OPS impulsa histórico avance de la agenda de salud y seguridad de los trabajadores en las Américas

Imprimir Correo electrónico
Washington DC, Estados Unidos - 07 de diciembre de 2005
La recién Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de las Américas en Mar del Plata, Argentina, reafirmó como nunca antes el compromiso hemisférico para proveer a los trabajadores de las Américas de mejores condiciones de salud y seguridad en el trabajo. La Organización Panamericana de la Salud, sus estados miembros y todos los actores implicados vienen a impulsar una cultura de prevención y control de riesgos ocupacionales sin precedentes en la Región.

Máximos funcionarios del Área de Desarrollo Sostenible y Salud Ambiental de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) calificaron de histórico el impulso que los jefes de estado y de gobierno de las Américas dieron en la recién celebrada IV Cumbre de las Américas, este último mes de noviembre en Mar del Plata, Argentina, al mejoramiento de las condiciones de salud y seguridad en el trabajo, así como a la prevención y el control de los riesgos a los que están expuestos los trabajadores del continente americano.

La Dra. Luz Maritza Tennassee, jefa de la Unidad de Evaluación y Gestión de Riesgos de la OPS, destacó que la pasada Cumbre de Mar del Plata tuvo una relevancia muy significativa para la OPS y una enorme trascendencia para el tema de la salud de los trabajadores en las Américas.

"Los resultados de esta Cumbre superan las expectativas y marcan un hito en la historia de la salud de los trabajadores", dijo Tennassee, adscrita al Área de Desarrollo Sostenible y Salud Ambiental de la OPS. "Es claro que para todos los actores involucrados y comprometidos con mejorar las condiciones de salud y seguridad de todos los trabajadores del hemisferio, el reto es ahora mucho mayor y demanda una respuesta sólida y consistente pero, al mismo tiempo, organizada y con una visión holística que genere un trabajo intersectorial e interagencial efectivo".

Para Tennassee, es importante que esta respuesta sea incluyente y plural, a fin de que otros sectores de la sociedad que hoy día demandan una participación más activa y propositiva en el campo de la salud ocupacional, sean los que velen también para que estos compromisos se cumplan.

En la Declaración de Mar del Plata de noviembre 2005, los jefes de estado y de gobierno subrayan su promesa para la promoción de marcos integrados de políticas públicas de ambiente, empleo, salud y seguridad social, que protejan la salud y la seguridad de todos los trabajadores, de manera que se fomente así una cultura de prevención y control de riesgos ocupacionales en el hemisferio.

Los dignatarios presentes en el balneario argentino se propusieron poner en marcha un plan de acción con cuyos aspectos más relevantes "se promuevan condiciones de salud y seguridad, se faciliten entornos de trabajo saludables para todos los trabajadores y se aseguren sistemas efectivos de inspección laboral". Para este propósito, prosigue el plan de acción, "es esencial el fomento de alianzas estratégicas entre los sectores laboral, de salud, de ambiente y de educación".

Con la implementación del Plan Regional de Salud de los Trabajadores en 1999, la OPS ha logrado notables avances en la construcción y formalización de alianzas estratégicas en el ámbito de la salud y la seguridad ocupacional, fortaleciendo con ello las posibilidades de intervenciones directas no tradicionales en beneficio de la salud de los trabajadores, de su entorno y de su núcleo familiar.

Aunque ya son más de 20 los países de las Américas que han adoptado y siguen fortaleciendo activamente planes nacionales centrados en la protección de la salud de los trabajadores y en la creación de ambientes de trabajo saludables, el nuevo ímpetu regional de desarrollo obliga a reforzar todas las estrategias que la OPS y sus socios están impulsando en forma coordinada y con carácter intersectorial y multipartita. Esto se puso claramente de manifiesto en Mar del Plata, donde los jefes de estado y de gobierno reconocieron la importancia de la salud y la seguridad en el trabajo como un elemento crucial para la generación de trabajo decente.

En un discurso pronunciado en junio de este año por la Directora de la OPS, la Dra. Mirta Roses Periago subrayó que para la OPS "contar con un ambiente saludable es un factor determinante para la buena salud y la prosperidad futura de las naciones. Es por eso que promovemos espacios saludables en las escuelas, en el trabajo, en los municipios, en las naciones. Imagino a los trabajadores de la Región en condiciones de trabajo saludables y seguras, percibiendo un salario digno que asegure amplias oportunidades a sus familias".

En este mismo sentido, la Dra Roses resaltó que la consolidación de alianzas y redes constituye una estrategia fundamental para el progreso.

Esta unidad de acción y a favor de la consolidación hacia la salud y el bienestar de los trabajadores se pone de manifiesto en pronunciamientos semejantes formulados por otros líderes del escenario internacional. Así, y en la caracterización de avances históricos en materia de salud ocupacional alcanzados en la IV Cumbre de las Américas, coincidió plenamente el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Juan Somavia.

"Las Américas han dado un gran paso al abordar el desafío de crear más y mejores empleos", dijo Somavia. "Hace poco tiempo hubiera sido impensable este resultado, pero ahora el trabajo decente, el empleo de calidad, se ha convertido en una prioridad, porque es esencial para luchar contra la pobreza y para mejorar las perspectivas de gobernabilidad de los países", afirmó. "Para las personas, el trabajo no es una mercancía sino una herramienta fundamental para garantizarse un futuro mejor junto con sus familias", agregó Somavia.

De acuerdo al informe de la OIT "Panorama Laboral 2005 – América Latina y el Caribe", existen razones para un cauto optimismo respecto al crecimiento económico de la región, pero se advierte el problema que representa la elevada participación en el sector informal y la consiguiente baja de cobertura en términos de protección social en virtud de los condicionantes y determinantes sociales presentes en muchas regiones de las Américas. Sobre este tema, la OIT y la OPS han venido realizando un trabajo conjunto desde 1999 con el propósito de extender la protección social en materia de salud en toda la Región.

La Dra. Tennassee destacó que desde el lanzamiento del Plan Regional de Salud de los Trabajadores, por consenso, durante el Consejo Directivo de la OPS de 1999 en la sede regional en Washington, se planteó el reto de impulsar el tema al más alto nivel de la agenda hemisférica. Para Tennassee, esta situación luego de seis años ha alcanzado su objetivo producto de un gran esfuerzo y trabajo conjunto con diversos organismos multilaterales, como la Organización de Estados Americanos (OEA), y sus diferentes conferencias regionales.


OIT - Organización Internacional del Trabajo HTM