La FAO prevé una cosecha récord de cereales en 2007. A pesar de un mayor suministro a nivel mundial, 33 países sufren de crisis alimentaria.

Imprimir Correo electrónico
Roma, Italia - 03 de abril de 2007
Roma, 3 de abril de 2007 – La producción mundial de cereales en 2007 se incrementará el 4,3 por ciento y alcanzará una cifra récord de 2 082 millones de toneladas, según el informe de abril de Perspectivas de cosechas y situación alimentaría elaborado por la FAO.

La mayor parte del incremento se producirá en el maíz, con una cosecha extraordinaria que ya ha comenzado a recolectarse en América del Sur, y un fuerte incremento de la siembra previsto en Estados Unidos, según el informe. También se espera un aumento significativo en la producción de arroz, con la recuperación de los principales países exportadores tras los problemas climatológicos del pasado año.

La FAO prevé una subida del 5,6 por ciento en la producción de cereales secundarios (todos a excepción del trigo y el arroz, ndr), que llegará a 1 033 millones de toneladas, y del 4,8 por ciento de trigo, con 626 millones de toneladas. La producción mundial de arroz en 2007 podría aumentar ligeramente hasta los 423 millones de toneladas de arroz elaborado, unos 3 millones de toneladas más que en 2006.

Países de bajos ingresos con déficit de alimentos

A pesar de ser todavía provisionales, los pronósticos iniciales de la FAO indican que del grupo de 82 países de bajos ingresos con déficit alimentario, la producción de cereales en 2007 se encontrará cercana a la de 2006, que fue por encima de la media. Tras las buenas cosechas obtenidas el pasado año en la mayoría de estos países, se espera que las importaciones de cereales en el año comercial 2006/07 disminuyan en la mayor parte de las regiones.

África

En África meridional la recolección de la temporada principal se encuentra todavía en curso. Las previsiones preliminares indican una producción total de maíz de 14,8 millones de toneladas de maíz, muy similar a la del pasado año, que fue por debajo de la media. Sin embargo las perspectivas varían considerablemente de un país a otro, con pérdidas de cosechas debido a las inundaciones en algunas regiones y bajos rendimientos debido a prolongados periodos de sequía en otras.

Los precios del maíz se han disparado en Sudáfrica, el principal país exportador de la región, a causa de las lluvias irregulares que reducirán la producción. Esta situación afectará a Swazilandia, Lesotho y otros mercados dependientes del sudafricano. Los precios de los alimentos han sufrido también fuertes alzas en Madagascar a causa de los daños en las cosechas por las fuertes lluvias.

En África oriental, la producción de los cultivos en la temporada secundaria 2006/07, que acaba de finalizar en la mayoría de los países, ha sido en general buena, según indica el informe. Tras las cosechas extraordinarias o por encima de la media obtenidas en la temporada principal en muchos países, se espera una producción récord de cereales en 2006/07, mejorando la situación de suministro de alimentos de forma general.

Sin embargo, millones de personas en la región dependen todavía de la ayuda alimentaria, debido a una combinación de factores que incluyen los conflictos y las condiciones meteorológicas adversas. Además, la Fiebre del valle del Rift, que surgió en Kenia a finales de diciembre de 2006, se ha declarado después en el sur de Somalia y el norte de Tanzania, matando a centenares de personas y un número elevado de cabezas de ganado. Se trata de un nuevo golpe a la población que vive del pastoreo, cuyos rebaños ya habían sido reducidos por una grave sequía que dura varios años.

Latinoamérica y el Caribe

En América del Sur se está recolectando una cosecha record de maíz en la temporada principal en 2007, tras los incrementos de la superficie cultivada a causa de la fuerte demanda, sobre todo para la producción de etanol en Estados Unidos. La climatología favorable ha ayudado a obtener buenos rendimientos. También se esta recolectando una buena cosecha de trigo en México, el principal país productor de América central y el Caribe.

En Bolivia, contrariamente a las perspectivas favorables de la región, la climatología adversa –con lluvias torrenciales en algunas regiones del país y sequía en otras- ha causado cuantiosas pérdidas en el sector agrícola y ganadero, entre otros, amenazando la seguridad alimentaria de las comunidades rurales.

Continúan las crisis alimentarias

A pesar de la mejora del suministro de alimentos en muchos países con inseguridad alimentaria, 33 naciones en todo el mundo se encuentran en una situación crítica, principalmente a causa de los conflictos y una climatología adversa, según la FAO.