Desafío para la economía global: proteger a los trabajadores de incendios en las fábricas

Imprimir Correo electrónico
Londres, Inglaterra - 30 de marzo de 2006
Los incendios en el lugar de trabajo están entre los incidentes industriales más temidos, y han dejado una huella en la historia. Desde 1911, cuando un incendio en una fábrica de Nueva York causó la muerte de 146 trabajadores en una fábrica textil, hasta otros más recientes que han causado cientos de muertes y heridos en diversas partes del mundo, estos incidentes con frecuencia provocan la adopción de leyes laborales para proteger a los trabajadores. Una serie de incendios industriales ocurridos en los últimos tiempos ha puesto de nuevo en evidencia la necesidad de vigilancia, planificación y preparación para enfrentar lo inesperado - en particular con un plan de evacuación factible. El experto en seguridad y salud en el trabajo de la OIT David Gold habló con OIT EnLínea sobre la prevención de incendios y la gestión emergencias.

OIT EnLínea: ¿Cuán frecuentes son los incendios a gran escala u otros incidentes relacionados con temperaturas elevadas o fuego en las fábricas?

David Gold: No disponemos de números globales, pero se registran numerosos incendios en todas partes del mundo. En 1993, un gran incendio en la Kader Industrial Co. Ltd. Factory en Tailandia causó la muerte de 188 trabajadores. En la historia reciente, este es el peor desastre en el mundo en términos de pérdida de vidas a causa de un incendio accidental en un edificio industrial.

OIT EnLínea: ¿Tienen algo en común estos desastres?

David Gold: Cuando un gran número de trabajadores está involucrado no es posible evacuar a tiempo las áreas de trabajo sin un plan de evacuación. La devastación del World Trade Center nos hace reflexionar sobre esto, porque si bien 4.000 personas perdieron la vida, más de 25.000 fueron salvadas. ¿Por qué? Gracias a un plan de evacuación que funcionó.

OIT EnLínea: ¿Cuáles son las características principales de un plan de evacuación factible?

David Gold: El hecho de que tantas personas pudieran abandonar con éxito el edificio del World Trade Center testimonia la importancia de algunos aspectos relevantes en cualquier lugar de trabajo. Primero, es necesario un plan de emergencia, que contemple acciones en caso de incendio. Segundo, son indispensables al menos dos vías de escape bien iluminadas, señaladas con claridad y sin obstáculos desde el puesto de trabajo hacia un área segura. Las vías de escape y las vías alternativas deben estar expuestas en un lugar visible en cada posición de trabajo. Tercero, es necesaria la coordinación entre empleadores, el servicio de emergencia interno y los de la localidad. Debe haber baterías y generadores de energía de emergencia que garanticen una iluminación adecuada para servir de apoyo a la evacuación. Finalmente, son necesarios mecanismos para contabilizar a trabajadores y visitantes en un área segura, y procedimientos para ayudar a las personas con discapacidad en la evacuación de emergencia.

OIT EnLínea: A pesar de la prevención y de los esfuerzos normativos que han sido puestos en práctica a partir del incendio en la Triangle Shirtwaist Factory en NuevaYork, en la actualidad siguen ocurriendo incendios en fábricas, de manera particular en los países en desarrollo... ¿Percibe algún progreso en los últimos años?

David Gold: Claro, la situación ha mejorado de manera considerable en los países desarrollados pero hay también señales alentadoras en los países en desarrollo. Por ejemplo, varias agencias nacionales e internacionales han revisado lo sucedido en el incendio de la Kader Factory de Tailandia. En ese momento fue objeto de un estudio por parte de un equipo de la OIT para comprender lo que había ocurrido y proponer medidas de protección posibles de aplicar en las empresas. El análisis que hicimos en 1993 tuvo un impacto evidente en la historia de la seguridad y la salud de ese país. La lista de control de prevención de incendios de la OIT fue traducida al tailandés y, lo que es más importante, ha aumentado la conciencia entre las agencias gubernamentales y los interlocutores sociales. A largo plazo, la seguridad en el trabajo es rentable y muchas autoridades políticas lo han entendido. Al dirigirse al Congreso Mundial en Seguridad y Salud Laboral de 2005 en Orlando, Florida, el Primer Ministro de Tailanda,Thaksin Shinawatra, dijo que "la prevención es rentable no sólo en términos de vidas humanas sino también en el rendimiento de la empresa y de la fuerza económica nacional". Estudios recientes realizados por el Foro Económico Mundial y el Institute of Management de Lausanne demostraron que los países más competitivos son también los más seguros.

