Directora de la OPS pide compromiso político contra la violencia

Washington D.C., Estados Unidos - 08 de octubre de 2003
La directora de la OPS, la Dra. Mirta Roses Periago, pidió a los formuladores de políticas "un compromiso concreto para crear programas y estrategias con el fin de evitar la violencia".

Roses abrió hoy la Conferencia Internacional sobre Prevención de la Violencia, que se desarrolla en Kingston, Jamaica, diciendo a los altos funcionarios reunidos que "frente al enorme avance de la violencia, espero que todos ustedes se unan para librar al Caribe, y a todo el continente, de este flagelo".

"La violencia tiene una repercusión negativa en el desarrollo social y económico de las comunidades y las naciones, afectando nuestra existencia diaria, la libertad de movimiento y nuestro derecho a gozar de los bienes públicos", agregó.

Y completó: "para reducir la violencia, debemos trabajar como equipo. Porque el sector de salud es afectado porque tenemos que atender a los heridos, pero cada una de las personas sufre por la violencia".

Durante dos días, un grupo de expertos y funcionarios gubernamentales planificarán el incremento de los programas de prevención de la violencia, empleando un enfoque de salud pública, y considerando los modelos que ya han tenido éxito.

Roses dijo que "la violencia es un problema de salud pública porque produce una carga fuerte de muerte evitable y de morbilidad, especialmente entre los niños, las mujeres y los jóvenes. Requiere de fondos para proporcionar atención médica a las víctimas, con frecuencia desviando la atención de los profesionales de otros pacientes, y afecta a las víctimas, a sus familias y al ambiente. Produce repercusiones negativas tanto económicas como sociales y psicológicas de inmediato y largo plazo".

La OPS ha estado trabajando en el problema de la violencia desde 1993, cuando fue definida por todos los ministros de Salud de las Américas como un problema de salud pública prevenible. Por eso, Roses destaca el trabajo que se está realizando en los países, para que éstos puedan adoptar las políticas apropiadas y dedicar los recursos suficientes a la prevención de la violencia.

"El alcance del problema exige claramente de estrategias preventivas: cada año en las Américas, alrededor de 120.000 personas son asesinadas y 55.000 más cometen suicidio. Esto significa que hay 328 muertes por estas causas cada día", explicó Roses a los funcionarios presentes en la conferencia. También dijo que la región de las Américas es una de las áreas con los niveles más altos de violencia del mundo, y esto ha tenido una repercusión negativa significativa, según un reciente estudio de la Organización.

Roses agregó datos clave: entre el 30% y el 60% de las visitas a la sala de emergencia de de un hospital son debidas a la violencia, que es "un claro obstáculo para el desarrollo económico de nuestros países. Calculamos que 168 millones de dólares o el 14% del producto bruto interno de la región se pierde cada año debido a la violencia".

La OPS está trabajando para reducir la violencia por sexo y la violencia contra los niños a través del diseño de nuevas legislaciones, y del reforzamiento de la vigilancia, prevención y atención, incluidas iniciativas enfocadas en la comunidad como la ruta crítica (la capacitación de todas las personas involucradas desde un policía hasta un trabajador social y de salud), las campañas de tolerancia cero y otros esfuerzos.

Roses se encuentra en una visita oficial a Jamaica, en donde ha participado de una serie de reuniones con ministros y otros funcionarios, y con el Primer Ministro, el Honorable P.J. Patterson. La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Es la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud y trabaja con los países para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.




Última actualización el Jueves 03 de Febrero de 2011 06:49