Para maximizar la eficacia de los programas nacionales de inmunización urgen análisis de costos y beneficios para nuevas vacunas en América Latina y e

Imprimir Correo electrónico
Washington DC, Estados Unidos - 07 de septiembre de 2006
La Organización Panamericana de la Salud recomendó a los expertos en inmunización de los países de la Región que maximicen sus esfuerzos y avances y contemplen la viabilidad económica del uso de nuevas y más costosas vacunas para reducir muertes y enfermedad en América Latina y el Caribe.

La OPS convocó esta semana a expertos nacionales en salud y a economistas para una reunión de cuatro días en la sede regional de la organización en Washington, D.C., para acentuar la necesidad del uso de análisis económicos en apoyo a la toma de decisiones en salud respecto a la posible introducción de nuevas vacunas en los programas nacionales de inmunización.

"Se ha demostrado a lo largo del tiempo que las vacunas son una de las intervenciones de salud pública más efectivas en relación a su precio", dijo el Dr. Jon Andrus, principal asesor técnico en inmunizaciones de la OPS. "Es esencial que demostremos este tipo de eficacia con vacunas recientes y más caras si queremos lograr su disponibilidad para salvar vidas y mejorar la salud en nuestra región".

Andrus recordó que gracias a los programas nacionales de vacunación llevados a cabo en la Región, en las Américas se han logrado controlar y, en muchos casos erradicar, algunas enfermedades infecciosas que sin esta decidida acción de intervención en salud pública seguirían hoy día poniendo en serio peligro la vida y la salud de muchos niños en el hemisferio americano. La erradicación de la poliomielitis en las Américas, con el último caso endémico de la región reportado en Perú en 1991, y la lucha contra el sarampión, con el último caso endémico registrado en Venezuela en el 2002, son dos ejemplos -dijo el experto- de los grandes logros registrados por los sectores regionales y nacionales de la salud pública.

Recientemente se han introducido nuevas vacunas contra enfermedades como las de origen neumocócico, la diarrea por rotavirus, influenza y la de la infección por el virus del papiloma humano (HPV), causante de cáncer cervicouterino en la mujer. Y aunque estas nuevas vacunas son extremadamente más costosas que las tradicionales, su uso podría tener un gran impacto sobre la salud de todos en la región. El cáncer cervicouterino, por ejemplo, es en muchos países la principal causa de muerte entre mujeres, y tanto el rotavirus como enfermedades de origen neumocócico provocan la muerte de miles de niños en la región cada año.

"La vacuna contra la enfermedad neumocócica tiene un enorme potencial para salvar más vidas de niños", dijo el Dr. Orin Levine, director del Programa Acelerado de Desarrollo e Introducción de la Vacuna Anti-Neumocócica, una iniciativa financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates. "Sabemos que cada año mueren cerca de 800.000 niños en todo el mundo como resultado de esta enfermedad".

Incorporar estas nuevas vacunas a los programas nacionales de inmunización es un gran desafío para los países debido a los limitados recursos en salud pública con los que cuentan así como por los crecientes costos en la atención a la salud. Por esta razón, la OPS y la Organización Mundial de la Salud están pidiendo a los países que usen análisis económicos para proveer evidencias a la hora de tomar decisiones sobre gastos en vacunación y respecto a otros costos en salud.

"La mayoría -sino todos- de nuestros países miembros confrontan serias limitaciones a sus gastos en salud, y requieren bases objetivas para tomar decisiones y establecer prioridades", afirmó Andrus. "Queremos ver que los países aceleren sus esfuerzos para recopilar y analizar la información necesaria para que se puedan adoptar decisiones basadas en la evidencia para estas nuevas vacunas. Se necesita evidencia para apoyar y justificar la introducción de estas vacunas en el contexto de las prioridades nacionales sobre enfermedades".

Al objeto de facilitar este proceso, la reunión de esta semana en la OPS facilitó directrices y herramientas para la recopilación de datos sobre costos e índices de enfermedad, y para la realización de análisis económicos en apoyo a la toma de decisiones sobre vacunas nuevas y sobre otras existentes pero infrautilizadas. Entre los participantes a la reunión estuvieron jefes de los programas de inmunización de los países miembros de la OPS, coordinadores de vigilancia de enfermedades, expertos de la OPS y de la OMS, y representantes de otras entidades y socios como la Fundación Gates, los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), el Instituto Sabin de Vacunación, RVP-PATH, el Banco Mundial y las universidades Harvard y Emory de Estados Unidos.

El Dr. Mac Otten, epidemiólogo y experto en vigilancia de enfermedades adscrito a los CDC, aseguró que "la OPS tiene el empuje para convocar juntos a todos los expertos, tanto en salud como económicos, para discutir el camino a recorrer hacia delante tomando ventaja de estas nuevas vacunas. Los expertos en salud y sus homólogos economistas deben trabajar juntos en los países para pavimentar el camino a seguir".

La Dra. Gina Tambini, jefa del área de Salud Familiar y Comunitaria de la OPS, dijo por su parte que "los países pueden lograr estas metas de reducción de la mortalidad infantil si entre todos conformamos, como socios, una respuesta y visión común en estas intervenciones. En este sentido, la OPS aprecia enormemente el apoyo que ha recibido de la Fundación Gates para poder avanzar en esta importante causa en la Región de las Américas".

El Dr. Steve Landry, consejero en Salud de la Fundación Gates, dijo que la reunión de esta semana hace parte de los esfuerzos de la Fundación en apoyar a los países para la adopción de decisiones políticas de salud basadas en la evidencia.

Andrus se mostró optimista y convencido de que los países de la Región acelerarán sus esfuerzos para recopilar y someter a análisis la información necesaria para la toma de decisiones basadas en la evidencia; máxime ante el potencial intrínseco que estas nuevas vacunas representan para la salud de todos en la región.

"El éxito genera más éxito. La erradicación de la polio y el sarampión en las Américas les ha dado a los países la experiencia y seguridad esenciales para confrontar nuevos desafíos. Se debe completar la eliminación de la rubéola y del síndrome de la rubéola congénita al mismo tiempo que se aprovecha la introducción de nuevas vacunas de acuerdo a la situación de los países. En esta reunión -concluyó Andrus- los países han compartido experiencias y aprendido los unos de los otros. Contamos con un extraordinario grupo de socios y expertos que están trabajando muy duro para lograr avanzar con éxito".


Semana de la Vacunación en las Américas 2006 HTM
Página en Internet de la unidad de Vacunas e Inmunizaciones de la OPS HTM
Página de la OMS sobre Vacunas HTM

Última actualización el Jueves 03 de Febrero de 2011 06:48