OIT EnLínea: ¿Cuál es el papel de los gobiernos y de los interlocutores sociales?

David Gold: Los gobiernos deberían proveer de un sistema de inspección laboral con fondos y personal suficientes y una estrategia bien organizada. Para apoyar a los inspectores, el programa de Trabajo Seguro de la OIT desarrolló una guía denominada "Diez pasos para Fortalecer la Inspección Laboral", que provee a las autoridades y a los inspectores laborales orientación y una visión global de la práctica de la inspección laboral. Trabajadores y empleadores juegan un papel de igual importancia. Las Directrices de la OIT relativas a los sistemas de gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo (SST) estimulan la integración de los SST con otros sistemas administrativos y establecen que los SST deberían ser parte integral de la administración de la empresa. Mientras que la integración es deseable, se requieren acuerdos flexibles en relación al tamaño y al tipo de operación. Es importante además que cada trabajador reciba entrenamiento adecuado en los SST, de manera particular en la prevención y en los planes de emergencia.

OIT EnLínea: ¿Cómo puede la OIT ayudar a la prevención de los incendios en las fábricas?

David Gold: La Constitución de la OIT hace un llamado para "la protección adecuada de la vida y la salud de los trabajadores en todas las ocupaciones". El Convenio sobre seguridad y salud de los trabajadores, 1981 (No.155) establece que los empleadores deben proveer, donde sea necesario, medidas para hacer frente a situaciones de urgencia y accidentes, incluidos medios adecuados para la administración de primeros auxilios. Las Directrices de la OIT relativas a los sistemas de gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo (SST) de 2001 solicitan el establecimiento y mantención de sistemas de emergencia, estrategias de preparación y planes de reacción. Estos planes deberían identificar los posibles accidentes y situaciones de emergencia, y orientar la prevención de los riesgos de los SST asociados a ellos. Los planes deberían ser trazados de acuerdo con el tamaño y la naturaleza de la actividad de la organización. Se plantea que estos planes deberían ser acordados en cooperación con los servicios de emergencia externos y otros organismos, cuando corresponda. En algunos países la OIT apoya activamente las iniciativas para desarrollar políticas y programas nacionales, mientras que en otros, trabaja conjuntamente con los gobiernos para formar órganos consultivos nacionales de carácter tripartito para los SST.

Los esfuerzos para abordar los problemas SST, sea a nivel nacional o internacional, suelen ser dispersos y fragmentados y como consecuencia no tienen el nivel de coherencia necesario para producir un impacto eficaz. Por lo tanto es necesario dar prioridad a los SST a nivel internacional, nacional y empresarial, e involucrar los interlocutores sociales para iniciar y mantener mecanismos que permitan un continúo mejoramiento de los sistemas SST nacionales.

OIT EnLínea: ¿Este tipo de desastres plantea desafíos a la economía global?

David Gold: Formar parte de una economía global implica que los productos son fabricados en un lugar y consumidos en otra parte del mundo. El deseo de ser competitivos en este nuevo mercado no debería comprometer las disposiciones fundamentales sobre seguridad contra incendios en las fábricas. Proveer a los trabajadores de un nivel adecuado de protección contra incendios es una obligación moral, sin importar dónde se encuentren. Esto se refleja también en la Declaración Tripartita de principios sobre las empresas multinacionales y la política social, que establece que "las empresas multinacionales deben mantener los más altos niveles en seguridad y salud, en conformidad con los requisitos nacionales teniendo presente su importante experiencia en la empresa como un todo, incluyendo todo conocimiento sobre riesgos específicos… Se espera que estas empresas, como sus equivalentes nacionales, jueguen un papel importante en el análisis de las causas de riesgo para la salud y seguridad industrial y en la aplicación de las reformas consecuentes en toda la empresa".


Programa de Trabajo Seguro de la OIT HTM
Convenio sobre seguridad y salud de los trabajadores HTM