La FAO y la OMS crean un fondo fiduciario dotado con US$ 40 millones para promover la participación de los países pobres en el Codex Alimentarius

Imprimir Correo electrónico
Ginebra, Suiza - 24 de febrero de 2003

14 de febrero de 2003 ROMA, GINEBRA -- La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han puesto hoy en marcha en Ginebra un fondo fiduciario dotado con US$ 40 millones para promover la participación de los países menos desarrollados del mundo en el Codex Alimentarius. El Codex Alimentarius establece normas alimentarias destinadas a proteger la salud de los consumidores y garantizar que el comercio de alimentos se rija por prácticas leales.

Se ha previsto que el Proyecto y Fondo FAO/OMS para Promover la Participación en el Codex, que ya ha recibido su primera contribución de Suiza, esté en funcionamiento por un periodo de 12 años.

La Comisión del Codex Alimentarius fue creada en 1962 por la FAO y la OMS, y actualmente cuenta con 168 países miembros. Dado que la Comisión se encarga de establecer normas internacionales en materia de inocuidad y comercio de los alimentos, ésta es igualmente importante para los países desarrollados y los países en desarrollo. Sin embargo, muchos países en desarrollo, en particular los menos adelantados, no han participado plenamente en la labor de la Comisión, debido al gasto que supone asistir a las reuniones y a los grupos de trabajo.

El fondo fiduciario contribuirá a aumentar la participación de unos 120 países en desarrollo y en transición en el importantísimo trabajo de la Comisión. Además, el fondo favorecerá que reguladores y expertos en alimentación de todas las regiones del mundo participen en el establecimiento de normas internacionales y mejoren su capacidad para formular normas eficaces en materia de inocuidad y calidad de los alimentos, tanto en el marco del Codex Alimentarius como de los sistemas nacionales destinados a asegurar la inocuidad de los alimentos en sus países.

En las palabras dirigidas a la Comisión del Codex Alimentarius, reunida en sesión extraordinaria hoy en Ginebra con ocasión del lanzamiento del fondo, la Dra. Gro Harlem Brundtland, Directora General de la OMS, ha declarado: «Estamos convencidos de que a través de una mayor participación en el Codex, los 168 miembros estarán mejor capacitados para crear y administrar sus propias normas alimentarias y sistemas nacionales destinados a asegurar la inocuidad de los alimentos en sus países. Esto permitirá que todos los miembros del Codex mejoren la calidad y la inocuidad de los alimentos a nivel nacional, y sean más competentes en los intercambios comerciales de sus alimentos a nivel internacional.»

El Dr. Jacques Diouf, Director General de la FAO, ha declarado en una intervención grabada en vídeo: «Los países en desarrollo afirman que a menudo les resulta difícil participar en el Codex y que su voz sea escuchada. Debido a los limitados recursos de que disponen, los gobiernos de los países en desarrollo no siempre pueden dar a las actividades del Codex la prioridad que se merecen. Esto debe cambiar. Todos los países, en especial los países en desarrollo, han de participar plenamente en el debate internacional y en la elaboración de directrices políticas en materia de inocuidad y comercio de los alimentos.»

El Sr. Tom Billy, Presidente de la Comisión del Codex Alimentarius, ha declarado: «En nombre de la Comisión, acojo con gran satisfacción esta nueva iniciativa, que encaja en el marco estratégico global de la Comisión del Codex Alimentarius y permitirá que los países miembros contribuyan más a que el Codex evolucione rápidamente en respuesta a las necesidades del mundo actual.»

En los últimos años, las normas de inocuidad alimentaria han adquirido cada vez más importancia, a raíz de varias crisis relacionadas con la salubridad de los alimentos a las que se han enfrentado distintos países, como la enfermedad de las vacas locas, la contaminación de piensos animales con dioxinas y la contaminación por listeria de productos lácteos y alimentos listos para el consumo.

Según la FAO y la OMS, la implantación de normas alimentarias adecuadas, cuando se aplican de manera apropiada, sirve para proteger la salud de los consumidores. Cuando esas normas no existen, o cuando las que están en vigor no se aplican de forma sistemática, el resultado puede ser un aumento de la propagación de enfermedades graves de transmisión alimentaria. Además, la armonización de normas alimentarias favorece la existencia de un sistema de comercio regulado, previsible y no discriminatorio, que respalde al sector agrícola y, en general, promueva el desarrollo

Para más información, póngase en contacto con:

Gregory Hartl - Asesor de comunicación
Desarrollo Sostenible y Ambientes Saludables
OMS, Ginebra
Teléfono: (+41 22) 791 4458
Teléfono móvil: (+41 22) 79 203 6715
Email: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla