Semana Mundial de la Lactancia enfatiza la alimentación complementaria

Washington DC, Estados Unidos - 28 de julio de 2005
Todos los países de las Américas se van a unir próximamente para observar juntos la Semana Mundial de la Lactancia, que tendrá un énfasis especial en la alimentación complementaria después de 6 meses de lactancia materna exclusiva. Bajo el lema "Lactancia Materna y Alimentación Complementaria: los Alimentos Familiares Caseros, Sanos y Saludables", la semana del 1 al 7 de agosto destacará la importancia de una alimentación complementaria oportuna, segura y apropiada.

La nutrición adecuada en el primer año de vida y durante la primera infancia es fundamental para que el niño y la niña desarrollen plenamente su potencial humano. Los primeros dos años de vida representan una "ventana crítica de oportunidad" para promover el desarrollo óptimo de la salud y el crecimiento físico y mental. Al tiempo que se recomiendan 2 años o más de lactancia materna, los expertos sugieren proveer alimentos complementarios, además de la lactancia después de los seis meses de edad, para mantener así un crecimiento saludable.

La Semana Mundial de la Lactancia, observada anualmente por todos los países, por la Organización Panamericana de la Salud y por otras agencias durante la primera semana de agosto desea diseminar información globalmente sobre la importancia de la lactancia para la salud materna y del niño. Los ministerios de Salud, las organizaciones no gubernamentales y las familias de las Américas celebran esta semana en formas diversas, incluyendo conferencias, desfiles, exposiciones de arte y eventos especiales.

Un reciente artículo en la revista médica británica The Lancet subrayó que los esfuerzos para la promoción de prácticas óptimas de lactancia maternal y de alimentación complementaria son dos de las tres acciones preventivas más eficaces para prevenir la mortalidad en la niñez, uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Los beneficios de la lactancia durante los críticos primeros dos años de desarrollo, aún en los ambientes más favorables, son irrefutables. Existen riesgos comprobados para los infantes no amamantados, incluyendo males diarreicos, infecciones respiratorias agudas y de oído, así como carencias en el desarrollo mental.

La lactancia materna también beneficia la salud de las madres al reducir los riesgos de cáncer de ovario y de cáncer premenopausia, ayudando también a que las mujeres regresen a su peso normal después del embarazo.

Acciones importantes para mejorar la lactancia materna incluyen la ejecución y el monitoreo del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y la Iniciativa Hospital Amigo del Niño (IHAN), de la OMS. Más recientemente, la Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño de la OMS fue ratificada por la Asamblea Mundial de Salud para enfocar la atención hacia el impacto de prácticas alimenticias saludables para la supervivencia de infantes y niños pequeños.

Fundada en 1902, la OPS trabaja con todos los países de las Américas para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus pueblos. También ejerce como Oficina Regional de las Américas para la OMS.


Semana Mundial de la Lactancia 2005 HTM