Medicamentos, dinero y trabajadores de salud motivados son lo decisivo para el acceso universal a la prevención y al tratamiento de la infección por V

Imprimir Correo electrónico
Toronto, Canada - 18 de agosto de 2006
Necesitamos una «sociedad sin fronteras para la salud» a fin de avanzar más, afirma el director general interino de la OMS

El Dr. Anders Nordström, Director General interino de la Organización Mundial de la Salud dijo a los delegados ante la XVI Conferencia Internacional sobre el SIDA que se requieren «medidas drásticas» para conseguir que haya suficientes trabajadores de salud a disposición a fin de lograr para 2010 el acceso universal a la prevención, al tratamiento y a la atención de la infección por VIH/SIDA así como a la prestación de apoyo. Además, celebró el consenso amplio manifestado en la Conferencia acerca de que una respuesta integral a la infección por VIH/SIDA es esencial.

En su alocución pronunciada en la sesión de clausura, celebrada el viernes, el Dr. Nordström destacó los elementos decisivos para el acceso universal: «dinero, medicamentos y trabajadores capacitados motivados».

Dinero - deficiencias acuciantes y apoyo a largo plazo

Mientras que aumentan los fondos disponibles para la infección por VIH/SIDA a nivel mundial, también aumentan las necesidades, subrayó. «A nivel mundial, los recursos para combatir la infección por VIH/SIDA han aumentado a más de US$ 8000 millones por año, pero no es suficiente. Se calcula que en los países de ingresos bajos y medianos se necesitarán US$ 15 000 millones este año, y US$ 22 000 millones en 2008.

Se debe cubrir ese déficit creciente y mantener el compromiso. Se requiere más que la asistencia tradicional para el desarrollo internacional.»

El Dr. Nordström encomió iniciativas recientes encaminadas a establecer mecanismos de financiamiento sostenibles, como la de Francia, el Brasil, Chile, Noruega y el Reino Unido para financiar el servicio internacional de adquisición de medicamentos (UNITAID); consiste en imponer un gravamen a los pasajes aéreos y utilizar esos fondos para combatir el VIH. Añadió que nuevos mecanismos posibles, tales como compromisos de compra futura, permitirían incentivar la investigación y desarrollo sobre nuevos medicamentos y vacunas.

Recalcó que los países desarrollados, entre ellos miembros del G8, deben cumplir sus compromisos financieros y políticos respecto de la infección por VIH/SIDA y que, a nivel nacional, el Estado también debe destinar más recursos a la salud y dar prioridad al financiamiento de actividades relacionadas con la infección por VIH/SIDA.

Medicamentos - el acceso a los medicamentos sigue siendo decisivo

El Dr. Nordström observó que la iniciativa de la OMS y del ONUSIDA llamada «tres millones para 2005», cuyo objetivo para fines de 2005 era hacer extensivo el acceso al tratamiento antirretroviral a 3 millones de personas en países de ingresos bajos y medianos, había modificado el panorama de la infección por VIH/SIDA. El orador rindió homenaje al Dr. LEE Jong-wook, antiguo Director General de la OMS, quien había hecho cambiar el enfoque del acceso al tratamiento y la actitud a este respecto.

«La decuplicación del número de personas que reciben tratamiento en el África subsahariana es una prueba de ello», dijo. «Pero en esa región sigue habiendo retos, y éstos nos muestran lo que queda por hacer. El 70% de las necesidades mundiales de tratamiento no atendidas están en África.»

Recalcó que la fijación de precios de los medicamentos seguía siendo una cuestión importante para asegurar la asequibilidad de los tratamientos de primera y segunda línea. «Los temas relacionados con la innovación, la investigación y la propiedad intelectual cobran cada vez más impulso con miras a garantizar máximo acceso a los productos nuevos que salvan vidas.

Necesitamos ideas que se puedan convertir en nuevos medicamentos y medios de diagnóstico y permitan fortalecer nuestra capacidad para tratar con seguridad a los lactantes, niños y adultos. También necesitamos una vacuna y un microbicida.»

El acceso universal será imposible sin trabajadores de salud

«El acceso universal debe comprender el acceso a un trabajador de salud capacitado y motivado», dijo el Dr. Nordström. «El mejoramiento de la financiación y de los productos médicos no bastará para lograr un cambio duradero en la vida de la gente mientras no se resuelva la crisis del personal de salud.»

Pidió «medidas drásticas» para fortalecer urgentemente la fuerza de trabajo sanitaria. El nuevo plan de la OMS, «Tratar, capacitar, retener», presentado esta semana en la Conferencia, también señala que la prevención y el tratamiento de la infección entre los trabajadores de salud en un ambiente laboral propicio pueden ayudar a mejorar las condiciones de trabajo y mantener al personal decisivamente saludable y motivado.

Un sistema de salud también requiere mejores sistemas de información y vigilancia, logística y distribución, y la OMS está ayudando a este respecto a los gobiernos.

Una sociedad sin fronteras para la salud

El Dr. Nordström pidió a los delegados que posibilitaran el acceso universal gracias a «una sociedad sin fronteras para la salud, una sociedad que abrace a todos los que puedan lograr un cambio, desde líderes políticos, científicos, trabajadores de salud hasta jóvenes, personas que viven con VIH, trabajadores pobres, trabajadores del sexo, usuarios de drogas inyectables, personas en prisiones».

.El Dr. Nordström también puso de relieve la necesidad de una fuerte perspectiva de género para velar por que las mujeres y los hombres tengan igualdad de oportunidades.

Fortalecimiento de la prevención

Por último, el Dr. Nordström dijo a los delegados que, además del tratamiento, la atención y el apoyo, es necesario prestar una atención renovada a la prevención del VIH.

«Se han desperdiciado demasiados recursos - tiempo, energía y dinero - en el debate acerca de si debe ser más prioritaria la prevención o el tratamiento. En esta Conferencia hemos entendido más claramente que no se trata de optar por una o el otro. Millones de personas han muerto por falta de ambos.»

La contribución de la OMS para conseguir acceso universal a la prevención, al tratamiento y a la atención de la infección por VIH y apoyo a los afectados se concentra en cinco orientaciones estratégicas, a saber: aumento de escala de los servicios de administración de pruebas de detección de VIH y asesoramiento; optimización de la función del sector de la salud en la prevención; aumento de escala del tratamiento, de la atención y del apoyo; fortalecimiento de los sistemas de salud e inversión en información estratégica.


XVI Conferencia Internacional sobre el SIDA - en inglés HTM
ONUSIDA - en inglés HTM