Día Mundial del Agua: Afrontar la escasez

Imprimir Correo electrónico
Paris, Francia - 20 de marzo de 2007
Uno de cada cinco habitantes de nuestro planeta sigue sin tener acceso al agua potable y el 40% de la población mundial no dispone de servicios de saneamiento básicos. Este es el balance correspondiente a 2006 que se presenta en el Segundo Informe de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo.* El Día Mundial del Agua, que se celebra el 22 de marzo, representa una ocasión para traer estas cifras a la memoria de todos. En el presente año, esta efeméride nos invita sobre todo a tratar de solucionar esos problemas, ya que tiene por tema Afrontar la escasez de agua.

Con motivo de esta jornada conmemorativa, el Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, ha publicado un mensaje en el que se dice que “la escasez cada vez mayor y el aumento de la rivalidad en torno al agua, que amenazan a la paz y a las tareas de eliminación de la pobreza, nos obligan a procurar una repartición más eficaz y equitativa de ese recurso esencial”.

En ese mensaje, Koichiro Matsuura recuerda que “la escasez de agua no es sólo el resultado de una carencia física de recursos hídricos, sino un fenómeno que se agrava a causa de problemas relativos a la gestión de esos recursos y al buen gobierno”. El Director General hace hincapié en la situación de las zonas áridas y semiáridas de nuestro planeta, señalando que si bien “la escasez de recursos hídricos no se limita a las regiones áridas o semiáridas, las condiciones climáticas y las prácticas no sostenibles hacen que estas zonas sean sumamente vulnerables a la carencia de agua”. Refiriéndose a la desalinización y el recurso a las aguas subterráneas no renovables, reitera que “la mayor disponibilidad actual de agua debe equilibrarse con la sostenibilidad, en aras de las generaciones venideras”.

Aunque esas zonas áridas y semiáridas están ya sometidas a las mayores presiones, el número de sus habitantes va a experimentar aún un incremento considerable. En efecto, se estima que en menos de un cuarto de siglo las dos terceras partes de los habitantes del mundo vivirán en países que tropiezan con graves problemas de abastecimiento de agua. Esos países pertenecen sobre todo a las regiones de África del Norte, Oriente Medio y Asia Occidental.

Las actividades de la UNESCO en este ámbito, realizadas por conducto de su Programa Hidrológico Internacional (PHI), apuntan ante todo a fortalecer las capacidades humanas, proporcionar información –con el inicio de un inventario mundial de los acuíferos transfronterizos (PHI-ISARM), la elaboración de mapas continentales, etc.– y elaborar directrices para una mejor gestión del agua.

Por intermedio de la Red Mundial de Información sobre los Recursos Hídricos y el Desarrollo en las Zonas Áridas (G-WADI) del PHI se llevan a cabo múltiples actividades que tienen por objeto fortalecer las capacidades de gestión de los recursos hídricos en las zonas áridas y semiáridas, donde es mucho más difícil prever con precisión las variaciones del volumen de agua disponible. El proyecto G-WADI aspira a ser una red abierta susceptible de evolucionar en función de las necesidades e intereses de sus miembros. Asimismo, pretende crear una auténtica comunidad mundial, agrupando materiales ya elaborados por otros centros, redes y organizaciones, concibiendo instrumentos para la modelización, realizando estudios de casos y acopiando datos sobre las prácticas más idóneas en materia de estudios hidrológicos y gestión del agua allí donde ésta escasea. Entre los miembros activos del proyecto G-WADI, figuran diversos centros como el Centro Regional sobre la Gestión del Agua en Zonas Urbanas de Teherán (Irán), el Centro Regional de Formación, y Estudios Hidrológicos relativos a las zonas áridas y semiáridas (RCTWS) de El Cairo (Egipto), el Centro del Agua para Zonas Áridas y Semiáridas de América Latina y el Caribe (CAZALAC) de La Serena (Chile), el Center for Sustainability of semi-Arid Hydrology and Riparian Aeras (SAHRA) de Tucson (Arizona, Estados Unidos) y el Center for Hydrometeorology and Remote Sensing (CHRS) de Irvine (California, Estados Unidos).

En muchas de esas zonas áridas y semiáridas se explotan los recursos hídricos subterráneos para remediar la escasez, mejorar las condiciones de vida y facilitar el desarrollo económico. En 2006, el PHI publicó con el Banco Mundial una guía en la que se presenta toda una serie de ideas acerca de la utilización sostenible y la gestión de esos recursos. Esa guía está destinada a los encargados de la elaboración de políticas relativas al agua.

El reparto de los recursos de agua escasos crea rivalidades entre los distintos usuarios y puede provocar tensiones, e incluso conflictos. No obstante, también se dan numerosos ejemplos de cooperación plenamente lograda en lo que respecta a los recursos hídricos transfronterizos. El PHI se esfuerza por prevenir los conflictos, preconizando una gestión sana y equitativa de los recursos hídricos compartidos por varios países y tratando de impartir una formación en este sentido por intermedio de su proyecto PCCP (“Del posible conflicto a la cooperación posible”).

El Programa para el Agua en África –que es fruto de una asociación establecida entre el PHI y el Ministerio de Medio Ambiente y Protección del Territorio (MEPT) de Italia y está centrado en las zonas áridas y pobres en agua del continente africano, principalmente– constituye otro ejemplo de la acción llevada a cabo en beneficio de las regiones donde escasea el agua. Ambos asociados han aunado sus fuerzas para contar con una capacidad satisfactoria en materia de formación y difundir información sobre las mejores prácticas relativas a las cuestiones más importantes relacionadas con los recursos hídricos en esas zonas áridas. Una de sus actividades –consistente en la organización de talleres cursillos de formación y realización de proyectos experimentales– apunta a luchar contra la desertización en Binh Thuan (Viet Nam) recargando las aguas subterráneas.


Programa Mundial de Evaluación de Recursos Hídricos - WWAP HTM
Segundo Informe de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo HTM