El tratamiento doméstico del agua es clave para prevenir enfermedades

Imprimir Correo electrónico
Washington DC, Estados Unidos - 06 de junio de 2003
Washington, D.C., 5 de junio de 2003 (OPS) û La segunda reunión para el Establecimiento de una Red Internacional para promover el Tratamiento y Almacenamiento Seguro de Agua en el Hogar culminó hoy con un plenario en donde se presentaron estudios realizados en base al uso de tecnologías simples y económicas, como la instalación de filtros de agua o de agentes de cloración, que proporcionan enormes y mensurables beneficios para la salud pública.

El plan estratégico de la red ûun foro constituido por entidades públicas y privadasû es cumplir para 2008 con la meta de reducir en forma significativa los casos de enfermedades que se trasmiten a través del agua no potable, especialmente entre los niños y las poblaciones más pobres, promoviendo el tratamiento y almacenamiento seguro del agua doméstica.

En los comienzos del siglo XXI, hay 1.1 billones de personas en el mundo que no tienen acceso a agua potable. Esta situación afecta a 130 millones de habitantes en América Latina y el Caribe. Los porcentajes de población sin servicios de agua potable y saneamiento son 5 veces más altos en las zonas rurales que en las ciudades.

Las cifras globales indican que el 4,5% de la carga mundial de enfermedad es debido al uso de agua no potable. Más de 2,2 millones de personas, en su mayoría niños menores de cinco años, mueren a causa de enfermedades diarreicas vinculadas al agua insegura. Y se calcula que los casos de estas enfermedades disminuirían hasta en un 40% mejorando la calidad del agua. Frente a este panorama, los panelistas destacaron que el agua, así como la salud, son derechos humanos fundamentales.

Los expertos explicaron que hay por lo menos dos herramientas para mejorar este panorama sanitario: extender el acceso al agua potable y mejorar la seguridad del agua. Esta última alternativa, según presentaron, puede implicar una inversión inferior a los seis dólares, lo que demuestra su valor costoûefectividad. Además, estudios realizados en distintos países del mundo, desde India hasta Perú, demostraron que el cuidado del agua en el hogar logra mejorar la “calidad microbiana” del agua y, por ende, reducir el riesgo de enfermedad.

Estas técnicas simples de filtrado demostraron su efectividad en situaciones límite como la epidemia de cólera en Perú durante 1995 a 1998.

El gran desafío, que involucra a todos los sectores de la comunidad internacional, es lograr el acceso universal al agua. Y para esto, los más de 30 presentes en el encuentro manifestaron que estas redes son esenciales. Especialmente para cumplir con las Metas de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas para el 2015, que incluyen disminuir en 2/3 la mortalidad de los niños menores de 5 años y reducir a la mitad el porcentaje de personas que carecen de agua potable.

La reunión para el establecimiento de la red estuvo a cargo de la Organización Mundial de la Salud, en coordinación con la OPS. Entre las instituciones asistentes se incluyen la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo, organismos multilaterales, Banco Mundial, representantes del sector público y privado, universidades, centros de investigación, Instituto Tecnológico de Massachussets, Consejo Internacional de Enfermeras, Asociaciones Internacionales de Profesionales y Asociación Internacional de Aguas.

La OPS fue establecida oficialmente en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Trabaja con los países de las Américas para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes. Funciona como la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud.