Lactancia Materna: un recurso sencillo para salvar vidas infantiles

Imprimir Correo electrónico
Nueva York, Estados Unidos - 01 de agosto de 2006
En los países en desarrollo, los niños que son alimentados con leche materna tienen casi el triple de probabilidades de sobrevivir a la infancia que los que no son amamantados, dijo hoy UNICEF al comenzar la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

"La Semana Mundial de la Lactancia Materna es una gran oportunidad para crear conciencia sobre la importancia de una práctica sencilla que, no obstante, salva vidas infantiles", dijo Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF. "A pesar de que las tasas de lactancia materna están aumentando en el mundo en desarrollo, se calcula que el 63% de los menores de seis meses no son amamantados correctamente. El resultado es que millones de niños y niñas comienzan su vida en situación desventajosa".

UNICEF y sus aliados, entre ellos la Alianza Mundial en pro de la Lactancia Materna y la Organización Mundial de la Salud, celebran la Semana Mundial de la Lactancia Materna en más de 120 países. El objetivo es promover la alimentación exclusiva con leche materna durante los primeros seis meses de vida, teniendo en cuenta sus inmensos beneficios para la salud de los bebés: les proporciona nutrientes esenciales, los protege contra enfermedades mortales como la neumonía, y favorece su crecimiento y desarrollo. La lactancia debe continuar hasta los dos años de edad o más, pero a partir de los seis meses se debe combinar con alimentación complementaria adecuada. Esta es la fórmula óptima para lograr una sólida base nutricional.

Procurando que los niños y las niñas tengan el mejor comienzo posible en la vida, UNICEF está trabajando con madres primerizas del mundo entero para garantizar que sus bebés sean alimentados correctamente.

En Gambia, por ejemplo, UNICEF ayudó a crear comunidades que protegen y estimulan la lactancia natural. El programa, dirigido no solo a las mujeres sino también a los hombres, busca educar a la población sobre la importancia de que tanto la madre como el recién nacido se nutran adecuadamente.

En situaciones de emergencia, cuando el agua salubre es escasa, los niños quedan expuestos a contraer enfermedades letales, como diarrea. En esas circunstancias, alimentar a los pequeños con leche materna es una medida salvadora. En Jogyakarta, Indonesia, el epicentro del terremoto de mayo, UNICEF está liderando una iniciativa para que las madres no suspendan la lactancia de sus hijos. Cien mujeres de la localidad que han recibido capacitación como consejeras están encargadas de visitar a las madres cuyos hijos recién nacidos son particularmente vulnerables a las enfermedades.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna de 2006 marca el 25 aniversario del Código Internacional sobre Sustitutos de la Leche Materna. Hasta hoy, más de 60 gobiernos han dado fuerza de ley a todas las cláusulas del Código, o a muchas de ellas.

El Código busca proteger y promover el amamantamiento prohibiendo la publicidad y el mercadeo agresivos de los sustitutos de la leche materna, los biberones y las tetinas. A pesar de los avances registrados desde que el Código fue adoptado por la Asamblea Mundial de la Salud, en 1981, aún quedan problemas por resolver. Adicionalmente, algunos países no hacen un seguimiento serio a las contravenciones al Código.

"Incumplir el Código acarrea consecuencias serias, y las peores se observan en el mundo en desarrollo, donde la mala nutrición contribuye aproximadamente a la mitad de todas las muertes de menores de cinco años", dijo Veneman.

La alimentación con leche materna y la buena nutrición en la infancia son aspectos cruciales para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas y, en particular, los que se refieren a la supervivencia infantil, como reducir en dos terceras partes la tasa de mortalidad entre los menores de cinco años para 2015, y erradicar la pobreza extrema y el hambre.

UNICEF trabaja con aliados, gobiernos y comunidades para proteger y promover la lactancia natural, apoyando leyes nacionales relacionadas con la alimentación de los recién nacidos, mejorando la atención pre y posnatal y brindando recursos a las madres primerizas a nivel de las comunidades. Otra gran prioridad para UNICEF es apoyar la lactancia materna durante las situaciones de emergencia, cuando las malas prácticas alimentarias suelen contribuir a la mortalidad infantil.