Mal de las Vacas Locas: la situación en la Región sigue siendo segura

Imprimir Correo electrónico
Washington D.C., Estados Unidos - 24 de diciembre de 2003
La Organización Panamericana de la Salud (OPS) dijo que, a pesar de la detección de un posible caso del mal de las vacas locas en los Estados Unidos, la situación en las Américas sigue siendo segura y no se debe generar pánico.

"Contamos con herramientas suficientes para controlar la situación y eliminar cualquier posibilidad de riesgo", aseguró el Dr. Albino Belotto, jefe de la Unidad de Salud Pública Veterinaria del área de Prevención y Control de Enfermedades de la OPS.

La secretaria de Agricultura de los Estados Unidos, Ann Veneman, confirmó la detección de un posible caso de la enfermedad de las vacas locas en el estado de Washington, en el noroeste del país. Esta sería la primera vez que hay señales de esta enfermedad en ganado estadounidense. Como medida de prevención, se impuso una cuarentena en la granja de la localidad de Mabton en donde estaba el bovino enfermo.

Durante una conferencia de prensa, Veneman dijo que exámenes preliminares a una vaca de raza Holstein que ya estaba enferma ûes decir, que estaba fuera del sistema de provisión alimenticiaû detectaron en ella encefalopatía espongiforme bovina (EEB), el nombre científico de la enfermedad. La prueba se envió al Laboratorio Mundial de Referencia que se encuentra en Inglaterra.

"Aunque el riesgo para la salud humana es mínimo, tomaremos todas las acciones apropiadas por una abundancia de prudencia", afirmó la funcionaria, a la vez que descartó que se tratara de un incidente relacionado con el terrorismo.

Belotto explicó que estudios de análisis y riesgo realizados en varios países de Latinoamérica comprobaron que tanto esta región como el Caribe son consideradas libres de EEB y de la enfermedad de CreutzfeldtûJacob (vCJD), la variante en humanos.

América del Sur tiene un total de 290 millones de cabezas bovinas, lo cual representa aproximadamente el 10% de la población mundial de bovinos. Sin embargo, el Caribe de habla inglesa es un importador neto de carne bovina y otros productos de origen animal.

Por eso, lo más importante, según indica la OPS, es mantener siempre alertas los sistemas de vigilancia, para detectar cualquier señal de alarma. El riesgo de introducción de la EEB representa una amenaza que también puede conducir a un posible embargo comercial.

Entre las principales acciones de la OPS, están:

Diseminación de información técnica y guías para adopción de políticas formuladas por organizaciones internacionales e instituciones gubernamentales.

Cooperación técnica con los países de la Región para la organización de actividades de vigilancia epidemiológica de EEB.

Desarrollo de una red de laboratorios para optimizar el sistema de vigilancia.

Desarrollo de metodologías comunes entre los países para enfrentar cualquier riesgo.

En 2001, en Montevideo, Uruguay, la OPS organizó una reunión de expertos mundiales sobre el tema y presentó a los ministros de Salud y Agricultura un reporte de la OPS/OMS sobre Encefalopatía Espongiforme Bovina, que resume las bases científicas para la toma de decisiones en las Américas, con el fin de que la Región siga siendo un territorio de ganado seguro.

Como antecedentes, cuando se informó en 1986 sobre la presencia de EEB en Inglaterra, la OPS comenzó inmediatamente a desplegar medidas de control y acciones. Desde entonces, el único caso autóctono en las Américas ocurrió en Canadá en 2002 y la situación fue totalmente controlada.

Un informe de la OMS de 1995 concluyó que las "políticas de control actuales se consideran adecuadas para reducir al mínimo el riesgo de la exposición al EEB a todas las especies, incluyendo seres humanos".

La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública más antigua del mundo. Es la Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud y trabaja con los países para mejorar la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.