Tabaco: el círculo vicioso de la pobreza
Ginebra, Suiza - 30 de mayo de 2006
Los datos indican un aumento del consumo de productos de tabaco diferentes de los cigarrillos entre los jóvenes, especialmente las muchachas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) insta a los gobiernos a ampliar el alcance de las actividades de control del tabaco teniendo en cuenta la rápida propagación y la creciente diversidad de los productos de tabaco, tanto para fumar como para no fumar, y el aumento del consumo de éstos por jóvenes que posiblemente no sean conscientes de sus efectos nocivos. El tema del Día Mundial Sin Tabaco de este año, «El tabaco: mortífero en todas sus formas», pone de relieve el hecho de que todos los productos de tabaco son adictivos y nocivos y pueden causar la muerte, independientemente de su forma, envasado o nombre con que se presenten al público.

La diversidad de productos de tabaco fabricados y comercializados en el mundo se sigue extendiendo. Por ejemplo, los nuevos tipos de cigarrillos saborizados, «naturales» u «orgánicos», o de tabaco para liar, se suelen anunciar y comercializar con nombres y envases que pueden inducir al consumidor a creer erróneamente que son menos peligrosos que los cigarrillos convencionales.

Los productos de tabaco no destinados a ser fumados, como el rapé, que antes eran populares en un número limitado de países, se están comercializando agresivamente en otros lugares, apuntando a grupos específicos, a saber: mujeres (en culturas en las que no es socialmente aceptable que ellas fumen); jóvenes (se presentan a éstos productos saborizados de gusto más suave, a modo de «iniciadores»); o fumadores (como alternativa para consumir en entornos sin humo). Al mismo tiempo, en el mundo se está popularizando, especialmente entre los jóvenes en cafés y recintos universitarios, la alternativa de fumar pipas de agua, también llamadas «shishas», «narghiles» o «hubble-bubbles» en lugar de cigarrillos.

La Dra. Yumiko Mochizuki-Kobayashi, Directora de la iniciativa OMS Liberarse del Tabaco, hizo hincapié en la urgente necesidad de que los países apliquen reglamentaciones más estrictas al tabaco en todas sus formas, de conformidad con el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco. «Tenemos ante nosotros un extraordinario desafío de salud pública porque muchos productos de tabaco siguen sin estar sometidos a reglamentaciones», afirmó. «El tabaco puede matar en cualquiera de sus formas, independientemente de que se fume, se masque o se inhale utilizando una pipa de agua, y por esta razón es preciso que en todo el mundo se apliquen inmediatamente reglamentaciones al tabaco en todas sus formas.»

Los resultados de la Encuesta Mundial sobre el Tabaco y los Jóvenes, una iniciativa conjunta de la OMS y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), indican que en muchos países la prevalencia del consumo de productos de tabaco diferentes de los cigarrillos (11,2%) entre los adolescentes es mayor que la del consumo de cigarrillos (8,9%). Además, en muchos países el consumo de tabaco notificado entre las muchachas adolescentes es similar al consumo entre los varones adolescentes. Estos datos son distintos de los referentes a los adultos, que suelen acusar un consumo superior entre los varones. Estos resultados sugieren que los países deben elaborar, aplicar y hacer cumplir programas integrales de control del tabaco concentrando especialmente la atención en las muchachas y en toda forma de consumo de tabaco.

El Dr. Charles Warren, investigador en el programa mundial de control del tabaco de los CDC, observa un empeoramiento de las tendencias entre los menores de 15 años. «Dadas las elevadas tasas de consumo de tabaco en forma diferente de los cigarrillos entre los jóvenes, especialmente entre las muchachas, las estimaciones anteriores cifradas en 10 millones de defunciones por año para 2020 podrían ser conservadoras», sostuvo.

El consumo de tabaco es la principal causa prevenible de mortalidad a nivel mundial, y ocasiona cinco millones de muertes por año. Según datos probatorios, fumar es nocivo para casi todos los órganos del cuerpo. Es la causa del 90% de los casos de cáncer de pulmón y está asociado a muchos otros tipos de cáncer, como el cervical o el renal, así como con enfisema, bronquitis, asma y otras enfermedades respiratorias. Entre otros riesgos sanitarios asociados al consumo de tabaco figuran tipos de cáncer como los de boca, garganta y cuello, así como ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares, otras enfermedades cardiovasculares e infertilidad.

Los cigarrillos siguen siendo el único producto legal que mata casi a la mitad de sus consumidores regulares si se utiliza de la manera prevista por el fabricante. Sin embargo, la información sobre los ingredientes y la toxicidad de todos los productos de tabaco, incluidos los cigarrillos, sigue siendo insuficiente. Es necesario rellenar esta laguna con una reglamentación apropiada a nivel de país y con más investigaciones.

El consumo de tabaco sigue creciendo con gran rapidez en el mundo en desarrollo, donde se registran la mitad de las defunciones relacionadas con el tabaco. Para 2020, si se mantienen las tendencias actuales, 7 de cada 10 defunciones relacionadas con el tabaco ocurrirán en el mundo en desarrollo.

«El consumo de tabaco es el principal factor contribuyente a lo que hoy es una epidemia mundial de enfermedades crónicas», afirmó la Dra. Catherine Le Galès-Camus, Subdirectora General de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental de la OMS. «No se puede retrasar más la reglamentación de los productos de tabaco en todas sus formas. Ésta es vital para todo programa eficaz de control del tabaco, e imprescindible para que podamos controlar esta epidemia», añadió.

El Día Mundial Sin Tabaco de este año cosecha los buenos resultados de la primera Conferencia de las Partes en el CMCT de la OMS, celebrada en Ginebra en febrero. Una de las decisiones adoptadas por las 113 Partes Contratantes de pleno derecho en la Conferencia fue la de crear un grupo encargado de reglamentar los productos de tabaco.

Nota para los redactores

La OMS iniciará las actividades del Día Mundial Sin Tabaco con una ceremonia en la sede de la OMS, en Ginebra, el 31 de mayo, y en la Oficina Regional para el Mediterráneo Oriental, en El Cairo, el 4 de junio. Más información en inglés: www.who.int/tobacco/communications/events/wntd/2006/calendar/en/index.html

El CMCT de la OMS fue adoptado unánimemente por la 56ª Asamblea Mundial de la Salud en mayo de 2003 y entró en vigor el 27 de febrero de 2005. Tiene ya 127 Partes Contratantes de pleno derecho. Más información en inglés: www.who.int/tobacco/framework/countrylist/en/ o www.who.int/tobacco/framework/en/

La primera reunión del órgano rector (Conferencia de las Partes) congregó a 113 Partes de pleno derecho, de un total de 194 Partes elegibles. Todas las Partes Contratantes en el Convenio tienen un plazo de tres años a partir de la fecha de entrada en vigor para conseguir que el envasado de los productos de tabaco lleve advertencias sanitarias firmes, o un plazo de cinco años para establecer prohibiciones totales de la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco. Véase en inglés: www.who.int/tobacco/fctc/cop/en/index.html

La Encuesta Mundial sobre el Tabaco y los Jóvenes (OMS-CDC) abarcó a unos 750 000 estudiantes de 13 a 15 años de edad de 131 países y la Ribera Occidental y la Faja de Gaza durante un periodo de siete años. Para obtener mayor información o los resultados de la encuesta, consulte en inglés: www.cdc.gov/tobacco/Global/GYTS.htm


Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (WHO FCTC) - en inglés HTM

Última actualización el Jueves 03 de Febrero de 2011 06:05