OMS: los métodos basados en el aprendizaje práctico son fundamentales para lograr el acceso universal a la prevención y el tratamiento del VIH/SIDA

Imprimir Correo electrónico
Rio de Janeiro, Brasil - 25 de julio de 2005
Para lograr el acceso universal a la prevención y el tratamiento del VIH, la comunidad científica y las autoridades de salud pública deben responder con prontitud a los cambios sobre el terreno, con miras a estrechar la brecha existente entre el logro de descubrimientos y la ejecución de intervenciones.

El Dr. Charlie Gilks, director del equipo de tratamiento, prevención y expansión del Departamento de VIH/SIDA de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha insistido en la Tercera Conferencia de la Sociedad Internacional del SIDA sobre Patogénesis y Tratamiento del VIH – una reunión bienal que en esta ocasión se celebra en Río de Janeiro (Brasil) – en la necesidad de recurrir a métodos basados en el aprendizaje práctico. Asimismo, ha recalcado que la comunidad científica debe comprometerse a aplicar los resultados de los estudios científicos sin dilación a los programas de lucha contra el SIDA, mientras están en curso de ejecución.

El objetivo de lograr para 2010 un acceso al tratamiento contra el VIH del máximo grado posible de universalidad fue suscrito recientemente en Gleneagles (Escocia) por los dirigentes del G8 durante la celebración de su reunión anual. El Dr. Gilks ha señalado que para alcanzar ese objetivo, se precisarán importantes inversiones nuevas de recursos y esfuerzos en investigación y ha citado entre las principales prioridades investigadoras relacionadas con la expansión del tratamiento en entornos de recursos limitados, el desarrollo de nuevas formulaciones farmacéuticas de medicamentos contra el VIH destinados a los niños y pruebas más sencillas para el diagnóstico y seguimiento de los pacientes.

«La lista de preguntas de investigación es extensa», ha apuntado el Dr. Gilks. «Pero si queremos alcanzar el acceso universal, tendremos que invertir en investigación aplicada y utilizar los nuevos productos y métodos rápidamente sobre el terreno».

El Dr. Gilks confía en que la comunidad científica sabrá estar a la altura de ese reto y cree que las perspectivas de realizar una labor científica gratificante en el campo del VIH/SIDA son mejores que nunca. «Contamos con los conocimientos necesarios para responder a muchas de esas preguntas», ha afirmado. «Es más, yo diría que en estos momentos no existen en ningún otro campo unas oportunidades tan grandes para traducir las evidencias en acciones. Los investigadores, además de influir directamente en la formulación de políticas y en las intervenciones prácticas, también pueden ayudar a reducir las desigualdades, esforzándose por contribuir a que los millones de personas que precisan tratamiento puedan acceder con mayor celeridad a los adelantos científicos». La conferencia de Río de Janeiro es un punto de encuentro en el que destacados investigadores, activistas e instancias decisorias consagrados a la lucha contra esta enfermedad examinan los avances más recientes en materia de investigaciones relacionadas con el VIH/SIDA y el modo de plasmar en la práctica las conclusiones de ellas dimanantes.

La estrategia lanzada por la OMS y el ONUSIDA con la finalidad de asegurar que para finales de 2005 reciban tratamiento tres millones de personas afectadas por el VIH/SIDA que viven en países de ingresos bajos y medios (la iniciativa «Tres millones para 2005») ha sido un catalizador decisivo para movilizar la prestación de apoyo y la adopción de medidas, al tiempo que ha constituido un primer paso importante hacia el objetivo del acceso universal. El acceso al tratamiento antirretroviral (TAR) en los países en desarrollo se ha ampliado de forma notable. Desde que se puso en marcha la iniciativa en 2003, el número de países que han establecido objetivos nacionales para la administración de tratamiento ha pasado de cuatro a 40, mientras que el número de países que cuentan con planes nacionales para la expansión del tratamiento ha aumentado de tres a 34. En los últimos 12 meses, el número de pacientes que reciben tratamiento se ha duplicado en más de 50 países. El apoyo mostrado recientemente por el G8 con respecto a la meta de lograr para 2010 un tratamiento del máximo grado posible de universalidad es percibido como un espaldarazo importante a la continuación de estos esfuerzos.

El Dr. Gilks ha hecho hincapié en la importancia que revisten las investigaciones relacionadas con la prevención del VIH, además de la búsqueda de modos más eficaces de administrar el tratamiento. «Nos esforzamos por asegurar la supervivencia y la salud de las personas con las herramientas que tenemos a nuestro alcance, pero también debemos procurar que las generaciones futuras tengan acceso a mejores técnicas de prevención», ha afirmado el Dr. Gilks refiriéndose a la importancia de las investigaciones centradas en el desarrollo de vacunas y microbicidas.