Nueva vacuna de bajo costo contra la meningitisLlamamiento de la OMS para recaudar fondos
Ginebra, Suiza - 25 de septiembre de 2003

Centro de prensa

Se ha obtenido en un tiempo récord una nueva vacuna de bajo costo contra la meningitis. La Organización Mundial de la Salud hace un llamamiento para adquirir millones de dosis antes de que llegue la estación de la meningitis.

Cada año, la meningitis barre el África subsahariana y provoca brotes que en ocasiones afectan a más de 100 000 personas. La vacunación constituye la única arma de salud pública capaz de contener esos brotes. Sin embargo, la lucha contra esa enfermedad sufrió un enorme revés hace dos años con la aparición de la cepa W135, para la cual no se disponía de ninguna vacuna de costo aceptable. En un tiempo récord, GlaxoSmithKline ha puesto a punto una nueva vacuna obtenida específicamente para controlar esos brotes. Se ha puesto a disposición de la OMS al precio de un euro por dosis para constituir una reserva de emergencia para los países africanos. Se precisan ahora con urgencia fondos que permitan producir la nueva vacuna antes de que comience la nueva ola de meningitis. Por imperativos del proceso de producción, es necesario que en los próximos días se recauden fondos suficientes para adquirir seis millones de dosis.

«Se trata de una situación sanitaria de urgencia que precisa una respuesta rápida», ha declarado el Dr. Anarfi AsamoaûBaah, Subdirector General de Enfermedades Transmisibles, Organización Mundial de la Salud. «Pero si lo logramos, aliviaremos sufrimientos, salvaremos vidas y llevaremos la esperanza a decenas de miles de personas que viven en la trayectoria que atraviesa la enfermedad.»

Cada año, esa enfermedad causa estragos entre la población que se encuentra en el denominado «cinturón de la meningitis» de África, una franja que se extiende desde Etiopía hasta el Senegal en la que habitan 350 millones de personas. Por lo menos un 10% de los infectados mueren, y otros muchos quedan discapacitados permanentemente. El nuevo agente, W135, surgió en Burkina Faso en 2002, donde infectó a más de 13 000 personas y mató por lo menos a 1500.

Cuando se confirmó la grave amenaza que suponía la cepa W135, la Organización Mundial de la Salud emprendió con GlaxoSmithKline (GSK) y, más tarde, con la Fundación Bill y Melinda Gates, el proceso de desarrollo, ensayo y registro de la nueva vacuna. Esos trabajos ya han concluido, por lo que incluso en esa nueva y más amenazadora forma, la meningitis se podrá frenar de forma importante si se obtienen los fondos para adquirir la vacuna.

«La tragedia de la meningitis se agravará si no logramos administrar la nueva vacuna a quienes más la necesitan», ha dicho el Dr. Anarfi AsamoaûBaah.