CEPAL advierte a jóvenes iberoamericanos atrapados en una serie de paradojas

Imprimir Correo electrónico
Nueva York , Estados Unidos - 05 de noviembre de 2004
Los jóvenes iberoamericanos tienen hoy más educación pero menos posibilidades de trabajo, destacó hoy, entre otras paradojas, un informe de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL).

La CEPAL calcula que el 37% de la población de América Latina, España y Portugal tiene entre 10 y 29 años de edad, y constituye un grupo que todavía es percibido por el resto de la sociedad como disruptivo, inconsecuente o riesgoso.

Otras contradicciones que subraya el estudio son los jóvenes tienen más acceso a la información, pero menos acceso al poder; que esperan más autonomía pero tienen menos opciones para obtenerla; y que gozan de mayor salud pero carecen de una atención específica para enfermedades, accidentes o agresiones que prevalecen en esa etapa de la vida.

Ernesto Espíndola, experto de la CEPAL en procesamientos de información social, destacó que a medida que se va masificando la educación, su valor va decayendo. Por lo tanto, es necesario planificar y estratificar la educación superior.

“Es decir, no debemos entender por educación solamente la educación universitaria de ciertas áreas, sino entenderla como educación técnica y educación técnica mucho más estratificada, pero en mucha mayor variedad de la que actualmente se da, porque normalmente lo que se hace es generar educaciones técnicas muy estandarizadas como administración de empresas y computación, por poner un ejemplo, pero no hay una diversificación incluso dentro de esa rama de estudio”, dijo.

El informe de la CEPAL propone indicadores para el análisis y seguimiento de la situación de los jóvenes y de las políticas públicas de juventud.