Reunión ministerial para aumentar las inversiones en la salud

Imprimir Correo electrónico
Washington D.C., Bolivia - 29 de octubre de 2003
Los ministros de salud, finanzas y planificación de 40 países en desarrollo se reunirán con asociados para el desarrollo en la sede de la OMS los días 29 y 30 de octubre para examinar la necesidad de aumentar significativamente las inversiones en la salud. Es ésta la primera vez que la Organización Mundial de la Salud (OMS) acoge una reunión con tan amplia asistencia de funcionarios no pertenecientes al sector de la salud, lo que destaca la urgencia de la creación de capacidad nacional para absorber el incremento de la financiación sanitaria.

«Esta reunión significa un verdadero compromiso político de los más altos niveles de gobierno y los representantes de los donantes. Tenemos que aprovechar esta oportunidad sin par para reconocer que la inversión en la salud es de capital importancia y juntos llegar a un entendimiento común de cómo los países y sus asociados pueden transformar estos compromisos en acciones inmediatas. Debemos hacer que las inversiones equitativas y eficaces en la salud sean una realidad», señaló el Director General de la OMS, Dr. LEE Jongûwook.

Esta reunión tiene lugar casi dos años después de la publicación del informe de 2001 de la Comisión sobre Macroeconomía y Salud, en que se recomienda que para el año 2007 los donantes aumenten la asistencia destinada a la salud a US$ 27 000 millones. La Comisión también pide más recursos presupuestarios para la salud pública tanto de los países desarrollados como de los países en desarrollo, y un esfuerzo en materia de política y organización mayor que el realizado en los últimos decenios para conseguir mejoras reales en el sector de la salud.

Al cabo de dos años, el mundo no ha demostrado aún la determinación de aumentar las inversiones en la salud hasta los niveles necesarios para atajar de manera sensible las principales enfermedades que afectan a los pobres del mundo. Un reciente estudio* ha revelado que el total de la asistencia para el desarrollo asignada a la salud procedente de determinadas grandes fuentes aumentó en US$ 1600 millones, pasando de un promedio de US$ 6100 millones (1997û1999) a US$ 7700 millones (2001). La mayor parte del aumento de la financiación se destinó a la lucha contra el VIH/SIDA en el África subsahariana. Aunque estos recientes aumentos de la asistencia destinada a la salud son alentadores, están aún lejos de satisfacer las necesidades reales.

«Al asumir mis funciones, proclamé la meta de «tres millones para 2005», es decir proporcionar tratamiento antirretrovírico a millones de personas con SIDA en los países en desarrollo antes de que finalice el año 2005. Sólo 300 000 personas reciben tratamiento en este momento. Para cumplir esa meta y otras prioridades en materia de salud necesitamos muchos más fondos de los que se dispone actualmente. Si no aumentamos los recursos para la salud y los destinamos a actividades que tengan las mayores repercusiones posibles, es probable que millones de hombres, mujeres y niños mueran a causa de las enfermedades. Esto significa también encerrar a individuos y familias en la pobreza y la desilusión», dijo el Dr. LEE.

Durante la reunión, el trabajo conjunto de los países, la OMS y los asociados consistirá en elaborar planes concretos para aumentar las inversiones en salud en los países. Se necesita un liderazgo y un seguimiento continuos de alcance mundial por parte de la comunidad de desarrollo, junto con la colaboración interministerial para: primero, aumentar los recursos para la salud procedentes de los recursos nacionales, el alivio de la deuda y la asistencia para desarrollo destinada a la salud, y segundo, eliminar las limitaciones institucionales y del sistema sanitario para permitir así una mayor absorción de los crecidos recursos. Esto será decisivo para emprender una acción nacional encaminada al cumplimiento de la meta de «tres millones para 2005» y otras metas en materia de salud.

«Necesitamos planes propios de cada país para hacer realidad los aumentos de las inversiones en salud. Los países en desarrollo y sus asociados tienen que hacer mucho más, colectivamente y con celeridad, por la salud y la estabilidad mundial. Esta reunión permitirá determinar medios de conseguirlo», añadió el Dr. LEE. Hay en curso actividades nacionales en materia de macroeconomía y salud en los países participantes en la consulta, a saber, de África: Angola, Botswana, Congo, Etiopía, Ghana, Kenya, Malawi, Mozambique, Nigeria, República Unida de Tanzanía, Rwanda, Senegal, Sudáfrica y Uganda; de las Américas: Argentina, Brasil, México, Nicaragua, Perú y la Comunidad del Caribe incluido Haití; del Mediterráneo Oriental: Djibouti, Irán (República Islámica del), Jordania, Pakistán, Sudán y Yemen; de Europa: Azerbaiyán y Estonia; del Asia Sudoriental: Bangladesh, Bhután, India, Indonesia, Myanmar, Nepal, Sri Lanka y Tailandia; del Pacífico Occidental: Camboya, China, Filipinas y Viet Nam.