FAO realiza seminario de responsabilidad social empresarial

Imprimir Correo electrónico
Santiago, Chile - 30 de abril de 2007
A los empresarios les conviene que se erradique el hambre. Ese fue el claro mensaje que se envió el pasado jueves 26 cuando, con la distinguida presencia de Ricardo Young, presidente del Instituto Ethos de Brasil, y del Representante Regional de FAO para América Latina y el Caribe, José Graziano da Silva, la Iniciativa América Latina y Caribe Sin Hambre (ALCSH) llevó a cabo un seminario sobre Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

La reunión de trabajo se realizó con el fin de compartir con importantes miembros de la iniciativa privada de Chile las posibilidades de participación en el combate al hambre y su rol como catalizadores de dicha responsabilidad. Asistieron empresas y grupos empresariales que participan en el tema o que tienen interés en hacerlo, como Forum empresa, Fundación Prohumana, Acción RSE, la SONAMI y la Cámara Nacional de Comercio, entre otras.

Al inaugurar el evento, Graziano da Silva planteó la importancia de involucrar a la iniciativa privada en el proceso de combate al hambre, detallando que una empresa en un entorno próspero siempre tendrá más oportunidades que una en un ambiente adverso. De igual forma, llamó a los presentes a sumarse a la Iniciativa América Latina y Caribe Sin Hambre, a fin de reafirmar su compromiso con la sociedad de las cual son parte.

Posteriormente Walter Belik, Coordinador Experto de la Iniciativa, detalló en una presentación los mecanismos a través de los cuales las empresas pueden participar en este proyecto, al tiempo que definió los tres grandes objetivos de ALCSH:

Dar un alto perfil al problema del hambre y el derecho a la alimentación en las agendas nacionales, regionales y sub-regionales, así como en la agenda de los organismos internacionales. El derecho a la alimentación debe ser una política de Estado, y la sociedad debe estar informada respecto a su importancia para poder apoyar su implementación.

Reforzar las capacidades de los países para llevar a cabo políticas públicas y programas para erradicar el hambre y garantizar el derecho a la alimentación de sus ciudadanos, en un marco institucional adecuado.

Monitorear el estado de la Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) de los países involucrados en el marco de los ODM hasta el 2015, y posteriormente hasta la victoria final sobre el hambre en la Región. Esto, a través de análisis que refuerzan el conocimiento sobre las causas del hambre y propuestas fundadas sobre las estrategias para erradicarla.

Fue entonces cuando Ricardo Young tomó la palabra para detallar cómo la estrategia de integración social pude ofrecer importantes resultados a las empresas, siempre y cuando tengan en cuenta el bienestar de su entorno. Explicó que “en toda reflexión sobre el futuro del desarrollo y la economía en un mundo sustentable, el tema del hambre debe jugar un papel sustancial”.

Describió también la experiencia del Instituto Ethos en esta materia y recalcó que el combate al hambre no es una acción filantrópica, sino una responsabilidad social. Reflexionó sobre el rol de las empresas como “ente social”, así como sobre la necesidad de recuperar la planeación a largo plazo en el diseño empresarial. Young también fue explícito en los beneficios que obtienen las empresas que asumen el reto de contribuir a la sociedad que les da sustento, como una producción incrementada, gracias a la mejoría en el medio ambiente humano. Aunado a eso, planteó que una empresa con actitud ética “irradia y permea a la comunidad y a otras empresas”.

Posteriormente los participantes hicieron preguntas y señalamientos en torno al rol de los consumidores y de las pequeñas y medianas empresas en el proceso de responsabilidad social empresarial. Finalmente, el Representante Regional le otorgó al presidente de Ethos la medalla conmemorativa de la Cumbre Mundial de la Alimentación.