El mundo no hace lo suficiente para proteger a los niños y niñas afectados por el SIDA
Londres, Inglaterra - 09 de febrero de 2006
Tercer Foro de Aliados Mundiales se concentra en la protección, la prevención del VIH, el tratamiento y el cuidado

La respuesta a escala mundial ante el ataque del VIH y el SIDA a la población infantil no logra equipararse a la gravedad de una situación que cada vez se propaga con mayor celeridad. Se calcula que para el año 2010, 18 millones de niños se habrán quedado huérfanos debido a la enfermedad solo en África subsahariana. Los niños y niñas que viven con padres enfermos o moribundos se encuentran muy vulnerables, y unos 4 millones de niños y niñas infectados no tendrán acceso a tratamientos adecuados.

El Foro de Aliados Mundiales de este año, auspiciado por UNICEF y el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido, ha reunido a representantes de alto nivel de 90 organizaciones internacionales, organizaciones no gubernamentales y gobiernos en un esfuerzo por incrementar las respuestas prácticas al sufrimiento de millones de niños y niñas atrapados por la pandemia del SIDA.

"Los niños se están quedando al margen de la respuesta del mundo a la pandemia global del SIDA", dijo Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF. "Menos del 10% de los niños huérfanos o vulnerables debido al SIDA recibe ayuda o servicios públicos".

El foro de este año se concentrará en los medios de:

  • Fortalecer la capacidad de las familias de proteger y cuidar a los huérfanos y a otros niños y niñas que resulten vulnerables al VIH.
  • Movilizar las respuestas basadas en la comunidad para apoyar a las familias afectadas.
  • Asegurar igual y pleno acceso a la educación.
  • Garantizar el acceso universal a la prevención del VIH, así como al tratamiento y cuidado de sus víctimas.

El foro resaltará que las comunidades y las familias deben ser los principales beneficiarios de una mayor respuesta contra el SIDA a nivel mundial. A ese fin debe proporcionarse una ayuda económica mixta que incluya donaciones directas en efectivo para las familias afectadas, pequeños préstamos y fondos para remunerar a los que trabajan directamente en las comunidades.

"Éste es un momento decisivo en nuestros empeños a nivel mundial para atajar al VIH y al SIDA -y un momento de convertir nuestros compromisos en acciones concretas", dijo Gareth Thomas, Ministro de Desarrollo Internacional del Reino Unido. "Debemos garantizar que las necesidades de los niños se consideran como un objetivo fundamental y cerciorarnos de que esas comunidades pueden estar a la altura de sus posibilidades".

El cuidado y el apoyo a los niños y niñas vulnerables no deben limitarse a sus necesidades materiales. Se exige un mayor esfuerzo para ofrecer a los huérfanos y otros menores de edad traumatizados por el SIDA consejo y apoyo psicosocial. Hasta la fecha, algunas organizaciones no gubernamentales y de carácter religioso, así como grupos comunitarios, han sido los primeros en prestarle ayuda a esta población infantil y a sus comunidades. Se necesitan fondos para poder ampliar a programas a escala nacional las respuestas que han resultado exitosas en las intervenciones experimentales.

Mejoras en el acceso a la educación

La educación es una de las armas más importantes contra la propagación del SIDA. La prueba de esta afirmación es creciente: en países con graves epidemias, los jóvenes con niveles de educación más altos es más probable que usen condones y menos probable que incurran en relaciones sexuales casuales que sus semejantes menos instruidos. Los niños y niñas educados tienen también más probabilidades de escapar de la trampa de la pobreza que atrapa a los huérfanos y a los menores de edad obligados a cuidar de sus padres enfermos o moribundos.

Sin embargo los costos de matrícula siguen siendo una barrera poderosa para limitar el acceso a la educación de los mismos niñas y niños que corren mayores riesgos en muchos países afectados por el SIDA. Eliminar estas tarifas escolares en el nivel primario es un paso esencial para alcanzar la educación universal. Y ello sólo puede sostenerse si la comunidad internacional aumenta sus contribuciones a los gobiernos que han tomado la medida audaz de abolir las tarifas escolares. Con la abolición de las tarifas escolares en Kenya, por ejemplo, 1,3 millones de nuevos alumnos asisten ahora a clases.

También es vital garantizar que las niñas tengan igual acceso a la educación, especialmente porque las niñas se ven desproporcionadamente afectas por el VIH y el SIDA. El gobierno del Reino Unido es un aliado fundamental de la Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas (UNGEI), un empeño dirigido por UNICEF para estrechar la brecha de género en el campo de la educación.

Además, el foro de este año se concentrará en las medidas para garantizar que los niños y niñas se acerquen lo más posible al acceso universal al tratamiento y cuidado adecuados, al que se aspira para 2010; prevenir la propagación de la enfermedad entre adolescentes y jóvenes, y detener la transmisión del virus de las madres a sus bebés.

"En los 25 años que dura la epidemia, se ha progresado considerablemente en la movilización del mundo contra el SIDA", dijo el Dr. Peter Piot, Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA). "Pero en lo que respecta al acceso a los medios de prevención y servicios de tratamiento del VIH, los niños y los jóvenes siguen quedándose a la zaga. Si hemos de romper el ciclo de la infección del VIH, los niños y los jóvenes deben saber cómo protegerse del VIH".

Protección legislativa

El foro también examinará los medios de:

  • Abogar por cambios en las leyes y las políticas que rigen la protección de los niños y niñas vulnerables.
  • Aumentar la conciencia social y reducir el estigma en relación con los niños y niñas afectados por el SIDA.

El mejorar los sistemas de inscripción de nacimientos y defunciones tendría una repercusión positiva. En la actualidad es difícil para los menores de edad obtener registros oficiales que prueben que son huérfanos, lo cual les daría derecho a recibir beneficios tales como ayuda para alimentos y atención médica gratuita.

Antecedentes:

El Foro de Aliados Mundiales se estableció en 2003 para impulsar y cumplir los compromisos contraídos a nivel mundial con los niños afectados por el VIH y el SIDA, propuestos en la Declaración de Compromisos sobre el VIH y el SIDA en la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2001 y en los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

En octubre de 2005, UNICEF, ONUSIDA y otros aliados iniciaron la campaña UNIDOS POR LA NIÑEZ, UNIDOS CON LA JUVENTUD, UNIDOS PARA VENCER EL SIDA, que aboga por una respuesta rápida para cumplir estos compromisos mundiales con los niños y niñas con SIDA.


Campaña VIH/SIDA - UNICEF HTM