Libre como un pájaro....pero bajo estrecha vigilanciaPlan para el seguimiento de las aves silvestres

Imprimir Correo electrónico
Roma, Italia - 01 de junio de 2006
Mochilas sobre las alas, satélites de comunicaciones y una red de ordenadores forman parte de un proyecto para controlar las aves migratorias en sus desplazamientos anuales propuesto por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

La iniciativa, con un coste de 6,8 millones de dólares EE.UU., podría representar un sistema de alerta preventivo para hacer frente al virus de la gripe aviar altamente patógeno. Junto con el despliegue sobre el terreno de equipos de veterinarios y expertos en aves silvestres, se pretenden resolver las incógnitas a nivel científico sobre dónde, cuándo y cómo migran la aves silvestres asociadas a la gripe aviar, en especial las acuáticas.

“Hasta ahora lo que tenemos es una fotografía. Necesitamos ver la película entera”, asegura Joseph Domenech, Jefe de los Servicios veterinarios de la FAO.

El proyecto prevé la captura de miles de aves silvestres antes de la migración, someter a una muestra a examen para detectar la enfermedad y dotar a algunos ejemplares con una mochila muy ligera, de un peso inferior a los 50 gramos. Una vez liberados los pájaros, un sofisticado equipo telemétrico permitirá seguir cada uno de sus movimientos.

Un sistema de radiobalizas y satélites enviará datos directamente a los ordenadores de ornitólogos, ecólogos, virólogos y epidemiólogos de todo el mundo.

El proyecto encaja con las recomentaciones realizadas en el curso de una conferencia científica internacional de dos días sobre la gripe aviar y las aves silvestres que finalizó ayer en Roma. La reunión, que ha contado con la participación de cerca de 300 expertos de más de un centenar de países, fue organizada de forma conjunta por la FAO y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), que tiene su base en París.

Papel de las aves silvestres

La conferencia concluyó que las aves silvestres desempeñan un papel clave en la propagación de la gripe aviar a través de grandes distancias, pero que son las actividades humanas, como la industria y el comercio avícolas, las principales responsables de la extensión de la enfermedad.

También se indicó la necesidad de una mejor comprensión de las migraciones de las aves silvestres y el riesgo asociado de introducción del virus. Por ello se solicitó el uso de tecnología telemétrica y satelital en estos estudios.

Según el proyecto de la FAO, los datos obtenidos permitirán localizar con exactitud a las aves migratorias, y saber dónde se detienen a descansar en el curso de sus largos desplazamientos. Equipos móviles de expertos sobre el terreno tendrán oportunidad de examinar a las aves, y en el caso de que resulten infectadas por el virus, hacerse una idea clara de dónde se produjo el contagio y hacia dónde se propaga la enfermedad.

Este sistema de detección temprana dará a los gobiernos y a los productores más tiempo para responder ante una amenaza potencial, lo cual resultará muy ventajoso, en especial para la industria avícola.

Junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la OIE, la FAO cuenta ya con un Sistema de alerta temprana para las enfermedades transfronterizas de los animales (GLEWS, por sus siglas en inglés), dedicado a la vigilancia del ganado y de amenazas como la fiebre aftosa, la peste bovina, la peste porcina, el virus de Ebola y la fiebre del valle del Rift.

“Pero hasta ahora no se controlaba a la fauna y las aves silvestres”, aseguró Domenech. El nuevo sistema, que podría contar con la colaboración de organizaciones como la Wildlife Conservation Society, Wetlands Internacional y el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo Agrícola (CIRAD-Francia), ofrecerá sus datos al GLEWS.

Ya se cuenta con una pequeña parte de los fondos necesarios para el proyecto, pero la FAO necesitaría la ayuda de los donantes y los países miembros para permitir que despegue.

¿Libre como un pájaro? Sí, pero sometido a una estrecha vigilancia...