Millones de personas con diabetes desconocen su condición
Washington D.C., Afganistan - 21 de octubre de 2003
Durante un encuentro que reúne hoy a expertos y a personas diabéticas se destacó que la educación, la solidaridad y el trabajo coordinado son las claves para luchar contra esta enfermedad que ya tiene características de pandemia.

Con una proyección de 45 millones de personas con diabetes para 2010, la Declaración de las Américas sobre la Diabetes (DOTA), una coalición continental, se reúne desde hoy en la sede de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para fortalecer alianzas entre los distintos sectores: médicos, pacientes, industria farmacéutica y la comunidad.

En la apertura, el Dr. Joxel García, director adjunto de la OPS, dijo que esta es una enfermedad con características de pandemia en las Américas. "Conozco a la diabetes de cerca porque un sobrino mío que tiene 13 años es diabético y debe inyectarse insulina cuatro veces al día. Yo mismo puedo ver como esta enfermedad afecta la interacción familiar, el estigma que vive la persona diabética".

Uno de los puntos más graves que destacó García es que un tercio de los que padecen de diabetes desconocen su condición. "Imagínense que, de las 45 millones de personas que serán diabéticas en 2010, 15 millones no lo sabrán", remarcó. "Hemos hecho muchos avances en educación sobre la enfermedad pero debemos pedirle a los periodistas que le den más visibilidad a la diabetes", completó.

Susana Feria, quien preside el encuentro, trabaja en la Federación Internacional de Diabéticos desde hace 35 años y es diabética desde hace 45. Ella destacó que "es necesario impactar más en las poblaciones, en las personas que ya son diabéticas y en la enorme cantidad de gente que está en riesgo de serlo".

"Como paciente, puedo decir que es esencial aprender qué es la diabetes y cómo se trata y comprometerse con la propia atención. Si no lo hacemos, debemos asumir el riesgo del descontrol metabólico que puede ocurrir y de sus consecuencias para muestra salud y nuestra economía", destacó Feria.

Y agregó que hoy en día hay un concepto nuevo, el del diabético tipo 3: el familiar que, sin padecer la enfermedad, debe convivir con el diabético y asumir el tremendo cambio que implica en la vida familiar.

Durante la reunión de la DOTA ûde la que participan miembros de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la Asociación Americana de Diabetes y los ministerios de Salud de la Región, entre otrosû también se están presentando ejemplos exitosos de programas con las comunidades. Como es el caso del grupo AYUDA (American Youth Understanding Diabetes Abroad), quien trabaja en campamentos juveniles en América del Sur.

En Latinoamérica y el Caribe, alrededor de 40.000 personas murieron a causa de esta afección en 2000, justamente el año en el que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que el costo anual ûdirecto e indirectoû atribuido a esta enfermedad era de 65 billones de dólares.

Según la DOTA, alrededor de 30 millones de personas en las Américas padecían de diabetes hacia 1996, cuando se estableció la coalición. En 2000, el número había aumentado a 35 millones, y las progresiones que se esperan son alarmantes: unos 45 millones de diabéticos para 2010, y 64 millones hacia 2025.

DOTA fue fundada en 1996 por la OPS, la Federación Internacional de Diabetes, entidades privadas y organismos nacionales e internacionales vinculados a esta enfermedad. Su principal meta es promover una mejor salud y calidad de vida en personas con diabetes.

La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Es la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud y trabaja con los países para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.