La lucha contra la gripe aviar requiere mayor firmeza.La campaña mundial será costosa

Imprimir Correo electrónico
Roma, Italia - 07 de noviembre de 2005
7 de noviembre de 2005, Ginebra/Roma – Mientras el mundo toma medidas cautelares para hacer frente a una pandemia de gripe humana, se hace necesaria una acción más firme por parte de los países afectados, la sociedad civil, el sector privado y la comunidad internacional para detener la gripe aviar en los animales, según afirmó Samuel Jutzi, responsable de la Dirección de Producción y Salud animal de la FAO.

“Detener esta peligrosa y devastadora enfermedad requiere un enorme compromiso político, inversiones muy cuantiosas, una cooperación internacional coordinada y una acción firme por parte de los países afectados a nivel nacional”, aseguró Jutzi, al iniciarse hoy en Ginebra una conferencia internacional sobre la gripe aviar.

“Tenemos todavía una ventana de oportunidad para detener la enfermedad en los animales. El virus todavía no ha sufrido una mutación, por lo que hay que actuar ahora, no hay tiempo que perder”, dijo.

La propagación del virus H5N1 en las aves de corral constituye el principal problema. “Luchar contra la enfermedad en los animales es la única manera de reducir la posibilidad de que el virus de la gripe aviar se haga transmisible entre seres humanos”, subrayó el experto de la FAO.

Más de 300 expertos en salud humana y animal, responsables políticos, economistas y representantes del sector industrial se encuentran reunidos en Ginebra para diseñar una estrategia que permita eliminar el virus en los animales y estar preparados ante la posibilidad de una pandemia de gripe humana.

Daños económicos de la gripe aviar

Desde 1996, la propagación de la gripe aviar ha tenido efectos devastadores en diversos países de Asia, donde 150 millones de pollos y patos han muerto a causa de la enfermedad o han tenido que ser sacrificados.

Los cálculos sobre el daño económico en los países afectados superan los 1 000 millones de dólares. En el sudeste asiático, el impacto de un brote generalizado en 2004 se estima resultó en una reducción de hasta el 1,5 por ciento del PIB. Según Jutzi, los medios de subsistencia de unos 200 millones de pequeños campesinos pobres se han visto gravemente afectados por la enfermedad.

La concentración de más de 1 000 millones de patos y gansos en Asia, la mayor parte de los cuales se crían al aire libre, ha demostrado ser un terreno de cultivo adecuado para la miríada de virus de gripe aviar que circulan entre las aves acuáticas silvestres.

Inversiones a nivel mundial

Se necesita un programa mundial de inversiones para detener y reducir la circulación del virus en los animales y reducir el riesgo para los humanos, según Jutzi. “Se ha puesto mucho énfasis en almacenar medicamentos antivirales, mientras que la lucha contra la gripe aviar en los animales continúa sufriendo de una grave falta de fondos. Es inaceptable”, añadió.

Para combatir adecuadamente la gripe aviar, los países deberían fortalecer sus servicios veterinarios y mejorar su capacidad a nivel de las granjas y los mercados locales. Jutzi recordó que hay iniciativas que han demostrado su eficacia, como el aislamiento de las aves de corral, una buena higiene en las granjas, el uso de vacunas eficaces, la vigilancia estrecha y la eliminación inmediata de los animales enfermos.

La FAO también ha insistido en la importancia de informar con rapidez sobre los brotes de la enfermedad y de compartir la información epidemiológica y las muestras de virus.

“Es de crucial importancia analizar las características de los virus para poder entender y controlar la enfermedad y prevenir el contagio humano. La FAO y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) han pedido con insistencia a los gobiernos que potencien el intercambio de cepas de virus entre la comunidad científica veterinaria y la de expertos en salud humana”, apuntó Jutzi.