayores índices de cáncer cuando sean adultos".

Hay pruebas científicas que demuestran una relación entre el sobrepeso y cánceres del esófago, riñones, endometrio, páncreas, mama y sistema gastrointestinal. Sin embargo, una encuesta realizada por la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) revela un bajo nivel de conocimiento público a la relación entre exceso de peso corporal y cáncer. Alrededor del 40 por ciento de las personas en el continente americano, Australia/Nueva Zelanda y Asia occidental desconocían que tener sobrepeso aumenta el riesgo de cáncer, con una conciencia menor en otras regiones.

"La actual falta de comprensión pública sobre el vínculo entre peso corporal y cáncer probablemente se equipare a nuestras actitudes con respecto al tabaquismo y el cáncer a fines de la década de 1950", dijo David Hill, presidente de la UICC.

Estudios recientes sobre América Latina y el Caribe sugieren crecientes tasas de obesidad infantil. Así, una encuesta del 2007 en Chile, por ejemplo, reveló que casi un 20 por ciento de niños/niñas de 6 años eran obesos. Y un informe de México de 1999 descubrió que el 19.5 por ciento de los escolares tenían sobrepeso o eran obesos.

En el mundo se prevé que aproximadamente 22 millones de niños menores de 5 años tienen sobrepeso o son obesos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que para el 2015, unos 2.3 billones de adultos tendrán sobrepeso, de los cuales 700 millones serán obesos.

Expertos en salud pública atribuyen la tendencia creciente al exceso de sobrepeso a múltiples factores, incluidos dietas de alimentos con altos contenidos grasos, la globalización del suministro mundial de alimentos, tecnologías que ahorran trabajo, y formas sedentarias de transporte y entretenimiento. Combinados, estos factores se mezclan creando un ambiente obeso-génico que crecientemente dificulta que las personas controlen su peso.

Uno de los principales mensajes del Día Mundial del Cáncer de este año es que la mejor manera de lograr un peso corporal saludable es adoptar buenos hábitos de alimentación saludable, de ingesta de frutas y verduras, y de ejercicio físico durante la infancia, y mantenerlos durante el curso de toda la vida. Las familias, los colegios y las universidades juegan un papel importante a la hora de asegurarse de que los menores y los jóvenes limiten el consumo de alimentos con alto contenido calórico, productos y bebidas de pobre valor nutritivo, y dediquen tiempo suficiente (un mínimo de 60 minutos diarios) a la práctica de actividades físicas como juegos, deportes o actividades al aire libre.

También son igualmente importantes las políticas públicas que influyen sobre los citados factores medioambientales, particularmente en material de sistemas de transportes, precios de alimentos frescos y naturales, y la disponibilidad de espacios verdes y zonas para la recreación.

"Podemos y debemos ayudar a que nuestros niños adopten estilos de vida más saludables", dijo la Dra. Roses. "Pero esta no solo responsabilidad de padres y niños. También necesitamos la actuación de gobiernos, industria privada, escuelas y comunidades para asegurarnos que las opciones saludables son las opciones a las que más fácilmente puedan acceder tanto niños como adultos".