El impacto de los precios del petróleo y los biocombustibles sobre los productos básicos agrícolas

Imprimir Correo electrónico
Roma, Italia - 23 de abril de 2007
El Comité de Problemas de Productos Básicos (CPPB), un grupo intergubernamental de la FAO, inició hoy una reunión de tres días de duración para analizar cuestiones relacionadas con el desarrollo y las políticas comerciales de los productos básicos agrícolas.

Nuevos factores que influyen en los precios

Los precios de muchos productos básicos agrícolas se han incrementando recientemente, y aunque este fenómeno es consecuencia de las reglas del mercado, la FAO alerta de la existencia de nuevos factores que se han hecho cada vez más aparentes. Entre ellos figura el rápido crecimiento económico de China e India y el impacto de los precios de petróleo en los cultivos susceptibles de ser utilizados para producir biocombustibles.

Según la FAO, a pesar de los recientes incrementos en los precios de los productos básicos agrícolas, la tendencia a largo plazo de los precios se mantiene a la baja, con fluctuaciones a corto plazo que pueden ser importantes.

Efecto positivo de las negociaciones comerciales

El Comité analizará también otras cuestiones relacionadas con las políticas comerciales, entre ellas la reanudación de la Ronda de Desarrollo de Doha que promueve la Organización Mundial del Comercio (OMC). La FAO ha subrayado la necesidad de que la Ronda de Doha “desarrolle instrumentos eficaces para despejar los temores de algunos países en desarrollo sobre las consecuencias negativas derivadas de una mayor liberalización del comercio internacional”.

El Director General Adjunto de la FAO, David Harcharik, señaló en su intervención al inicio de la reunión que “la reforma de la política comercial destinada a crear un sistema comercial mundial justo y orientado al mercado y a la reducción de los subsidios y las barreras comerciales que lo distorsionan, supone una contribución positiva al comercio y el desarrollo y la reducción del hambre y la pobreza”.

"La Declaración del Milenio de la ONU-añadió-, comprometida con un sistema comercial abierto, justo, regido por las normas, previsible y no discriminatorio, junto con las negociaciones comerciales multilaterales, abren el camino para alcanzar este objetivo".

La reforma de la política comercial no es la panacea

La FAO advirtió sin embargo en un informe reciente que la reforma de la política comercial no es una panacea para los países pobres, y que los beneficios derivados de la liberalización del comercio no estarán distribuidos de forma equitativa entre los países en desarrollo o dentro de los propios países.

El Comité examinará las situación de las negociaciones comerciales de la Ronda de Doha y estudiará una serie de cuestiones de actualidad, entre ellas las relacionadas con los productos especiales y la denominada ayuda por comercio.