OPS: Vigilancia en animales y humanos es crítica para contener la influenza aviar

Imprimir Correo electrónico

La Dra. Carissa Etienne, subdirectora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) (derecha) Foto de Armando Waak/OPS

Washington DC, Estados Unidos - 31 de marzo de 2006
Los países de las Américas deben "actuar unidos para contener la expansión de la influenza aviar fortaleciendo la vigilancia sobre poblaciones de animales y humanos y debemos asegurarnos que todos los países estén preparados para confrontar la posibilidad de una pandemia de influenza", dijo hoy la Dra. Carissa Etienne, subdirectora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Hablando ante una sesión informativa para embajadores en la Organización de Estados Americanos, la Dra. Etienne afirmó que "el riesgo de una pandemia es enorme, y la evolución de la amenaza no se puede predecir. Tenemos un margen de oportunidad para intervenir ahora con el fortalecimiento de los sistemas de salud pública para el manejo de epidemias. Es necesario un liderazgo al más alto nivel y los gobiernos deben dar a este asunto una alta prioridad".

"Estamos preocupados porque las 105 muertes hasta este momento representan una tasa de mortalidad del 57%, y cada caso aumenta el riesgo de que aparezca un vector del virus que se pueda transmitir entre humanos".

La Dra. Etienne recordó que la última Cumbre de las Américas de Mar del Plata, Argentina, le confirió a la OPS el mandato de coordinar los preparativos regionales de influenza, al tiempo que citó la tradición de 30 años de la Organización en vigilancia de gripe, con centros nacionales establecidos en 25 naciones de América Latina y el Caribe. "Existe un nexo crítico entre vigilancia animal y humana", aseguró.

La sesión informativa, copatrocinada por la OPS y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), contó con la participación de delegados del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, y representantes de grupos del sector privado como la Asociación de Fabricantes de Alimentos y el Concilio Nacional del Pollo.

El director general del IICA, Dr. Chelston Brathwaite, dijo que la influenza aviar tendría un gran impacto sobre la producción de alimentos y el consumo, con consecuencias económicas para la industria avícola. Debemos mejorar la preparación de nuestros sistemas agrícolas con instalaciones de laboratorios, personal capacitado y buenos planes de respuesta "para prevenir, contener y tratar la influenza aviar, así como para frenar su expansión entre aves domésticas", dijo.

J. Daniel Caine, asistente especial del Secretario de Agricultura de los EE.UU., Mike Johanns, dijo que su ministerio "les apoyará codo con codo y siempre trataremos de proveer asistencia", en la lucha para prevenir y contener en las Américas la influenza aviar. Explicó que medidas de bio-seguridad pueden contribuir mucho en la minimización de la expansión entre poblaciones animales y humanas. Dijo que su departamento de Agricultura trabajará "para minimizar esta amenaza. Esperamos lo mejor, pero nos preparamos para lo peor".

El virus de la influenza aviar altamente patógeno H5N1 ha causado la muerte o destrucción de más de 150 millones de aves en Asia, Europa y Oriente Medio. En ocho países -Azerbaiján, Camboya, China, Indonesia, Irak, Tailandia, Turquía y Vietnam- el virus, en raras ocasiones, ha pasado a humanos, resultando en 186 casos y más de 105 muertes (con fecha del 24 de marzo). Casi todos los casos humanos lo han sido por proximidad a aves infectadas, especialmente en mataderos caseros.

Los temores ante en H5N1 han aumentado recientemente debido a la expansión del virus en aves en al menos 45 países, 30 de ellos en los últimos dos meses. Se cree que las aves migratorias juegan un papel clave en la expansión del virus, así como también el movimiento comercial de aves de corral.

Hasta la fecha, no existe evidencia de que el H5N1 haya llegado al hemisferio oeste. Expertos en salud animal de la Organización Panamericana de la Salud afirman que nadie puede predecir ni cuando ni si el virus llegará a la región, pero que es imperativo prepararse ante esa posibilidad.

Una preocupación aún mayor es que el virus mute en un vector fácilmente transmisible entre humanos. Dado que la población mundial no tendría inmunidad contra el virus, esto podría disparar una pandemia. No es posible predecir la posibilidad de que esto ocurra. No obstante, incluso si el H5N1 no dispara la próxima pandemia de influenza, expertos de la OPS enfatizan que todos los esfuerzos de preparación ayudarán al fortalecimiento de la salud pública en general y mejorarán la respuesta sanitaria a otras emergencias de salud.

Si el H5N1 llegara por aves a las Américas, esto no representaría por sí mismo una gran amenaza para la salud humana, aunque sí podría causar un impacto económico sustancial. Controlar la enfermedad puede demandar sustanciales acciones de eliminación de aves y virtualmente todos los países donde se ha detectado el H5N1 en aves -ya sean o no domésticas- han experimentado significativas reducciones en consumo de productos avícolas. En la Región atendida por la OPS, el impacto sobre la seguridad alimenticia para la población así como sobre la industria avícola podría ser muy importante: los productos derivados de las aves de corral son una fuente principal de proteína en la región.

Expertos en seguridad de los alimentos de la OPS subrayan que la carne de aves de corral debidamente tratada y cocinada es segura, incluso en aquellos países donde se ha detectado el virus.

Como elemento de sus programas de cooperación técnica, la OPS está ayudando a sus Estados Miembros en el desarrollo e implementación de planes nacionales de preparación pandémica. La organización ha pedido a sus Estados Miembros que completen sus planes para antes de junio del 2006 (en virtud del acuerdo llegado en la Cumbre de las Américas en noviembre del 2005) y que comiencen a implementarlos lo antes posible.

Con oficinas en prácticamente cada país de América Latina y el Caribe, la OPS está singularmente posicionada para apoyar y coordinar los esfuerzos de cada país en esta área. Las representaciones de país de la OPS/OMS ya han facilitado asistencia y guía a los ministerios de salud y agricultura para la toma de muestras para análisis y pueden asistir y coordinar el transporte de especímenes a laboratorios internacionales de referencia. La organización también está facilitando talleres y entrenamientos sub-regionales en materia de preparación y comunicación frente al riesgo de pandemia.

La OPS está coordinando sus esfuerzos sobre influenza aviar con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Mundial de Salud Animal (OIE) y la Organización Regional Internacional para la Protección de las Plantas y la Salud Animal (OIRSA). La OIE está coordinando estos trabajos entre agencias por medio del Marco Global para el Control Progresivo de Enfermedades Animales Transfronterizas (GF-TADs).

El Plan Estratégico y Operacional de Respuesta a una Pandemia de Influenza de la OPS detalla su plan de acción en apoyo a los esfuerzos de preparación y respuesta de sus Estados Miembros tanto para la influenza aviar como pandémica y para la movilización de recursos en apoyo a estos esfuerzos.

Definiciones

  • "Gripe Aviar" - Influenza aviar, la cual afecta comúnmente a las aves y sólo en raras ocasiones infecta a humanos.
  • Influenza Aviar Altamente Patógena (HPAI) - Gripe aviar que mata la mayoría de las aves que la contraen. Solo los vectores H5 y H7 son altamente patógenos en aves.
  • Influenza Aviar de Baja Patogenidad (LPAI) - Gripe aviar que es bastante común y no altamente letal en aves. La LPAI puede evolucionar a una HPAI bajo ciertas condiciones.
  • "Gripe Pandémica" - Influenza humana causada por un virus frente al que la población mundial tiene poca inmunidad y que causa brotes masivos en varias regiones del mundo.

Información adicional



Gripe Aviar - Bolivia HTM