Ministros de Salud acuerdan un trabajo integrado para frenar el dramático avance del dengue

Imprimir Correo electrónico
Washington D.C., Estados Unidos - 25 de septiembre de 2003
Los ministros de Salud reunidos en la sede de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) acordaron un trabajo integrado en acciones sanitarias y promoción social para enfrentar al dengue.

El número de casos de dengue se ha incrementado en las Américas de 393.260 en 1984 hasta la alarmante cifra de 1.019.196 en 2002.

Nuevas estrategias permitirán el fortalecimiento de los programas nacionales existentes y estarán orientadas a reducir los factores de transmisión e instrumentar un sistema de vigilancia integral.

Para poner en marcha esta forma de cooperación técnica, se creará el GTûDengue, un grupo de expertos que, partiendo del análisis regional, se sumará al trabajo técnico en los países para elaborar estrategias nacionales de gestión integradas.

El dengue es una de las enfermedades transmisibles más importantes. Según el informe presentado a los ministros, en las Américas, no sólo es preocupante su propagación, sino el hecho de que se haya introducido en su forma más grave: el dengue hemorrágico.

En la región, el panorama sanitario es el siguiente:

  1. La enfermedad ha mantenido una tendencia ascendente en los últimos 7 años.
  2. Los países de la región Andina (Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela) y Brasil, aportaban el 78,5% del dengue de la región de las Américas en 1996. A finales de 2002, se había producido un incremento del 10%, aportando el 88,5% del dengue reportado en las Américas.
  3. En 2002, Brasil con 780.644, Colombia con 76.996 y Venezuela con 37.676, ocuparon los tres primeros lugares en número de casos de dengue reportados en el continente. Estos países acumulan el 87,3% del total de reportes.

  4. El dengue hemorrágico se incrementó en los últimos 7 años en 2,8 veces, de 5.092 en 1996 a 14.272 en 2002.

Según el informe, "los nuevos programas para enfrentar al dengue hacen eje en la promoción de la salud, ya que este problema sanitario está directamente vinculado al saneamiento del medio domiciliario y a la existencia de criaderos del mosquito vector estrechamente relacionados con el comportamiento humano".

El propósito de las nuevas estrategias ûque integrarán promoción con vigilancia, evaluación de carga y riesgos, y acciones comunitarias y nacionalesû es lograr una "estrategia nacional sostenible", basada en la evaluación y, especialmente, en la continuidad de las acciones.

Estas nuevas acciones requerirán que cada país le de prioridad política a esta acción sanitaria, asignando recursos y garantizando la conducción de la estrategia de gestión. Las metas a alcanzar son ambiciosas y urgentes: reducir el número de brotes, disminuir la magnitud y gravedad de los brotes, mantener bajo el número de casos de la enfermedad y reducir la mortalidad causada por dengue.

La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Es la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud y trabaja con los países para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.