Según Panorama social de América Latina, de la CEPAL: Tasas de mortalidad infantil y de fecundidad muestran aún otro rostro de la desigualdad social

Imprimir Correo electrónico
Santiago, Chile - 25 de noviembre de 2005
En todos los países de América Latina la mortalidad infantil y la fecundidad han disminuido. La primera bajó de 43 a 25 por cada mil nacidos vivos entre 1990 y 2003 y la fecundidad descendió de 3,0 a 2,6 hijos por mujer entre los períodos de 1990-1995 y 2000-2005.

Sin embargo, la transición demográfica sigue marcada en la región por la desigualdad. En un capítulo del Panorama Social de América Latina 2005 de la CEPAL, destinado a revisar este tema se concluye que la mortalidad infantil y la fecundidad (sobre todo la temprana y la no deseada) registran tasas más altas en los grupos y en las regiones desaventajadas.

El estudio muestra que en la mayoría de los países la mortalidad infantil se registró una baja más intensa entre los estratos de menor nivel socioeconómico, especialmente en las zonas urbanas, con lo cual se redujo esta expresión extrema de la desigualdad social. También revela que subsisten altísimas disparidades debido al gran número de muertes tempranas prevenibles en los estratos más desfavorecidos. Las diferencias relativas entre las tasas de mortalidad infantil incluso aumentaron en algunas regiones de países donde hubo una fuerte baja de la mortalidad infantil. Es el caso de Brasil, donde la mortalidad infantil en el Noreste se redujo en un 29 %, cifra inferior a la reducción de 32 % experimentada en el Sudeste del país.

La tasa global de fecundidad cayó durante los años 90 en todos los países, pero en la mayoría de ellos las diferencias socioeconómicas de la intensidad reproductiva se mantuvieron o crecieron. Más aun, la fecundidad adolescente aumentó entre los estratos socioeconómicos bajos y medios en casi todos los países estudiados. Por el contrario, la fecundidad adolescente en el estrato de mayor nivel socioeconómico ha mostrado más bien un descenso.

El informe de la CEPAL muestra que las disparidades demográficas pueden atenuarse mediante programas especialmente dirigidos a actuar sobre los determinantes de la exposición al riesgo, como es el caso del uso de anticoncepción en cuanto a la fecundidad, y de la atención pre-natal, del parto y post-natal, las condiciones de saneamiento ambiental y el acceso a los servicios de salud reproductiva, entre otros, en el caso de la mortalidad infantil. Estos programas pueden actuar eficazmente para reducir las disparidades, multiplicando las posibilidades de que el cambio demográfico se asocie con una reducción de los niveles de pobreza y de movilidad social intergeneracional ascendente.

Este capítulo del Panorama Social fue elaborado por el CELADE-División de Población de la CEPAL, gracias al apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas, en el marco del programa regional UNFPA-CEPAL sobre población y desarrollo en América Latina y el Caribe, 2005-2007.


Cuadro. Tasa de fecundidad adolescente (por mil) en estratos socioeconómicos extremos: zonas urbanas de seis países