Exigen crear un entorno protector para la niñez
Washington DC, Estados Unidos - 23 de diciembre de 2005
Cientos de millones de niños son víctimas de graves formas de explotación y discriminación y se encuentran virtualmente invisibles para el mundo, y "fuera del alcance de todos, nadie se ocupa de estos millones de niños y niñas maltratados y abandonados".

Lo asegura la publicación Estado Mundial de la Infancia 2006: Excluidos e invisibles, un exhaustivo informe de UNICEF que examina a escala mundial la situación en la que se encuentra la niñez más vulnerable, al tiempo que sugiere las grandes directrices que en su opinión el mundo debe adoptar para la defensa y la protección de todos los niños y niñas de América Latina y el Caribe, y de todas las regiones del mundo.

Abandono y malos tratos

El informe asegura que si no se les dedica la necesaria atención, millones de niños y niñas seguirán atrapados y olvidados en una infancia caracterizada por el abandono y los malos tratos, con consecuencias devastadoras para su bienestar a largo plazo y el desarrollo de sus países.

En un extenso agregado al informe, relativo a la situación específica de los "excluidos e invisibles" de América Latina y el Caribe, el informe asegura que para ellos, la existencia es una lucha diaria por la supervivencia. "Tanto si habitan en centros urbanos como en asentamientos rurales, corren el riesgo de perder su infancia, de quedar excluidos de servicios tan esenciales como los hospitales y las escuelas, de no gozar de la protección de la familia y la comunidad, y de vivir amenazados constantemente por la explotación y los malos tratos".

La llamada de atención que el informe plantea es paralela a los esfuerzos panamericanos de la OPS en materia de mejora de las condiciones de vida de la infancia y, "en lo que a mi me atañe, respecto de crear entornos libres de violencia para nuestros pequeños", dijo el Dr. Alberto Concha-Eastman, asesor regional en prevención de violencia y lesiones adscrito a la Unidad de Evaluación de Riesgos del Área de Desarrollo Sostenible y Salud Ambiental de la OPS.

"Se trata de lograr crear conciencia del problema de la infancia y la posibilidad, y por tanto responsabilidad, de los gobiernos y organismos internacionales para hacer lo que debemos hacer para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y más aún", dijo Concha-Eastman.

"No es posible lograr un progreso duradero si seguimos sin prestar atención a los niños y niñas más necesitados: los más pobres y los más vulnerables, aquellos que son víctimas de la explotación y los malos tratos", señaló en Londres la directora ejecutiva del UNICEF, Ann M. Veneman, en el transcurso de la presentación oficial del reporte.

Consenso universal

Para muchos de estos niños, el consenso universal de la infancia como una época para crecer, aprender, jugar y sentirse seguros, no significa nada. "El hecho de que alrededor de 6 millones de niños, niñas y adolescentes sufran la violencia, el abandono y el abuso grave en los países de la región, y unido al hecho de que 80.000 niños, niñas y adolescentes mueran al año como resultado de los abusos cometidos por los padres, madres o parientes, debe ser una poderosa razón para que los países asuman la violencia en el ámbito familiar como un problema de gran magnitud, cuya atención integral no es posible seguir posponiendo", afirma el informe.

"Una niña que vive en un asentamiento espontáneo en una zona urbana de Venezuela y se ocupa de sus cuatro hermanos y hermanas, está excluida; igual que el muchacho que vende fruta bajo el calor del trópico en un semáforo de Santo Domingo; o los niños y niñas que huyen de los malos tratos que reciben en casa y acaban vagando por las calles de trazados irregulares de las favelas de Río de Janeiro, expuestos a la droga y a otro tipo de violencia; o los jóvenes reclutados por grupos armados que desafían el rigor del clima y las balas en las selvas de Colombia, cerca de la frontera con Panamá. O los niños y niñas de comunidades indígenas del Perú, Chile o Bolivia, que viven aislados en poblados remotos donde no hay apenas servicios. Muchos de ellos, como los niños que viven el la calle, son muy visibles, pero son pocos los que les prestan atención", dice el informe.

El Sida y los niños

El informe Estado Mundial de la Infancia 2006: Excluidos e invisibles hace numerosas referencias a los estragos que sobre la infancia está causando el VIH/sida, un problema que la OPS también planea enfrentar en forma complementaria. La jefa de la Unidad de VIH/sida de la OPS, Dra. Carol Vlassoff, indicó que "en nuestro nuevo plan regional para el sector salud (2006-2015), la OPS da énfasis en la prevención de la transmisión materno infantil, y en la mejora de servicios para niños con VIH, especialmente a lo concerniente a la integración de servicios y la preparación más adecuada de las familias".

También, como se refleja en documentos oficiales, se estima que el VIH se ha convertido en una enfermedad de los adolescentes y los jóvenes, ya que en el mundo entero se producen casi 6.000 infecciones diarias entre personas de 15 a 24 años. Según el informe, en América Latina habría unos 740.000 adolescentes y jóvenes entre 15 y 24 años que padecen VIH/sida en la actualidad.

Para la Dra. Chessa Lutter, consejera regional en Alimentación y Nutrición adscrita a la Unidad de Salud Infantil y Adolescente de la OPS, lo más importante para los niños excluidos e invisibles es apoyar a sus familias y comunidades para que haya un ambiente en que los niños puedan crecer sanos y protegidos.

"Esto es una responsabilidad de todos, los gobiernos, la sociedad civil, y las instituciones internacionales", dijo Lutter. "Pero alguien tiene que tener la responsabilidad final para asegurar que las familias y comunidades tengan las condiciones para promover una niñez sana en cuanto a comida de calidad, una casa adecuada, saneamiento básico, servicios de salud, educación y una legislación que les proteja. Al final son los gobiernos los que tienen esa responsabilidad para con sus ciudadanos más vulnerables".

En semejantes términos se expresa el informe. Al preguntarse cómo podemos llegar a los niños y niñas más vulnerables para asegurar su inclusión en los servicios básicos y protegerlos contra el abuso, la explotación, los malos tratos y el abandono, el informe afirma que es en los gobiernos donde recae la responsabilidad.

Tres esferas de actuación

"La responsabilidad principal de llegar a los niños y niñas excluidos e invisibles recae en los gobiernos, que deben incrementar sus iniciativas en tres esferas clave para incluir a la niñez", señala el informe. Para el Fondo Mundial, estas tres esferas incluyen la investigación, la legislación, y la inversión social, con políticas públicas y el fomento de las capacidades.

No obstante, UNICEF reitera en su informe un concepto que reiteradamente formula en sus lineamientos y pronunciamientos la OPS para la región de América Latina y el Caribe: la necesidad de trabajar juntos hacia la consecución de metas y necesidades comunes.

"A pesar de que corresponde a los gobiernos la responsabilidad principal (…) ningún gobierno, organismo u organización puede lograr ninguno de estos objetivos por su cuenta; el programa del Milenio (de Naciones Unidas) no se alcanzará sin alianzas eficaces, creativas y uniformes. (Y) entablar alianzas significa trabajar con solidaridad, no solo de manera teórica, sino también práctica. Exige establecer relaciones voluntarias y de colaboración mediante las cuales todas las partes aceptan trabajar juntas para lograr un objetivo común o poner en práctica una tarea específica y compartir riesgos, responsabilidades, recursos, competencias y beneficios".

Para acceder al documento Estado Mundial de la Infancia 2006: Excluidos e invisibles, del UNICEF, visitar www.unicef.org.

La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Es la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud y trabaja con los países para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.

Otros enlaces y lecturas de interés: