Armados con nuevos datos, líderes en salud de las Américas prometen luchar contra una devastadora enfermedad infantil
San Pablo, Brasil - 15 de diciembre de 2006
Primera región del mundo en abordar con firmeza la enfermedad por neumococo hace un llamado para una rápida, extensa introducción de una Vacuna Avanzada para la Infancia

Líderes en salud y en la toma de decisiones procedentes de 25 países de las Américas se comprometieron a promover la adopción de una vacuna para niños para prevenir una enfermedad que mata a dos niños cada hora en América Latina y el Caribe. Junto con representantes de grandes organizaciones multilaterales y de donantes, así como de fabricantes de vacunas, el II Simposio Regional del Neumococo prometió "Hacer del 2007 el año de la acción para combatir la enfermedad por neumococo en las Américas".

Su herramienta principal será la vacuna. Una vacuna conjugada disponible en la actualidad cubre siete serotipos de la bacteria neumocócica, y otras vacunas deberían empezar a estar disponibles para el 2008, de acuerdo a nuevos avances reportados en el Simposio. La actual vacuna tiene un uso muy extendido en los Estados Unidos, donde ha disminuido la enfermedad neumocócica en un 80%, dijo Cynthia Whitney de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. Esto, a su vez, ha bloqueado la transmisión a los adultos mayores, reduciendo la enfermedad y las muertes en los mayores de 65 años.

Pero la vacuna casi no se usa en América Latina, donde ahora los científicos saben que la bacteria del neumococo causa un mínimo de 1,6 millones de casos de enfermedad y 18.000 muertes al año, o dos cada hora.

"La salud es vital para el desarrollo de las naciones", dijo el Dr. Roberto Tapia, ex subsecretario de Salud de México. "Este es un llamado a la acción, pero para la acción con pasión".

Solo dos países de América Latina, México y Brasil, han iniciado la vacunación de niños. Incapaces de comprar suficientes vacunas para todos los niños en sus países por el costo alto de la vacuna, han empezado por vacunar a los más pobres y de mayor riesgo. A principios del 2006, México empezó a vacunar niños en los 14 estados más pobres, que son también los que tienen los mayores números de población indígena. Se empezó vacunando sólo a 42.000 niños, y ahora ya alcanzó a 230.000, con planes para una mayor expansión en el 2007, dijo la doctora mexicana Norma Matías Juan, supervisora de infectología pediátrica del Centro Nacional para la Salud del Niño y del Adolescente.

Brasil también ha empezado vacunando un reducido número de niños vulnerables con subyacentes problemas de salud, distribuyendo 36.000 dosis de la vacuna conjugada a estos niños en el 2005. Pero esto es una fracción de los 3.2 millones de niños nacidos en el país cada año, explicó Expedito Luna, del Ministerio de Salud brasileño.

A partir de estos inicios modestos, los participantes a la conferencia prometieron buscar maneras de hacer que la vacuna conjugada se haga extensiva a todos los niños de la región, previniendo aproximadamente la mitad de las muertes y casos de enfermedad causados por el neumococo.

"Nosotros sabemos lo que se tiene que hacer en el futuro", dijo el Dr. Ciro de Quadros, Presidente del Instituto de Vacunas Albert B. Sabin, al término de la conferencia. "Ahora nos toca a nosotros un accionar aun más firme con nuestras autoridades de salud. Tenemos una importante herramienta que pondrá fin a la mitad de las muertes y los casos de enfermedad causados por el neumococo. El costo de la inacción lo podemos calcular en vidas de niños".

Entre otras cosas, el Llamado a la Acción del Simposio concordó en:

  • Promover la adopción de vacunas neumocócicas donde sea posible
  • Solicitar a la Organización Mundial de la Salud que acelere la precalificación de la actual vacuna de manera que pueda ser comprada por las agencies de Naciones Unidas
  • Hacer un llamado a la Organización Panamericana de la Salud y a su Fondo Rotatorio para la adquisición de vacunas a que trabaje con los gobiernos nacionales, agencies bilaterales y multilaterales, la Alianza GAVI y los fabricantes de vacunas para facilitar la introducción de las vacunas.

Participantes del simposio indicaron que el Fondo Rotatorio es un mecanismo clave para incrementar el uso de la vacuna. Único en todo el mundo, el Fondo Rotatorio usa el poder de compras en grandes partidas para negociar los precios más favorables a los que se pueden llegar para 37 naciones de América Latina y el Caribe.

"El Fondo Rotatorio es el mayor instrumento a nuestra disposición para incrementar el empleo de esta vacuna por todo el continente latinoamericano", dijo el Dr. Jon Andrus de la OPS. "Un incremento rápido y completo será clave para nuestro éxito. No solo salvará las vidas de niños sino que también pondrá fin a la enfermedad y las muertes entre sus padres y abuelos, que ya no estarán tan expuestos a este patógeno común".

Los representantes de las Américas coincidieron en que ahora es el momento para la acción.

"Si dejamos las cosas como se han hecho en el pasado, tomará hasta el 2020 o más allá llevar vacunas a los países mas pobres", dijo el Dr. Orin Levine, del PneumoADIP de la Johns Hopkins University. "Alrededor del mundo tenemos las herramientas en la mano para prevenir más de un millón de muertes por neumococo cada año. Es la mayor singular vacuna de prevención de muertes de niños".