Región de las Américas progresa en preparación pandémica

Imprimir Correo electrónico
Washington DC, Estados Unidos - 25 de mayo de 2006
Oficiales de salud pública de las Américas están trabajando para prepararse ante una posible pandemia de influenza, pero sus esfuerzos solo tendrán éxito si se produce una coordinación con otros sectores. Así lo dijeron este miércoles expertos presentes en una conferencia centrada en la "Respuesta a una pandemia de influenza en las Américas" que auspiciaron en Washington, D.C. conjuntamente la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).

"Todos los sectores, incluidos todos los de gobierno, pero también de la sociedad civil y del sector privado necesitan estar envueltos en este proceso", dijo la Dra. Carissa Etienne, subdirectora de la OPS. "Es crítico que todos trabajemos juntos para prevenir esta amenaza o para mitigar sus efectos".

"Una pandemia no es meramente un asunto de salud", dijo la Dra. Paula Dobriansky, subsecretaria para Democracia y Asuntos Globales del departamento de Estado de Estados Unidos. "También es un asunto social, un asunto económico".

Los países han incrementado sus esfuerzos de preparación ante una posible pandemia de influenza en respuesta a la creciente preocupación en torno a la expansión del virus de la influenza aviar H5N1. Este virus letal ya se ha detectado en aves en 52 países de Asia, Europa, África y Oriente Medio, y los expertos temen que sea solo cuestión de tiempo que el virus llegue al Hemisferio.

Aunque esto representaría una amenaza para la industria avícola y para personas que han entrado en contacto con aves enfermas, el mayor temor es que el virus H5N1 pueda mutar en una forma que sea fácilmente transmisible entre humanos, encendiendo así la chispa de una pandemia humana.

La OPS ha estado facilitando cooperación técnica para asistir a sus países miembros en América Latina y el Caribe en el desarrollo, valoración, fortalecimiento e implementación de planes nacionales tendentes a responder a una posible pandemia de influenza.

En contraste con hace apenas un año, hoy "todos los países en el hemisferio tienen al menos un borrador de plan de preparativos para una pandemia de influenza", indicó Dobriansky.

Brasil, por ejemplo, terminó su plan nacional a mediados del 2005 con la asistencia de la OPS, dijo el Dr. Jarbas Barbosa da Silva, Jr., subsecretario de Vigilancia en Salud del ministerio brasileño de Salud. Al igual que otros planes similares en la región, éste incluye medidas para prevenir la entrada y expansión de la influenza aviar así como acciones destinadas a mitigar los efectos de una pandemia de influenza, caso que llegara a producirse.

Brasil ha establecido 10 puntos de vigilancia que espera puedan detectar cualquier entrada del H5N1 en aves migratorias, aves de granja o cerdos.

Brasil, además, está invirtiendo US$13.6 millones para la construcción de una nueva planta de fabricación de la vacuna de la gripe estacional. Barbosa la describió como una "planta de nivel mundial, la primera en el mundo en desarrollo". Dijo que en junio de este año una unidad piloto comenzará a producir una vacuna de influenza pandémica en basada en el H5N1. Brasil ha ordenado 90 millones de dosis del medicamento oseltamivir, suficiente para administrar 9 millones de tratamientos.

"Nuestro sistema nacional de salud está insuficientemente financiado y debemos tomar decisiones racionales respecto a cómo gastamos dinero en salud pública", dijo Barbosa.

El Dr. Lloyd Webb, un experto en salud pública veterinaria adscrito a la oficina en Barbados del Programa Caribeño de Coordinación (CPC) de la OPS, describió los esfuerzos en el Caribe para confrontar la amenaza dual de la influenza aviar y pandémica. "Planear para una pandemia humana sin apropiadas intervenciones y mecanismos de control de la influenza en aves sería un desastre", dijo Webb. Según él, la respuesta caribeña a estas dos amenazas se enfoca en la vigilancia en puertos de entrada para prevenir el ingreso de aves vivas infectadas o productos avícolas, fortaleciendo la capacidad de laboratorios para una detección temprana de brotes y planeando la implementación de medidas de cuarentena y sacrificio de aves. Actualmente, solo Barbados, Jamaica, y Trinidad y Tobago tienen capacidad de laboratorio para detectar el ingreso del H5N1, dijo.

Webb añadió que esfuerzos eficaces de prevención requieren la intervención de muchos sectores. "Los necesitamos a todos: salud, agricultura, comercio, turismo y sector privado".

Dobriansky anunció que México, Canadá y los Estados Unidos han conformado un "pequeño grupo coordinador" para desarrollar una "respuesta Norteamericana" a una posible pandemia.

Etienne solicitó una mayor cooperación entre países y sectores para sustantivar los esfuerzos tanto contra la gripe aviar como contra la gripe pandémica. "La influenza aviar en cualquier parte del mundo es una amenaza para todos en este planeta" dijo la subdirectora de la OPS.

Enlaces y lecturas de interés:

Información adicional:

Selección de Comunicados de prensa sobre la gripe aviar:

Revista Perspectivas de Salud de la OPS:

Para periodistas: