Presentan en la OPS el Informe Mundial de Naciones Unidas sobre Violencia contra Niños. “Es imperativo poner fin a la violencia contra los niños”

Imprimir Correo electrónico
Washington DC, Estados Unidos - 06 de marzo de 2007
El Informe Mundial de Naciones Unidas sobre Violencia contra los Niños fue presentado hoy en la sede regional de la Organización Panamericana de la Salud en Washington, D.C., con la presencia y destacada intervención del autor de dicho trabajo, el experto Paulo Sérgio Pinheiro.

El informe revela que sólo una pequeña porción de actos de violencia contra los niños a nivel mundial son reportados e investigados. Y que en muchas partes del mundo como en América Latina y el Caribe, no hay sistemas operativos encargados y responsables de registrar e investigar los incidentes de violencia contra menores.

“A mí realmente me parece increíble ver el alto grado existente de aceptabilidad de la violencia contra los niños; no solo social sino incluso legal. Esto nos presenta un desafío clave: cómo superar la aceptabilidad de la violencia contra los niños”.

“Las unidades familiares son los mejores proveedores del cuidado físico y emocional de los niños”, explica Pinheiro en la introducción del informe mundial. “Las escuelas tienen el papel fundamental de asegurar el potencial de desarrollo de los niños al tiempo que los protege. Pero son los gobiernos los que tienen la responsabilidad de construir sólidos marcos legales y de proveer el apoyo que necesitan las familias, los colegios y las comunidades para cumplir este papel adecuadamente”.

Este trabajo nos está indicando claramente “que este planeta no es un lugar seguro”, afirmó durante el evento el Dr. Richard Van West-Charles, Director Adjunto en funciones de la OPS. “Ninguna sociedad se puede definir como segura, tal y como el reporte indica”.

El Dr. Van West-Charles planteó el interrogante de cómo se van a reorganizar los sistemas de salud pública para responder con eficacia y efectividad a las revelaciones presentadas en el informe de Naciones Unidas. En este sentido, el Director Adjunto de la OPS afirmó que son fundamentales los esfuerzos por la capacitación de los recursos humanos para la salud con nuevas herramientas de prevención, tratamiento y cuidado, así como para el manejo de la información y conocimiento, poniendo al mismo tiempo un destacado énfasis en la asignación de los recursos necesarios para poder atajar el fenómeno de la violencia contra los niños. El informe, afirmó, “es un llamado al cambio”.

El Asesor Regional de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en asuntos de Prevención de la Violencia, Dr. Alberto Concha-Eastman, dijo por su parte que “estudios procedentes de todo el mundo confirman que los niños que reciben amor y atenciones durante la infancia son menos proclives a convertirse en víctimas o perpetradores de violencia como adultos”.

El informe de la UN revela que “en muchos casos, los padres -que deberían proteger a sus hijos- permanecen en silencio si la violencia es perpetrada por uno de los esposos o por otro miembro de la familia, o por otro miembro de la sociedad con más poder como un empleador, un agente de policía o un líder comunitario”. Abundando en esta sintomatología, los autores puntualizan que en sociedades donde nociones patriarcales del ‘honor’ de la familia se valoran por encima de los derechos humanos y el bienestar de las niñas, un incidente de violación sexual, por ejemplo, puede llevar al ostracismo de la víctima, a mayor violencia contra ella o incluso a la muerte.

Alta incidencia en América Latina y el Caribe

De acuerdo a estimados de la Organización Mundial de la Salud, casi 53.000 muertes de niños en el año 2002 se debieron a asesinatos. Según las mismas fuentes y con datos del 2006 presentados en un anexo final del reporte mundial, se afirma que América Latina y el Caribe es la región del mundo que con una gran diferencia frente a otras presenta los más altos porcentajes en sus tasas de homicidios de niños por 100.000 habitantes en el grupo específico de edades comprendida entre los 15 y los 17 años. Se informa que la región tuvo una tasa promedio de homicidios de 22.33 (37.66 de niños y 6.50 de niñas), frente al promedio de 3.74 en Europa, 12.57 en África, 2.74 en Asia y 4.04 en la América del Norte.

Naciones Unidas por su parte estima que el número de niños que son testigos de violencia en el hogar anualmente alcanza una cifra de entre 11.3 a 25.5 millones en los países de América Latina y el Caribe.

En las primeras páginas del informe se señala que “este estudio llama la atención al más alto nivel de Naciones Unidas sobre la horrenda escala de todas las formas de violencia sufridas por niños y niñas de manos de adultos en todo el mundo”.

No más justificaciones

En una opinión editorial escrita en octubre del 2006 por la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Louise Arbour afirmó que a pesar de la aceptación prácticamente universal de la Convención sobre los Derechos del Niño, las iniciativas concretas de los gobiernos para hacerle frente a esta violencia han sido inadecuadas”. Pero que gracias al estudio “ahora será muy difícil argumentar ignorancia sobre su incidencia y sus implicaciones”.

Algunos otros datos globales del estudio hablan por sí solos de la gravedad de la situación a escala mundial y regional:

Prevención del maltrato infantil

La Dra. Illeana Arias, directora del Centro Nacional para la Prevención de Lesiones de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, dijo en el evento de la OPS que la investigación ha dejado claro que existen fuertes nexos entre violencia contra niños y una mala salud posterior, incluso con muerte prematura.

“Un estrés excesivo y repetido emite químicos que afectan negativamente la arquitectura del cerebro”, dijo la Dra. Arias, quien añadió que los niños que han sido víctimas de violencia son mucho más propensos a padecer problemas psiquiátricos y a practicar comportamientos de riesgo para la salud. “El maltrato infantil afecta la salud de por vida. No es algo que desaparezca cuando el niño pasa de la infancia a la adolescencia o más allá”.

La Dra. Matilde Maddaleno, Asesora Regional de la OPS en Salud del Adolescente, aseguró que entre los determinantes más acuciantes de la problemática en la Región destaca el hecho de que un 30% de la población de América Latina y el Caribe lo constituye el segmento de edades entre los 10 y los 24 años, y que hasta un 41% de la población entre los 15 y los 29 años vive en la pobreza (una cifra que alcanza hasta el 75% al interior los pueblos indígenas).

Ángel Santos, director ejecutivo de la Fundación Ricky Martin, una entidad instaurada por el célebre cantante latinoamericano hace tres años para luchar contra la explotación infantil, acudió expresamente al evento de la OPS con un mensaje grabado en el que el propio Ricky Martín hace un llamado contra la violencia y contra la explotación infantil asegurando en su video que “es nuestro deber colectivo asegurarnos de que los niños sean niños”.

Al término de su presentación, el experto independiente y autor Paulo Sérgio Pinheiro aseguró que los niños del mundo están cansados de que se refieran a ellos como ‘el futuro de las sociedades y de los países’ ya que ellos -puntualizó- “quieren ser el presente”.


La violencia contra los niños. El estudio del Secretario General de NNUU HTM
“¿Jóvenes sin esperanza?” De “Pandemia de violencia”, Perspectivas de Salud, revista de la Organización Panamericana de la Salud, Vol. 8, No. 3, 2003. HTM

Última actualización el Jueves 03 de Febrero de 2011 07:24