Una nueva alianza mundial para hacer frente a la escasez de médicos, enfermeros y otros profesionales sanitarios en todo el mundo
Ginebra, Suiza - 25 de mayo de 2006
Se ha presentado hoy una nueva alianza mundial que tratará de hacer frente a la escasez de médicos, enfermeros, parteros y otros profesionales sanitarios. La Alianza Mundial en pro del Personal Sanitario, cuya secretaría se albergará en la Organización Mundial de la Salud (OMS), reunirá y movilizará a los interlocutores clave que trabajan por la salud mundial con el fin de ayudar a los países a mejorar la planificación, formación y empleo de su fuerza laboral sanitaria.

En respuesta a la demanda de soluciones urgentes para la crisis de personal sanitario hecha por los jefes de Estado africanos, el G-8 y la Asamblea de la Salud, la Alianza tratará de buscar soluciones prácticas a problemas urgentes tales como la mejora de las condiciones de trabajo de los profesionales sanitarios y la consecución de acuerdos más eficaces para gestionar su migración. Además, servirá también como centro internacional de información y órgano de vigilancia.

La Alianza iniciará un ambicioso programa —la Iniciativa de Formación Acelerada— destinado a conseguir un aumento rápido del número de profesionales sanitarios cualificados en los países que tienen escasez de estos trabajadores. Para lograr ese objetivo, la iniciativa utilizará cinco estrategias.

  • La movilización directa de apoyo financiero a las instituciones de formación sanitaria, gracias a un modelo similar al de la Iniciativa Vía Rápida de Educación para Todos (una alianza mundial entre los países donantes y los países en desarrollo para asegurar un avance acelerado hacia la consecución del Objetivo de Desarrollo del Milenio relacionado con la universalidad de la educación primaria).
  • Las alianzas entre los centros de enseñanza de los países industrializados y de los países en desarrollo que posibiliten el intercambio de estudiantes y de personal docente, con el fin de mejorar la formación de los médicos, enfermeros, parteros y demás profesionales sanitarios, y de formar a más personal.
  • La formación de una nueva generación de líderes universitarios en los países en desarrollo, con el apoyo de expertos en medicina, salud pública y gestión procedentes de todo el mundo.
  • La creación de métodos de enseñanza innovadores en los países en desarrollo, utilizando para ello materiales didácticos de vanguardia y la educación continua por medio de las tecnologías de la información y la comunicación.
  • La asistencia a los países con escasez de personal sanitario para que, aprovechando el liderazgo de los principales centros docentes, creen equipos de planificación cuya tarea consistirá en formular una estrategia nacional integral en materia de personal sanitario.

Hay una grave escasez de personal sanitario en 57 países, 36 de ellos del África subsahariana. Para suplir este déficit se necesitan urgentemente más de 4 millones de médicos, enfermeros, parteros y agentes de salud pública. Según la definición de la OMS, para que el personal sanitario sea suficiente se necesitan al menos 2,3 dispensadores de atención sanitaria adecuadamente capacitados por cada 1000 habitantes, y además han de estar distribuidos de una forma equilibrada que permita proporcionar inmunización infantil y asistencia cualificada al parto a un 80% de la población, como mínimo.

«La escasez de personal sanitario constituye en muchos países en desarrollo el principal obstáculo a la dispensación de servicios sanitarios esenciales, capaces de salvar vidas, a millones de personas que ahora carecen de ellos», ha dicho el Dr. Timothy Evans, Subdirector General de la OMS. «Las acciones coordinadas para hacer frente a esta crisis a nivel mundial, en las regiones y en los países deben comenzar ya.»

La Alianza tratará de estimular las acciones de los países con miras a la ejecución del plan decenal en materia de personal sanitario que se ha enunciado en el Informe sobre la salud en el mundo 2006: colaboremos por la salud. El Informe pide a los líderes nacionales que, con el respaldo de la asistencia internacional, formulen y apliquen de forma urgente estrategias nacionales en materia de personal sanitario.

«La Alianza Mundial en pro del Personal Sanitario reunirá a todos los interlocutores necesarios para hacer avanzar este plan destinado a compartir las prácticas basadas en pruebas científicas que los países pueden adoptar para ampliar su personal sanitario y aumentar su eficacia», ha dicho el Dr. Lincoln Chen, Enviado Especial de la OMS para Recursos Humanos para la Salud y Presidente de la Junta de la Alianza.

Los integrantes iniciales de la Alianza incluyen la Fundación Bill y Melinda Gates, el Organismo Canadiense de Desarrollo Internacional, la Comisión Europea, la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización, la Global Equity Initiative de la Universidad de Harvard, el Consejo Internacional de Enfermeras, la Nueva Alianza para el Desarrollo de África, el Organismo Noruego de Cooperación para el Desarrollo, el Ministerio de Salud Pública de Tailandia, Médicos en pro de los Derechos Humanos, el Banco Mundial y la OMS. Su Director Ejecutivo, el Dr. Francis Omaswa, fue Director General de Servicios de Salud de Uganda.

El Gobierno de Noruega ha donado US$ 3,5 millones para las operaciones de la Alianza durante su primer año. El capital inicial para su puesta en marcha fue donado por los gobiernos de Canadá, Irlanda y Suecia.


Informe sobre la salud en el mundo: Colaboremos por la salud HTM