El consumo de tabaco seguirá aumentando pero con una tasa de crecimiento más lenta

Imprimir Correo electrónico
Roma, Italia - 08 de enero de 2004
La demanda mundial de tabaco seguirá aumentando hasta el año 2010, debido en gran medida al crecimiento de la población y de los ingresos, pero la tasa de crecimiento será inferior a las registradas hasta ahora, según un nuevo estudio publicado hoy por la FAO, titulado Previsiones de la producción, consumo y comercialización del tabaco hasta el año 2010.

El estudio precisa que mientras en los países desarrollados se fumará cada vez menos, en las naciones en desarrollo aumentará el consumo de tabaco.

Según las previsiones, la producción global de tabaco sobrepasará los 7,1 millones de toneladas de hojas de tabaco en 2010, un aumento considerable respecto a los 5,9 millones de toneladas producidos en 1997/99. La cifra record de producción de tabaco û 7,5 millones de toneladas û se registró en 1992.

El número de fumadores pasará de los 1.100 millones de 1998 a unos 1.300 millones en 2010, lo que significaría un aumento anual en torno a 1,5 por ciento.

A pesar del aumento general en el consumo de tabaco, el estudio FAO prevé que el consumo por adulto bajará un 10% de aquí al año 2010, pasando de 1,6 Kg. consumidos por persona en el año 2000 a 1,4 Kg., aproximadamente.

Con políticas y campañas destinadas a combatir el tabaco y el hábito de fumar, el consumo por persona podría bajar incluso un 20 por ciento. El consumo por persona está disminuyendo significativamente en los países desarrollados y también, de manera más modesta, en los países en desarrollo, China incluida.

Fumar cigarrillos es la manera más común de consumir tabaco: los cigarrillos confeccionados o liados a mano representan el 85 por ciento del tabaco consumido en todo el mundo. China es la mayor consumidora de cigarrillos del mundo con 320 millones de fumadores.

Alrededor de 100 países son productores de tabaco. Los principales son China, India, Brasil, Estados Unidos, Turquía, Zimbabwe y Malawi; todos juntos producen más del 80 por ciento del tabaco del planeta. China, por sí sola, produce más del 35 por ciento.

Consumo de tabaco

Las proyecciones indican que en el año 2010, los países desarrollados consumirán en torno a un 29 por ciento del consumo mundial de tabaco (en 1998 era el 34 por ciento), mientras que los países en desarrollo consumirán un 71 por ciento.

El modelo general de consumo de tabaco se caracteriza por dos tendencias divergentes. Por un lado, la demanda de tabaco en los países desarrollados disminuye lentamente y llegará a los 2,05 millones de toneladas en 2010, un 10 por ciento menos que los 2,23 millones de toneladas consumidas en 1998, que puede explicarse por el crecimiento más lento de la población y por el aumento de la renta.

Además, en los países desarrollados, la población está cada vez más concienciada de los efectos nocivos que fumar provoca en la salud, a lo que hay que añadir las medidas tomadas por los gobiernos, entre ellas la intensificación de las campañas antiûtabaco, la prohibición de la publicidad y el aumento de los impuestos.

Por su parte, en los países en desarrollo se fumará más y se prevé que el consumo de tabaco alcance en 2010 los 5,9 millones de toneladas (frente a los 4,2 millones de 1997/99). Esta cifra representa un porcentaje anual de crecimiento de 1,7 por ciento entre 1998 y 2010, si bien es significativamente inferior al porcentaje del 2,8 por ciento observado en los países en desarrollo entre 1971 y 1998.

La mayor parte del aumento previsto en la demanda corresponderá al Extremo Oriente, en particular, a China. La cuota de China en la demanda total de tabaco en el mundo seguirá rondando el 37 por ciento en 2010.

En India, el segundo mayor consumidor de tabaco, los cigarrillos convencionales representan sólo el 25 por ciento del consumo. La mayor parte de la población consume tabaco de forma diversa, por ejemplo, con los bidis enrollados a mano, el tabaco para mascar, etc. Con toda probabilidad la demanda total de tabaco en India seguirá aumentando, pero a un ritmo inferior que en las décadas pasadas.

En América Latina, el uso de tabaco en 1998 fue de 0,48 millones de toneladas, de las cuales más de la mitad en Brasil. Se prevé un modesto aumento de la demanda en esa región hasta 2010, principalmente en Brasil.

En África, la demanda total de tabaco aumentó en la década de los 90 y se alcanzó el récord de crecimiento anual (3,5 por ciento). Las previsiones indican que hasta 2010 la tasa de crecimiento será similar.

En Oriente Próximo, la demanda de tabaco aumentará del 0,42 por ciento, un porcentaje de crecimiento algo más bajo que el experimentado en la década de los 90 (0,44 por ciento).

La producción de tabaco se desplaza a los países en vías de desarrollo

Se prevé que los países en desarrollo aumenten su cuota en la producción mundial de tabaco, según el informe de la FAO.

"Las políticas de ayuda a la producción del tabaco en los países desarrollados están sometidas a una presión constante y los beneficios del tabaco, en el ámbito del cultivo, bajarán todavía más", afirma el informe.

Las existencias, con toda probabilidad, aumentarán en los países donde los costes de producción son bajos, no hay restricciones a la producción y se cuenta con buenos sistemas de transporte y de acceso a los mercados internacionales.

"Habida cuenta de ello, podríamos prever también un ulterior traslado de la manufactura de cigarrillos a los países en desarrollo", observa el informe. De hecho, la producción de cigarrillos en los países en desarrollo sobrepasa ya el nivel de producción de los países desarrollados.

Reducir la demanda

El elemento propulsor de la economía mundial del tabaco es el aumento de la demanda en los países en desarrollo. Las políticas institucionales de reducción de uso del tabaco tendrían que centrarse en la demanda antes que en las existencias de producción, sugiere el informe.

"Será difícil reducir la demanda en los países en desarrollo dadas las tendencias del crecimiento de la población y de los ingresos. Pero ya sería un buen resultado conseguir poner un contrapeso a estas tendencias y reducir el consumo por adulto mediante una combinación de políticas de impuestos y de restricciones directas. La disminución de la demanda repercutiría también en el descenso de la producción mundial de tabaco".

Suecia ha promovido el estudio de la FAO sobre el tabaco.




Última actualización el Jueves 03 de Febrero de 2011 05:38